Pol Makuri y Vic González ya están preparados para los Juegos de Pekín

El esquiador de fondo y el ‘rider’ serán los representantes españoles en la capital china. España lleva acudiendo a una cita paralímpica invernal desde Innsbruck 1984.

0
74

Hace 38 años Jordi Faurat, Eduardo Norberto, Ramón Usabiaga y Jordi Ylla se convirtieron en pioneros sobre el manto blanco. Aquel grupo de bisoños y jóvenes osados se plantó en Innsbruck (Austria) en la primera aventura de España en unos Juegos Paralímpicos de Invierno y como buldóceres abrieron con sus esquís caminos ignotos en la nieve. El deporte español comenzó en ese momento a escribir una historia que aún continúa sin haberse saltado ni una sola página. Con la de Pekín 2022 serán 11 participaciones de forma ininterrumpida en la cita invernal y, en esta ocasión, los representantes serán Pol Makuri y Vic González.

Es la edición en la que menos españoles habrá, pero contar con dos deportistas es ya un éxito teniendo en cuenta las serias dificultades y obstáculos con los que se han encontrado las federaciones en el último ciclo paralímpico. Una de ellas, la retirada de Astrid Fina y del binomio Jon Santacana-Miguel Galindo, medallistas en Pyeongchang 2018, que dejaron un vacío en la alta competición. Tampoco ha ayudado la cancelación de pruebas por la pandemia de la Covid-19 y la difícil misión de captación de nuevas promesas.

Pese a ello, la delegación española contará con dos deportistas en la ceremonia de inauguración en el Estadio ‘Nido de Pájaro’ de la capital china. Vic González, que en 2015 se rompió las vértebras C5 y C6 y tiene falta de coordinación, de equilibrio y de resistencia, participará en sus segundos Juegos en snowboard. El asturiano ha tenido una travesía azarosa hasta lograr la clasificación para Pekín, como apuntó hace unos días: “El camino fue a veces más duro y me dieron ganas de abandonar, pero tiré para adelante y lo logré”.

El ovetense ya estuvo en Corea del Sur hace cuatro años, dónde no pudo rendir a su mejor nivel por unos problemas físicos causados por un sobreentrenamiento. Participará en las modalidades de boardercross y banked slalom. “Me hace mucha ilusión, voy mucho más maduro y puedo afrontar cualquier tipo de imprevisto con mayor mentalidad. Quiero disfrutar, hacerlo lo mejor que pueda, y si lo consigo podré estar lo más arriba posible”, ha comentado Vic en la presentación del equipo español celebrada en el Consejo Superior de Deportes.

Junto a él estará Pol Makuri, la gran referencia del esquí de fondo en nuestro país y primer deportista en la historia de la Federación Española de Deportes de Personas con Parálisis Cerebral y Daño Cerebral Adquirido que competirá en unos Juegos de invierno. Nació con hemiparesia derecha hace 29 años en La Paz (Bolivia) y con nueve meses llegó a Barcelona. Empezó a practicar deportes como hockey y natación, pero lo que le apasionaba era el contacto con la montaña, un lugar donde se siente muy cómodo y que le ha enseñado a pelear y a superar grandes desafíos.

Lleva más de una década abriéndose camino entre los mejores en esta modalidad nórdica y al fin recoge la cosecha por todo el trabajo realizado. “Ir a unos Juegos es un orgullo y un sueño que llevo muchos años persiguiendo. Voy a vivir una experiencia brutal gracias a años de esfuerzo personal y al trabajo de mucha gente que me ha acompañado hasta aquí, es una manera de agradecerles todo el soporte. Con dedicación, pasión, y sacrificio todo es posible”, ha recalcado.

Su discapacidad es de las más complejas en competición y los que compiten a pie tienen subcategorías, él está en LW9, que engloba a aquellos deportistas con afectaciones laterales que van con uno o dos bastones. “Cada una tiene un factor de corrección para igualar los tiempos. En mi caso no es proporcional y me perjudica mucho a nivel de resultados. Mi carrera principal serán los 20 km, que por mi discapacidad me permite esquiar mejor, pero pelearé cada prueba. El objetivo es abrir la puerta a que otros deportistas con parálisis cerebral puedan ir en otras ocasiones”, ha explicado.

Ninguno opta a las medallas, por lo que sería la primera vez que España se quedaría sin pisar el podio desde Innsbruck 1988, donde cayeron las primeras preseas. En el Tirol austriaco brillaron Susana Herrera con un oro en descenso y un bronce en slalom gigante, y Miguel Ángel Pérez Tello, con dos platas en esquí nórdico. El granadino también sumó un bronce en Tignes-Albertville 1992, donde Manuel Buendía fue plata, Marcos Manuel Llados bronce y Magda Amo bronce en esquí alpino.

Dos años después, en Lillehammer 1994, España logró su mayor cosecha con diez medallas: Manuel Buendía se colgó tres platas y un bronce, Izaskun Manuel Llados una plata y un bronce, Juan Carlos Molina un oro y un bronce, Vicente García Salmerón una plata y Magda Amo otra plata. En la edición de Nagano 1998, la delegación española obtuvo su mejor posición en el medallero -séptima- tras conquistar ocho oros. Un ‘póker’ dorado lo firmaron Magda Amo y su guía Anna Casas, tres se llevaron Eric Villalón y su guía Josep María Vilamitjana, y uno Juan Carlos Molina.

Siete preseas cayeron en Salt Lake City 2002, cuatro fueron para Eric Villalón (dos oros y dos platas) y tres para Santacana (un oro y dos bronces). En Turín 2006, el catalán Villalón puso el broche a su magnífica trayectoria en la nieve con una plata y un bronce. En Vancouver 2010 las tres medallas de España llevaron el sello de Jon Santacana y Miguel Galindo, con un oro y dos platas. Otros tres metales se consiguieron en Sochi 2014, un bronce para Gabriel Gorce y Arnau Ferrer, y un oro y una plata de Santacana-Galindo. La pareja formada por el guipuzcoano y el aragonés dijo adiós con una plata en Pyeongchang 2018, donde Astrid Fina fue bronce en snowboard.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí