Copa CyL Con la cabeza bien alta.

0
2

El Tres Cruces BSR viajo a Ávila para jugar la copa Castilla y León a sabiendas que sus dos rivales eran equipos con un potencial muy superior,Fundación Grupo Norte Valladolid y Servigest Burgos,ambos dos militan en división de honor de la liga BSR Española.

Tres Cruces BSR. Aun así,los zamoranos dieron la cara e intentaron que el marcador fuese lo menos abultado posible,en el primer encuentro empezaron muy fuertes contra los de Valladolid pero el potencial de estos era muy grande cosa contra lo que no pudieron hacer nada los de Zamora.

En el segundo encuentro contra el Servigest la cosa estuvo mas igualada en los dos primeros cuartos pero el cansancio de jugar dos partidos seguidos paso factura a los de Pablo Martin que no pudieron evitar la segunda derrota del día,aun así,los de orillas del Duero salieron con un buen gusto de boca aunque aun les queda ajustar algunas imprecisiones en su juego.El triangular comenzó con un emocionante encuentro entre el Grupo Norte y el Orto Tres Cruces, en el que los zamoranos aguantaron el tipo durante el primer cuarto, gracias al acierto de Chema Cabrero (6-6, min. 5). Sin embargo, los vigentes campeones ajustaron su defensa sobre el pívot salmantino, y la anotación de Highcock y Lalo Prieto –fichaje de relumbrón de los morados- evitó cualquier sorpresa. Los vallisoletanos evidenciaron la diferencia de categoría, y finalizaron el encuentro con un cómodo triunfo (81-22), que no debe minar la moral de un equipo zamorano que aspira a destacar en la Primera División esta temporada.El equipo de la capital del Duero también plantó cara al Servigest Burgos en el segundo envite de la Copa, pero los burgaleses –con un equipo muy renovado- también demostraron, como Valladolid, por qué militan en la División de Honor de este deporte, o lo que es lo mismo, la máxima categoría del baloncesto adaptado.El técnico burgalés César Huarte debutó con triunfo (59-31), pero con la misiva de mejorar para plantar cara al que a la postre sería el nuevo campeón de Castilla y León. El Servigest se encomendó a su último fichaje, el internacional Juan Carlos Gavira, para liderar el ataque, así como a las ganas de agradar del también internacional luso Marcio Dias. Los dos fueron de los destacados en el encuentro clave ante los vallisoletanos.

Tres triples de presentación

En el encuentro final, y ya con el Orto Tres Cruces Zamora sin posibilidades de alzar la Copa, vallisoletanos y burgaleses iniciaron el choque sin acusar el esfuerzo realizado por la mañana. Highcock arrancó los aplausos del público abulense con tres triples consecutivos que evitaron que las canastas de dos de Gavira tuvieran efecto en el electrónico. El pívot británico parecía imparable para un equipo burgalés que defendía en zona, pero al que torpedeaba el acierto exterior de Highcock.

Para colmo de males para los de César Huarte, el vigente campeón –como ya hiciera ante el Orto Tres Cruces- ajustó su defensa y evitó las canastas fáciles del tirador burgalés. La diferencia en el electrónico se amplió hasta el 19-10 con el que terminó el primer cuarto. En el segundo periodo, y ya con el mejicano Lalo Prieto en el campo, la diferencia se incrementó hasta el 43-20 con el que se llegó al descanso. La defensa vallisoletana se le atragantaba a un equipo burgalés que acusaba la falta de acople, propio de la renovación del proyecto y del cambio de entrenador.

Tras el descanso, el Servigest cambió. Defendió mucho mejor y se atrevió a tutear al Grupo Norte. Marcio Dias aprovechó un dos más uno y una nueva canasta de dos para reducir la diferencia hasta colocarse en torno a los psicológicos diez puntos (48-39, min. 24). Sin embargo, de nuevo Highcock, con seis puntos seguidos, y la aportación de Prieto y el exburgalesista Piti, evitaron sustos innecesarios para los de José Antonio de Castro.

Al final del tercer cuarto, el vigente campeón mandaba con claridad (56-40) y el trofeo, que contó con la colaboración del Ayuntamiento de Ávila, estaba destinado para las abarrotadas vitrinas vallisoletanas, que suman su novena Copa Fecledmi de las once ediciones disputadas. En el último periodo, con un final claro (73-52), el pívot británico redondeó su actuación para marcharse ovacionado con 26 puntos y un sinfín de asistencias que deleitaron a una ciudad que ya conoce la magia del baloncesto en silla de ruedas.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí