Un oro de Ander Cepas y tres bronces en el Open de Francia de tenis de mesa

El donostiarra de 17 años se impone en clase 9 tras derrotar a varios de los mejores del mundo. Álvaro Valera (clase 6), Jordi Morales (clase 7) y José Manuel Ruiz (clase 10) suben al tercer cajón del podio.

0
147

Primer test de gran nivel de la temporada y el equipo español de tenis de mesa ha respondido con buena nota tras cosechar cuatro medallas (un oro y tres bronces) en el Open de Francia, puntuable para el ranking clasificatorio del campeonato del mundo que se celebrará en Granada en noviembre. En la prueba individual, que se disputa en el velódromo de Saint-Quentin-en-Yvelines, Ander Cepas obtuvo el mejor premio con un oro de prestigio en clase 9.

El donostiarra, de 17 años, es una de las jóvenes promesas de la cantera española que ha irrumpido con fuerza y sigue dando pasos firmes en su escalada entre los mejores del mundo. En marzo ganó una plata en el Open Platja d’Aro (Girona) y en Francia ha vuelto a desplegar su talento, ambición y explosividad sobre la mesa para llevarse una trabajada presea dorada.

Empezó el torneo con una derrota frente al número seis del mundo, el japonés Koyo Iwabuchi (1-3), pero logró resarcirse en los dos siguientes partidos ganando por 3-1 al brasileño Lucas Dos Santos y al húngaro Dezso Bereczki. En semifinales tumbó al francés Lucas Didier por 3-1 (11-9, 11-6, 9-11 y 13-11) y en la final se cobró su particular ‘vendetta’ con Iwabuchi, al que esta vez sí pudo vencer por 3-1 (11-9, 3-11, 11-9 y 11-9) para subir a lo más alto del podio.

Álvaro Valera no jugaba en competición internacional desde su bronce por equipos en los Juegos de Tokio. El palista andaluz, que lleva como número uno del mundo en clase 6 desde enero de 2011 -ha conquistado seis medallas paralímpicas, ocho mundiales y 18 europeas-, lideró el grupo A tras imponerse al australiano Trevor Hirth (3-0), al chileno Ignacio Torres (3-0) y al portugués Mario Joao Bastardo (3-1). En cuartos se deshizo del chileno Matías Nicolás Pino (3-1) y en semifinales fue superado por el tailandés Rungroj Thainiyom por 1-3 (9-11, 13-11, 8-11 y 4-11).

Su inseparable compañero de equipo, Jordi Morales, también accedió al podio con un bronce en clase 7. El catalán, campeón del mundo en 2018, fue segundo del grupo B, ganó al chileno Claudio Benjamin Bahamondes (3-2) y al sueco Styrbjorn Ekengren (3-0), y perdió con el japonés Hiromoto Kita (2-3). En cuartos remontó un set en contra frente al sueco Jonas Hansson (3-1) y en semifinales sucumbió por 0-3 (9-11, 7-11 y 3-11) con el francés Stephane Messi.

El último metal que saboreó José Manuel Ruiz fue en el Open de España unos días antes del confinamiento de 2020 por la pandemia de coronavirus. Un año después se rompió el tendón de Aquiles y a contrarreloj llegó para competir en sus séptimos Juegos Paralímpicos. El granadino empieza a recuperar sensaciones y ritmo de competición, como ha demostrado en Francia al ganar el bronce en clase 10. En el grupo C perdió con el montenegrino Luka Bakic (0-3) y venció al luxemburgués Phillippe Hein (3-0) y al tailandés Phitak Kankingkam. En cuartos doblegó al asiático Bunpot Sillapakong (3-1) y en semis perdió con el montenegrino Filip Radovic por 1-3 (7-11, 12-10, 11-13 y 3-11).

Hasta seis jugadores españoles se quedaron a las puertas del podio tras caer eliminados en cuartos de final. En clase 2, el bilbaíno Iker Sastre pasó como primer del grupo C (3-1 al canadiense Peter Isherwood y al francés Julien Michaud), pero el galo Fabien Lamirault le apartó de las medallas (0-3). El madrileño Miguel Ángel Toledo fue segundo en el grupo D al ganar 3-1 al francés Benoit Besset y 3-0 al tailandés Natthawut Thinathet, y perder 1-3 con el japonés Masanori Uno. En cuartos cedió ante el chileno Luis Rodrigo Bustamante (1-3).

En clase 3, Roberto Eder Rodríguez venció en octavos al coreano Jin-Sung Kim (3-2) tras remontar un 0-2, aunque en la ronda siguiente no pudo con el alemán Thomas Schmidberger (0-3). En la misma categoría, el granadino Miguel Rodríguez y el vitoriano Iker González no pasaron de la fase de grupos. El extremeño Francisco Javier López acabó segundo en el grupo D de la clase 4 con dos triunfos y en cuartos fue derrotado por el francés Maxime Thomas (1-3), que fue bronce en Tokio.

En clase 6, Alberto Seoane regresaba a la competición tras llevar unos meses de recuperación de su hombro por un atropello que sufrió. El gallego firmó un buen papel, ganó en su grupo por 3-0 al canadiense Gabriel Seguin y al australiano Connor Holdback, solo cayó 2-3 con el chileno Cristian Dettoni. En octavos venció por 3-2 al sueco Michael Robert Azulay, aunque en cuartos nada pudo hacer con el tailandés Thainiyom (0-3).

El mostoleño Eduardo Cuesta también se quedó cerca de las medallas, lo dio todo en el duelo frente al belga Florian Van Acker, al que puso contra las cuerdas (2-3). En la fase de grupos perdió 1-3 con el australiano Samuel Philip Von Einem, vigente plata paralímpica, y ganó 3-0 al nipón Aoto Yoshikawa y 3-1 al coreano Kyuyoung Jeong. En clase 9, Juan Bautista Pérez no tuvo suerte, ganó 3-0 al japonés Hayuma Abe y perdió dos partidos, 1-3 con el italiano Mohamed Amine Kalem y 1-3 con el francés Lucas Didier. En categoría femenina, Cristina Rubio (clase 4), Pilar González (clase 7) y Olaia Martínez (clase 8) no pasaron de la fase de grupos.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí