15 personas con discapacidad aprenden a esquiar con FEKOOR

COCEMFE – El primer grupo formado por 7 personas en total (nivel avanzado) ha disfrutado ya de su semana blanca del 8 al 13 de Enero con un éxito rotundo. Nieve suficiente y pistas de calidad en la estación de Formigal y buen tiempo para esquiar y disfrutar de la naturaleza y la montaña, espacios que a menudo quedan fuera del alcance de nuestro colectivo. El segundo grupo formado por practicantes de todos los niveles con discapacidad y sus acompañantes se desplazarán a Cerler del 5 al 10 de Febrero, y el tercero del 4 al 9 de Marzo.

Las actividades propuestas incluyen desplazamientos desde Bilbao a Cerler ida y vuelta en furgonetas adaptadas, alojamientos adaptados en régimen de MP, forfaits de los 5 días, para participante y acompañante que lo soliciten, y curso de esquí adaptado para 5 días y material específico para quien lo solicite (silla, estabilos, esquís, casco), además de seguro de accidentes y licencia recreativa. Estas actividades están limitadamente financiadas por los clientes de la CAN que han valorado positivamente este proyecto deportivo e inclusivo de Fekoor.
Quienes prueban se enganchan. Así es el programa de esquí de FEKOOR, que este año ha sufrido un fuerte descenso en su financiación con respecto a años anteriores, y que ha visto peligrar la continuidad del programa. Por todo esto, estas actividades se han visto rediseñadas para adecuarse a los recursos previstos para 2012, muy inferiores a los de años pasados.
El programa mantiene como objetivo fomentar la autonomía de las personas con alguna discapacidad, poniendo todos los medios para que aprendan a esquiar, y puedan seguir haciéndolo en el futuro. «Se trata de una actividad que reporta muchos beneficios, por la sensación de libertad, movilidad y autonomía, y sobre todo, porque recupera un espacio natural que frecuentemente está lejos del alcance de las personas con discapacidad», explica Javier Cueva, responsable del programa.
Este deporte invita a la inclusión y fomenta valores como la superación personal y al desarrollo de la autoestima, además de proporcionar una gran sensación de libertad.
Con los materiales adecuados la mayor parte de las modalidades que se practican en la nieve se hacen accesibles para las personas con diversidad funcional, ya que se pueden utilizar todo tipo de remontes, y acceder a todas las pistas. La silla adaptada es el elemento fundamental de este deporte, y permite hacer accesible cualquier telesilla o remonte de cualquier estación de esquí.
Existen diferentes tipos de sillas para la práctica del esquí adaptado, diseñadas en función de la tipología de discapacidad de la persona. «El objetivo es que cada persona adquiera los conocimientos técnicos del esquí adaptado para que sea capaz de esquiar de manera lo más autónoma posible y por su cuenta en un futuro», concluye Cueva.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here