Fukushima, el otro rival de Tokio 2020

    0
    1

    El gobierno presentó un plan de 47.000 millones de yenes (360 millones de euros, 475 millones de dólares) para resolver el problema del agua radiactiva.

    • Tokio-2020Sin ser una corrección, en su informe, el COI hablaba de «una buena predisposición de Madrid en la lucha contra el dopaje». Esta predisposición ahora es una Ley.

    M.A./teinteresa.es/Agencias. El principal enemigo de Tokio 2020 no es la candidatura de Madrid, ni la de Estambul. el enemigo se llama Fukushima. Quedan 7 años para 2020, pero unas 300 toneladas de agua acumulada bajo tierra entre los reactores y el mar van a parar por ahora todos los días al vecino océano Pacífico. El gobierno ha anunciado un plan de emergencia para detener con un «muro de hielo» las fugas radiactivas en el mar y descontaminar el agua acumulada en la central de Fukushima, en un intento por tranquilizar al mundo.

    «No hay que dejar todo en manos de la compañía Tepco» y deben «tomarse medidas radicales», declararon varios ministros ante la impotencia del operador de la central. El gobierno presentó un plan de 47.000 millones de yenes (360 millones de euros, 475 millones de dólares) para resolver el problema del agua radiactiva. Recientemente, un depósito perdió 300 toneladas de líquido muy radiactivo, en parte vertido al océano, incidente calificado como «grave» por la autoridad independiente de regulación.

    EL GOBIERNO ENVÍA UNA CARTA AL COI EXPLICANDO LA SITUACIÓN

    Para proteger la candidatura olímpica japonés, que sería en Tokio, el presidente nipón ha enviado una carta al COI. En la misiva, fechada el pasado 27 de agosto y a la que ha tenido acceso Kyodo, Takeda escribió que, pese a la fuga de agua altamente radiactiva detectada en la central el pasado mes, «la vida es completamente normal» en la capital nipona. La misiva tenía el objetivo de mejorar la imagen de la candidatura de Tokio para acoger los Juegos Olímpicos y Paralímpicos de 2020, que se ha visto perjudicada en las últimas semanas por los vertidos en la planta, antes de que el COI elija a la ciudad ganadora el próximo 7 de septiembre.

    «Tokio no está afectada en absoluto», explicó en el texto, en el que también aseguró que «el aire y el agua de la ciudad son controlados diariamente y no existen signos de problema alguno, tal y como ha confirmado el Gobierno japonés». Al ser preguntado por la carta, Takeda explicó a Kyodo que «para nosotros es necesario permitir que ellos (los miembros del COI) tengan un entendimiento firme de la actual situación para no favorecer la idea equivocada de que Tokio en sí es peligrosa».

    Por otra parte, figuras como el exembajador japonés en Suiza y activista Mitsuhei Murata, activista y crítico acérrimo de la situación en la planta nuclear después de que fuera golpeada por el terremoto y tsunami de marzo de 2011, han intentado minar la candidatura olímpica de Tokio. En este sentido, Murata escribió una carta al secretario general de la ONU, Ban Ki-Moon, en la que pedía que se impidiera a la capital japonesa organizar el evento porque la situación en la central no está controlada.

    MADRID ACUDE SIN ASUNTOS PENDIENTES

    Una de los grandes problemas que tenía Madrid-y que le apartó del triunfo en 2016, fue el tema del dopaje. De hecho, sin ser una corrección, en su informa, el COI hablaba de «una buena predisposición de Madrid en la lucha contra el dopaje». Esta predisposición ahora es una Ley, que se aprobó mientras al candidatura esperaba el informe del COI, por lo que el organismo olímpico no tenía conocimiento de ella.

    Nada más recibir el informe, se puso en conocimiento de los miembros del COI el cambio de Ley, algo recibido con gran satisfacción tanto por el comité internacional como por los responsables de la candidatura. Para ello ha sido fundamental la unión de los diferentes mandos. Por un lado Madrid-tanto la alcaldía como la comunidad-, el gobierno central e incluso la oposición, que apoya, al menos mayoritariamente, el proyecto olímpico.

    Tokio acude con el temor del problema de Fukushima, por el que presumiblemente se le preguntará en la Asamblea del 7 de septiembre y Estambul con el problema de los disturbios que tuvieron lugar en la ciudad y en la capital del país, Ankara. Madrid no tiene que enviar más cartas ni más explicaciones. El 7 de septiembre hablará, el COI escuchará y decidirá.

    DEJA UNA RESPUESTA

    Por favor ingrese su comentario!
    Por favor ingrese su nombre aquí