La ONCE, Premio Príncipe de Asturias de la Concordia

    0
    6
    #image_title
    Por sus 75 años de labor social con las personas ciegas y con discapacidad dentro y fuera de España

    ONCE Logo

    • Miguel Carballeda: “Es un premio que no habría sido posible sin la colaboración solidaria de toda la ciudadanía española”

    Nota de prensa. La Organización Nacional de Ciegos Españoles (ONCE) ha sido galardonada con el Premio Príncipe de Asturias de la Concordia 2013 según hizo público hoy en Oviedo el Jurado encargado de su concesión. Este galardón coincide con la celebración del 75 aniversario de la Organización, fundada en 1938, y que supuso un paso adelante para las personas ciegas.

    El Jurado de este Premio –convocado por la Fundación Príncipe de Asturias– estuvo presidido por Javier Fernández Fernández, presidente del Principado de Asturias, e integrado por Ramón Aguirre Rodríguez, Fernando de Almansa Moreno-Barreda, vizconde del Castillo de Almansa; José Ramón Álvarez Rendueles, Rosa Isabel Aza Conejo, Adolfo Barthe Aza, Antonio Basagoiti García-Tuñón, Antonio Brufau Niubó, Francisco Daurella Franco, Pedro Luis Fernández Pérez, José Antonio Fernández-Rivero, Emilo Ferré Sole, Francisco de la Fuente Sánchez, José Luis García Palacios, Agustín Iglesias Caunedo, Teresa Mallada de Castro, Carmen Moriyón Entrialgo, María del Pino Calvo-Sotelo, Matías Rodríguez Inciarte, Ángel Ron Güimil, Pedro Sanjurjo González, Ramón Sotomayor Jáuregui, Antonio Suárez Gutiérrez, José B. Terceiro Lomba, José María Villanueva Fernández, Santiago de Ybarra y Churrruca, conde de El Abra; Santiago Zaldumbide Viadas y Pedro de Silva Cienfuegos-Jovellanos (secretario).

    Miguel Carballeda, presidente de la ONCE y su Fundación, tras agradecer la concesión del galardón, ha asegurado que “es un reconocimiento a toda la ciudadanía española que, con su colaboración solidaria, ha hecho posible la labor de la ONCE y su Fundación”.

    “Es una noticia que nos satisface y enorgullece. Es un reconocimiento destacado, a nivel nacional e internacional, de la labor que durante todo este tiempo han hecho, hacen y harán las mujeres y los hombres que, ahora y siempre, han estado relacionados con la ONCE en cualquiera de sus ámbitos”, ha insistido.

    “Somos conscientes, como lo fueron aquellos pioneros que fundaron la ONCE hace 75 años, de que debemos compartir nuestra suerte y nuestro esfuerzo con la sociedad, con la ciudadanía que, con su apoyo y su incondicional cita diaria con la ilusión, ha hecho posible nuestra historia. A ellos debemos todo”, ha concluido.

    Esta candidatura ha sido propuesta por Ángel García, presidente de Mensajeros de la Paz; Rafael del Río, presidente de Cáritas, y Soledad Suárez, presidenta de Manos Unidas, organizaciones galardonadas con el Premio Príncipe de Asturias de la Concordia 1994, 1999 y 2010, respectivamente; así como por Juan Manuel Suárez, presidente de Cruz Roja Española, y Consuelo Crespo, presidenta de UNICEF-España. Ha sido apoyada, entre otros, por los ex presidentes Felipe González y José Luis Rodríguez Zapatero y el presidente del Parlamento Europeo, Martin Schulz.

    La Organización Nacional de Ciegos Españoles (ONCE) fue creada en 1938 al unirse varias asociaciones de ciegos ya existentes, con el objetivo de que estas personas pudieran vivir de un trabajo y no dependieran de una pensión. La ONCE es una corporación cuya prioridad es el fomento de iniciativas que mejoren la calidad de vida de ciegos y deficientes visuales. Esta institución de carácter social cuenta con el reconocimiento y la protección del Estado para la venta del cupón de la ONCE, una lotería con la que la entidad se financia y crea puestos de trabajo para muchos de sus afiliados. El primer sorteo se celebró el 8 de mayo de 1939. La ONCE ofrece a las más de 71.000 personas con ceguera o grave deficiencia visual que viven en España un conjunto de ayudas, la mayoría de carácter gratuito, que van desde la rehabilitación básica y visual, las prestaciones económicas asistenciales y la educación especializada, hasta el acceso a la cultura, el deporte y el fomento del empleo. La entidad está a la cabeza de la creación de empleo para discapacitados en España. Con más de 20.000 trabajadores que se dedican a la venta de sus loterías, la ONCE está gestionada por sus propios miembros y ha diversificado sus recursos con inversiones empresariales que conjugan rentabilidad económica y social. Por eso, a partir de 1986, impulsó su presencia en la actividad económica con la participación y gestión de empresas que generan empleo y colaboran en la integración de ciegos y deficientes visuales. En 2012, 57.168 trabajadores, de los que el 57,1% (32.656) tienen alguna discapacidad, formaban parte de las entidades y sociedades que conforman la ONCE y su Fundación. Ese mismo año, se impartieron cursos en los que participaron más de 37.000 personas.

    La organización se articula empresarialmente mediante la Fundación ONCE, creada en el año 1988 para promocionar la integración laboral de las personas con minusvalías y la accesibilidad universal para mejorar su calidad de vida, que representa a tres millones y medio de discapacitados españoles; el Grupo Fundosa, entidad que integra a varias sociedades propias y participadas y que se fundó un año más tarde, facturando en la actualidad en torno a 300 millones de euros anuales, con una plantilla de casi 9.000 trabajadores; y la Corporación Empresarial ONCE (CEOSA), una sociedad empresarial presente en varios sectores, fundada en 1994 con el objetivo de buscar medios de financiación diferentes al cupón. A través de la Fundación, que se financia con el 3% de las ventas brutas del cupón, se han generado más de 80.000 empleos y solo en 2012 sus cursos beneficiaron a 7.300 personas e intermedió o generó unos 4.200 nuevos puestos de trabajo.

    La ONCE también desarrolla una amplia labor internacional, sobre todo a través de la Fundación ONCE para la Solidaridad con las Personas Ciegas de América Latina (FOAL), creada en 1998 como impulso del Fondo de Cooperación con Iberoamérica existente desde los años 80. Así, la ONCE actúa en 19 países de América con acciones en los ámbitos educativo –beneficiando a más de 121.000 escolares ciegos– y formativo y laboral, llegando en los últimos cuatro años a más de 52.000 personas. La ONCE es miembro e impulsora de la Unión Europea de Ciegos, la Unión Mundial de Ciegos, el Consejo Internacional para la Educación de Personas Ciegas, forma parte del Foro Europeo de la Discapacidad, trabaja con el Comité de Expertos de la ONU sobre los Derechos de las Personas con Discapacidad y, desde 2000, actúa a nivel europeo persiguiendo el objetivo de que las directivas comunitarias tengan en cuenta a las personas discapacitadas.

    La ONCE ha recibido varios reconocimientos. Entre ellos, la Orden Paralímpica en 2004, el máximo galardón que otorga el Comité Paralímpico Internacional, por su trayectoria y esfuerzo en la promoción del deporte entre las personas que sufren minusvalías.

    Los Premios Príncipe de Asturias están destinados, según los Estatutos de la Fundación, a galardonar “la labor científica, técnica, cultural, social y humanitaria realizada por personas, instituciones, grupos de personas o de instituciones en el ámbito internacional”. Conforme a estos principios, el Premio Príncipe de Asturias de la Concordia se concederá a aquellos “cuya labor contribuya de forma relevante a la defensa de los derechos humanos, al fomento de la paz, de la libertad, de la solidaridad, de la protección del patrimonio y, en general, al progreso de la humanidad”.

    El Reglamento establece que podrán presentar candidatos a las distintas categorías de los Premios Príncipe de Asturias: los galardonados en las ediciones anteriores, personalidades e instituciones invitadas por la Fundación, embajadas españolas, representaciones diplomáticas en España, los integrantes de los ocho jurados, siempre que las candidaturas que presenten no opten al Premio en la categoría de cuyo Jurado ellos formen parte, y otras personalidades e instituciones de reconocido prestigio.

    En esta edición concurrían un total de total de 37 candidaturas procedentes de Alemania, Argentina, Bangladés, Bielorrusia, Colombia, Dinamarca, Egipto, El Salvador, Estados Unidos, Finlandia, Francia, Grecia, Hungría, India, Irlanda, Kazajistán, Lituania, Nicaragua, Países Bajos, Paquistán, Paraguay, Perú, Polonia, República Democrática del Congo, Reino Unido, Rumanía, Rusia, Suiza, Ucrania, Venezuela y España.

    Este ha sido el último de los ocho Premios Príncipe de Asturias que se conceden este año, en que cumplen su trigésimo segunda edición. Anteriormente fueron otorgados el Premio Príncipe de Asturias de las Artes, al cineasta y dramaturgo austriaco Michael Haneke; el de Ciencias Sociales, a la socióloga neerlandesa Saskia Sassen; el de Comunicación y Humanidades, a la fotógrafa estadounidense Annie Leibovitz; el Premio Príncipe de Asturias de Investigación Científica y Técnica, a los físicos Peter Higgs (Reino Unido) y François Englert (Bélgica) junto a la Organización Europea para la Investigación Nuclear (CERN); el Premio Príncipe de Asturias de las Letras, al escritor español Antonio Muñoz Molina; el de Cooperación Internacional, a la Sociedad Max Planck para el Avance de la Ciencia y el Premio de los Deportes, al golfista español José María Olazábal.

    Cada uno de los Premios Príncipe de Asturias, concedidos por primera vez en 1981, está dotado con una escultura de Joan Miró –símbolo representativo del galardón−, la cantidad en metálico de 50.000 euros, un diploma y una insignia. Los galardones serán entregados en otoño en Oviedo, en un solemne acto presidido por S.A.R. el Príncipe de Asturias.

     

    DEJA UNA RESPUESTA

    Por favor ingrese su comentario!
    Por favor ingrese su nombre aquí