Un año para enmarcar

0
2

En 2013 se han celebrado Mundiales de esquí, atletismo, natación, piragüismo, ciclismo y triatlón. En todos, España ha subido al podio

Un año para enmarcarmarca.com – El de 2012 fue año de Juegos Paralímpicos de Verano en Londres y 2014 será el de los de Invierno en Sochi. Aunque 2013 pudiera parecer un año sin especial trascendencia, nada más lejos de la realidad: ha sido un gran año para España. Doce meses en los que ha cosechado éxitos en seis Mundiales (esquí, atletismo, natación, piragüismo, triatlón y ciclismo) y seis Europeos (fútbol, baloncesto, tenis de mesa, goalball, halterofilia y boccia). Se acaba el año y es hora de echar la vista atrás.

JON SANTACANA
«La idea es estar esquiando un mes y medio o dos antes de los Juegos»
Los primeros en hacer sonar el himno español en un Mundial este año fueron los esquiadores Jon Santacana y su guía Miguel Galindo. En La Molina fueron los mejores en descenso, supergigante y gigante. La temporada estaba siendo perfecta hasta que, a seis meses de Sochi, el guipuzcoano se rompió el tendón de Aquiles.

Pasó por el quirófano y ahora está inmerso en una lucha contrarreloj cuyo objetivo es poder pisar la nieve en enero. “La idea es estar esquiando un mes y medio o dos antes de los Juegos”, reconocía a MARCA tras su operación.

Segunda juventud de Casinos
De lesiones en el peor momento también sabe mucho David Casinos. “El año de los Juegos de Londres tuve el nervio cubital dañado y en el momento de lanzar la bola me daba un chispazo que me restaba velocidad. Mi objetivo en 2013 era recuperarme completamente y he conseguido tener un nivel similar en peso y disco, aunque no me esperaba tener tan buenos resultados en Lyon”, confiesa.

Allí se celebró el pasado verano el Mundial de atletismo y, a sus 41 años, ganó el oro en peso (13,07 metros) y en disco (39,32 metros, mejor incluso que la marca que le dio el oro en Londres).

DAVID CASINOS
«Ni yo me creo que a mi edad esté en la cresta de la ola cuando tenía que estar pensando en coger un crucero a las costas mexicanas pensando en la retirada»
“Me entreno como un chaval de 20 años pero no me recupero igual. Ni yo me creo que a mi edad esté en la cresta de la ola cuando tenía que estar pensando en coger un crucero a las costas mexicanas pensando en la retirada”, bromea. “Estoy viviendo una segunda juventud. Es una bendición”, añade ya en tono más serio a la vez que reconoce que se está planteando no disputar el año que viene el Europeo y preparar bien el Mundial de Qatar de 2015: “Será la antesala de los Juegos de Río, mi gran objetivo”.

El otro oro de la delegación española llegó de la mano de Kim López en lanzamiento de disco, pero en la prueba para atletas con discapacidad visual. La delegación española sumó seis medallas más, todas de bronce.

Generación JASP
En agosto llegaba el turno de la natación española en el Mundial de Montreal (Canadá), una cita marcada por la ausencia de estrellas como Teresa Perales, por un cólico nefrítico el último día; Richard Oribe, por lesión, y Enhamed Enhamed, que ha dejado aparcada la natación un tiempo.

Sin embargo, el equipo español, más joven y reducido que nunca —sólo 18 nadadores—, hizo bueno el eslogan de aquel anuncio de mediados de los 90 de una marca de coches en el que se hablaba de la generación JASP (Jóvenes Aunque Sobradamente Preparados). España sumó 27 metales, cinco más que en los Juegos de Londres y uno más que en el Mundial de Eindhoven de 2010 con la mitad de nadadores.

El gran triunfador fue Israel Oliver, con dos oros (400 metros libre y 200 estilos, prueba en la que batió el récord de Europa con un tiempo de 2.25:90), una plata (100 mariposa ) y un bronce (100 braza). “Hice tiempos que en los Juegos de Londres hubiesen sido medalla. El resultado fue inmejorable, no me lo esperaba y menos después del año que llevaba”, dijo.

ISRAEL OLIVER
«Hice tiempos que en los Juegos de Londres hubiesen sido medalla»
Un año complicado en el que cambió Tenerife por las Palmas y cambió también de entrenador. Empezó a entrenar a distancia con José Luis Vaquero, que vive en Madrid, y un mes antes del Mundial Israel se concentró en la capital para dar ese empujoncito final a la preparación. En Canadá se sacaba la espinita de los Juegos de Londres, donde en dos pruebas se quedó a las puertas del podio con dos cuartos puestos. «Fue una frustración porque iba muy bien preparado pero a nivel psicológico estaba debilucho. Ejercía mucha presión sobre mí mismo. Al ir a competir pensaba más en el resultado final que en cómo nadar la prueba para ganarla», confiesa. Por eso, además de la preparación de José Luis, Israel tiene claro que el otro culpable del salto cualitativo que ha pegado en el último año fue la psicóloga deportiva Manuela Rodríguez.

Un doble campeón mundial sin club
Sin embargo, a pesar de sus cuatro medallas, Israel no tiene club. Se entrena en la piscina municipal de Santa Cruz donde tuvo que pelearse para intentar conseguir una calle propia al menos dos horas. «Se me ponen en medio las personas mayores. Es una situación incómoda», reconoce. El hecho de que su entrenador esté en Madrid incrementa además la dificultad porque, al ser invidente, no tiene a nadie que le indique cuando está llegando a la pared. «Lo hago contando brazadas pero algún golpe me he dado», explica

A finales de agosto se celebró el Campeonato del Mundo de piragüismo en aguas tranquilas y en él, Javier Reja se proclamó campeón del mundo en los 200 metros V1 (canoa individual) de la clase TA masculina, en la que compiten deportistas que pueden utilizar el tronco y los brazos.

En esas mismas fechas, las carreteras canadienses de Baie-Comeau acogieron el Campeonato del Mundo de ciclismo, del que España volvió con
nueve medallas: tres oros (dos de Aitor Oroza y uno de Juanjo Méndez), cuatro platas (dos del tándem Ignacio Ávila-Joan Font y una de Raquel Acinas y Maurice Eckhard) y dos bronces (Roberto Alcaide y el tándem Josefa Benítez-Judit Masdeu).

Y en septiembre se celebró el último Mundial del año en Londres, el de triatlón paralímpico, coincidiendo con las pruebas finales de las World Series para deportistas sin discapacidad. Daniel Molina y Susana Rodríguez, con deficiencia visual y que compiten con la guía Maialen Noriega, conquistaron dos platas en el primer Mundial que se celebra tras la entrada de este deporte en el programa de los Juegos Paralímpicos para Río.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí