20 años en el club de las 500.000 pesetas.

0
19

Un grupo de socios de Kemen durante un partido de boccia, una de las especialidades deportivas con más tradición entre las personas con discapacidad.Fvda Kirolak Egokituaren Euskal Federazioa – Llevan dos décadas ofreciendo su apoyo a las personas con discapacidad física para su “realización personal e integración social”. Les convencen de que, pese a sus limitaciones, “pueden hacer casi de todo, aunque más despacio”. El club deportivo Kemen no para e inicia una nueva etapa con cambio de presidente.

“Una persona con discapacidad puede hacer prácticamente de todo y nuestro almacén está lleno de material adaptado para lograrlo” “Una cosa así mentalmente no se lleva bien y el deporte te libera y te ayuda a compartir experiencias” “Hacemos jornadas de sensibilización en pueblos y colegios y enseñamos a los jóvenes que con material adaptado puedes hacer cualquier deporte” “Veía que todos iban a esquiar y me dije: ‘¿Y yo no?’ La primera vez que fui en una silla especial fue flipante ”

Son una tabla de salvación para muchas personas con discapacidad física que eligen el deporte como una vía de superación y desarrollo personal. En su día les llamaban el club de las 500.000 pelas, porque todo material adaptado para personas con paraplejía, tetraplejía u otra discapacidad física valía en torno al medio millón de las antiguas pesetas. Actualmente estaríamos hablando de unos 3.000 o 4.000 euros.

El club deportivo Kemen de personas con discapacidad ha cumplido 20 años y afronta una nueva etapa con su cambio de presidente. Tras dos décadas al frente del club, Javier Imaz, amputado de una pierna tras un accidente de tráfico en 1976 -tenía 21 años-, cede el testigo a Fernando Mitxelena, un donostiarra de 43 años que lleva desde los 30 en una silla de ruedas. Sufre distrofia muscular.

Ambos combaten la adversidad a través del deporte, al igual que decenas de personas asociadas a esta agrupación, cuyo socio más veterano supera los 70 años.

Kemen surgió en diciembre de 1994 y, aunque es un club deportivo, su gran “objetivo es conseguir la máxima realización personal del discapacitado físico y su integración en la sociedad”, afirma su nuevo presidente, Fernando Mitxelena. Para su antecesor, Javier Imaz, el deporte es solo una herramienta pero funciona como “rehabilitador de la salud mental”. “Una persona con discapacidad mentalmente no lo lleva bien y hacer deporte es liberarte y compartir experiencias con gente que tiene lo mismo que tú. Es algo fundamental”, explica.

Cualquier persona con una discapacidad física o psíquica tiene abiertas las puertas de esta asociación, que cuenta con material para que sus socios puedan practicar deportes como el esquí, el atletismo, montañismo, ciclismo, boccia, eslalon, tiro olímpico, golf, tenis de mesa y otras muchas actividades que van desde la equitación hasta el rafting…

JORNADAS DE SENSIBILIZACIÓN

En su labor social, Kemen también celebra jornadas de sensibilización en colegios y pueblos de Gipuzkoa, como las realizadas recientemente en Urretxu y en el colegio Santa Teresa de Ibaeta, en Donostia.

Aseguran que los más pequeños les reciben con “curiosidad”. “Les hacemos ver que una persona con discapacidad, con una serie de adaptaciones mecánicas, puede hacer deporte como ellos; y que con una silla puede correr o hacer ciclismo y con unos bastones especiales esquí”, apuntan Imaz y Mitxelena: “Se puede hacer prácticamente de todo, pero más despacio”.

Pero ese material es caro y para eso está Kemen, donde los asociados, además de contar con un listado de voluntarios a su disposición, tienen sillas de handbike -están ganando terreno a la tradicional silla de atletismo porque es menos exigente-; elevadores para jugar al golf o incluso una joelettepara ir al monte con la ayuda de voluntarios; hay muchos accesorios. Solo es necesario reservar el material.

“La persona que quiere iniciarse en un deporte, ¿cómo va a comprarse una silla que vale 4.000 euros si no sabe si le va a gustar y si quiere continuar?”, replica Imaz. Para evitar eso Kemen ha trabajado durante estas dos décadas en llenar su almacén. “Lo ideal es que esté vacío porque se está usando y está en manos de la gente”, añade.

Otra de las labores de Kemen es ofrecer apoyo psicológico a las personas que sufren algún accidente. “Afortunadamente, las personas amputadas y los parapléjicos se están reduciendo por la menor siniestralidad, pero a veces nos llaman y vamos a orientar a algún paciente”, dice Imaz.

“REORGANIZAR TU VIDA”

“No es lo mismo que te lo cuente alguien que lo ha vivido y relata su experiencia en primera persona… porque todo es absolutamente nuevo. Cuando te enfrentas a algo así tienes que asumir mentalmente tu nueva situación. Lo primero, cuando vuelves a casa, es reorganizar tu vida, adaptar tu hogar, y cuando lo tienes todo más o menos atado, es cuando empiezas a plantearte hacer algo. El deporte es el final de ese proceso”, añade Mitxelena.

Para él ha sido importante. “Yo entré a Kemen andando, en 1997. Hasta entonces no hacía nada especial porque ya caminaba mal desde los 14 años y a los 20 ya… esfuerzos pocos; paseítos y justo justo. Pero desde que empecé a trabajar en Kemen y veía que todo el mundo iba a esquiar, me dije:¿No voy a ir yo?”. Califica su primera experiencia como “flipante”. Posteriormente Fernando ha hecho rafting y en la actualidad es un deportista de elite de tiro olímpico.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here