La boccia española calibra su estado en el Mundial de Río de Janeiro

La selección acude con siete deportistas que buscarán sumar puntos para escalar posiciones en el ranking clasificatorio para París 2024. Amagoia Arrieta y Wafid ‘Fido’ Boucherit, candidatos a pelear por medallas.

0
104
La selección española de boccia de la FEDPC, durante la concentración previa al Mundial.

En Tokio 2020 la boccia española se quedó por primera vez sin representación en unos Juegos Paralímpicos desde Barcelona 1992. Esa espinita espera sacársela en París 2024 y, de momento, el camino hacia la capital francesa ha comenzado bien, con buenos resultados en competición internacional en el último año. Ahora tiene una nueva oportunidad de calibrar su nivel en Río de Janeiro, que acoge del 5 al 13 de diciembre el Mundial, que otorga puntos importantes para escalar posiciones en el ranking clasificatorio de los próximos Juegos.

España acude a la cita brasileña con siete deportistas, cinco de ellos procedentes de la Federación Española de Deportes de Personas con Parálisis Cerebral y Daño Cerebral Adquirido (FEDPC): Amagoia Arrieta, Serafín Rodríguez, Sonia Sánchez, Verónica Pamies y Wafid ‘Fido’ Boucherit. Y dos por parte de la Federación Española de Deportes de Personas con Discapacidad Física: Vasile Agache y Sara Aller.

La última medalla española en un campeonato del mundo fue en Lisboa en 2010, un bronce por equipos BC1-BC2. En Brasil, una de las que más opciones tiene de acabar con esa sequía es Amagoia Arrieta, número cuatro del ranking en BC1 (lanzan con la mano o con el pie y pueden necesitar la ayuda de un asistente para ajustar la silla o pasar la bola al deportista).

La deportista guipuzcoana, bronce en el Europeo de 2021, lleva una temporada muy destacada, con un oro en el World Challenger de Roma, la primera presea dorada para España en este deporte desde 2006, y también una plata en la Copa del Mundo de Povoa de Varzim (Portugal). Su amplia experiencia y su tranquilidad en el juego serán dos de sus mejores virtudes para aspirar al podio. “Voy al Mundial a jugar lo mejor posible y a disfrutar. Me gustaría acceder al primer puesto, será muy difícil, pero me esforzaré al máximo para llegar lo más alto posible”, ha comentado.

También en BC1 estará el extremeño Serafín Rodríguez. En BC2 (para aquellos que tiran con la mano y no necesitan ayuda) competirá la cacereña Sonia Sánchez, quien se estrena en un Mundial. Y en BC3 (deportistas con limitaciones de movimiento muy severas en las cuatro extremidades y que para lanzar se sirven de una rampa o canaleta, y también requieren la ayuda de un asistente) lo harán Verónica Pamies y ‘Fido’ Boucherit, otro que apunta a las medallas.

El catalán lleva un par de temporadas rayando a un buen nivel, logrando en 2021 la medalla de plata individual y el bronce por parejas en el Europeo de Sevilla. Este año quedó quinto en la Copa del Mundo de Río y sexto en el World Boccia Challenger de Roma, unos resultados que le permiten situarse en la novena posición del ranking. “Afronto este Mundial con mucha ilusión y con ganas de mostrar mi máximo nivel. Mi objetivo es ir partido a partido y recuperar las buenas sensaciones que tuve en el último campeonato de Europa”, ha asegurado.

“Los deportistas están muy enchufados, se han preparado bien y quieren dar lo mejor en la competición reina después de los Juegos Paralímpicos. Hay ilusión, estamos remando mucho, pero también hay presión porque tenemos una posición en el ranking que no es tan buena como debería y sabemos que dependemos del Mundial para estar vivos de cara al Europeo de 2023. Hay deportistas que son candidatos a una medalla, como Amagoia o ‘Fido’. En pareja BC3 deberíamos de estar en semifinales para asegurarnos un puesto en el Europeo, mientras que en equipo BC1-BC2, si podemos pasar la pool sería magnífico, pero sabemos que será muy complicado”, ha explicado la seleccionadora, María Valdés.

Por parte de la FEDDF participarán dos jugadores en categoría BC4 (deportistas con discapacidad física severa), Vasile Agache y Sara Aller. “Tuvimos una concentración de diez días junto a la selección ucraniana y ha ido muy bien, nos ha servido para subir el nivel y veo a ambos muy confiados para el campeonato. Será el primer Mundial de Sara y la idea es hacer un buen papel, pero sin ponernos un objetivo de resultados. En cuanto a Vasile, queremos pasar la fase de grupos y una vez ahí, sin presión excesiva, ir construyendo poco a poco y desarrollar el juego que hemos preparado en estos meses”, ha añadido el técnico español, Fran Perotti.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí