La ‘ÑBA’ sobre ruedas busca su plaza para Tokio en el Europeo

0
58

La selección española de baloncesto en silla peleará en Walbrzych (Polonia) por uno de los cuatro billetes para los Juegos Paralímpicos.

Jesús Ortiz / dxtadaptado.com

En septiembre hará tres años del mayor logro de la historia del baloncesto español en silla de ruedas, la plata en los Juegos Paralímpicos de Río de Janeiro 2016. Prácticamente, España mantiene el mismo bloque de jugadores que consiguió aquella gesta en Brasil y desde el sábado afronta otro reto importante, el Europeo de Walbrzych (Polonia), que reparte cuatro billetes para Tokio 2020.

El combinado nacional llega a la competición «con los deberes hechos y en perfectas condiciones, hemos realizado una preparación intensa que nos ha ayudado a crecer. Física y tácticamente el equipo está bien trabajado», asegura el seleccionador Óscar Trigo. El técnico catalán ha armado un grupo que mezcla veteranía y juventud, preparado para dar guerra y regresar a un podio continental. Los 12 elegidos son Dani Stix, Fran Sánchez Lara, Óscar Onrubia, Asier García, David Mouriz, Jordi Ruiz, Txema Avendaño, Amadou Diallo, Agustín Alejos, Manu Lorenzo, Alejandro Zarzuela y Pablo Zarzuela.

Desde 2013 España no consigue una medalla en un Europeo, quedando quinta en Worcester 2015 y en Adeje 2017, pero el vestuario está convencido de que están en un buen momento para romper la sequía. «En los dos últimos campeonatos no estuvimos a la altura, esperamos ver la mejor versión de la selección. El primer paso es hacer una buena fase de grupos para tener un cruce de cuartos asequible y amarrar la plaza para Tokio. Una vez en semifinales, disfrutar y pelear por las medallas», añade el entrenador.

La ‘ÑBA’ sobre ruedas abrirá el torneo ante Holanda, «es el partido clave por los nervios de la inauguración y porque es un rival intenso que juega a un nivel alto con el balón y estará en la lucha por esas cuatro plazas. Ganar nos daría seguridad para afrontar el resto de la competición». Después llegará Rusia, «que acaba de ascender, juega con poca rotación y en teoría nos debería de dar un respiro para trabajar la rotación que ayude a dar descanso a jugadores importantes».

El tercer choque será ante Israel, «que mantiene el mismo bloque de los últimos años y tiene un juego con hombres grandes que si entran en zona te hacen daño». A Francia «ya la conocemos, viene de un cambio generacional con jugadores como Alexis Ramonet, tiene un estilo vertical y muy rápido, con buenos tiradores y si les dejamos jugar en transición serán peligrosos». Y cerrará la fase de grupos frente a Turquía, «que cuenta con Özgür Gürbulak como referencia. Son muy intensos, tienen un gran potencial interior y exterior, te exigen al máximo», apostilla Trigo.

Los jugadores, con hambre

Dani Stix, uno de los pilares en el sistema defensivo de España, se perdió el Mundial de Hamburgo del año pasado por lesión y está con ansias de jugar. «Estoy con mucha hambre, después de un año difícil a nivel personal tengo ganas de volver a ponerme la camiseta de la selección y de estar en competición. Estoy preparado para pelear con los rivales más duros y ayudar al equipo a lograr su meta», ha asegurado.

«Tenemos un grupo con gente nueva, las ganas de los jóvenes y la experiencia de los veteranos es una combinación perfecta para hacerlo bien en este Europeo. El objetivo principal es estar en semifinales, pero por el potencial que tenemos hay que mirar más allá e ir a por el oro. Sería brutal si nos clasificamos para los Juegos Paralímpicos»,  apunta el escolta.

Otro de los jugadores que aporta el CD Ilunion, Álex Zarzuela, asevera que «hay más presión por el hecho de que haya solo cuatro plazas y los cuartos serán duros, pero el proceso preparatorio ha sido muy bueno, el equipo ha crecido mucho y nos estamos sintiendo competitivos y con capacidad para plantar cara a cualquiera. La clave es seguir unidos y sacar el carácter y el juego interior que tenemos». El jerezano se muestra feliz por la convocatoria de su hermano Pablo, que se ha recuperado a tiempo de una pequeña escara en el glúteo: «Es una pieza clave, su presencia hace que el equipo se sienta más cómodo y para mí es un apoyo indispensable».

Para David Mouriz, el jugador con más internacionalidades (155) de la actual selección, el premio de Tokio 2020 «es una motivación extra y grande para nosotros. Llegamos con mucho ritmo y ganas, estamos animados, queremos competir en cada partido, entrar entre los cuatro primeros y después tratar de ser campeones de Europa. Debemos de aprender de los errores del pasado, si hacemos nuestro juego, lo vamos a conseguir».

Por su parte, el ala-pívot vigués Agustín Alejos señala que la concentración realizada en Andorra durante agosto «ha sido bastante positiva, hemos podido entrenar con partidos de cinco contra cinco y vamos bien preparados. Tenemos que ir partido a partido, sin pensar más allá ya que ese fue uno de nuestros errores en Tenerife hace dos años. Y el primer rival será duro, Holanda nos ha ganado en los últimos enfrentamientos, hay ganas de revancha y de empezar bien. La clave estará en tener una defensa intensa y dura y salir en transición. Además, tenemos otras armas con tiradores como Asier García, Jordi Ruiz o David Mouriz, que pueden abrir defensas y hacer que nuestros hombres grandes tengan huecos en el interior», subraya.

Los 12 de España para el decisivo Europeo de Polonia

Asier García: «Por su nivel, el baloncesto en silla español merece estar en Tokio 2020»

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí