La estela goleadora de Antonio Martín ‘Niño’ sigue brillando en Europa

El malagueño, recuperado de una lesión de rodilla, disputa con el Charleroi belga la competición continental en la que participan algunos de los mejores equipos de fútbol para ciegos. Apartado de la selección española al igual que varios de sus compañeros, le gustaría regresar: “No me quita el sueño como antes, pero algo podría seguir aportando”, dice.

0
133
El malagueño Antonio Martín 'Niño' durante un partido en la Liga Europea. Foto: Cecifoot Charleroi

Acaba de entrar en su cuarta década de vida y Antonio Martín ‘Niño’ (Málaga, 1982) continúa fajándose con defensas, destilando talento y perforando porterías rivales. El malagueño, uno de los estandartes del fútbol para ciegos, lleva casi 30 años marcando goles con las camisetas de España, Málaga, Tarragona y algunos equipos extranjeros, como el Cécifoot Charleroi de Bélgica, con el que está disputando la Liga Europea, una novedosa competición con los mejores clubes del Viejo Continente.

El futbolista andaluz, que tenía cuatro años cuando un medicamento inadecuado que un médico le prescribió para combatir la sinusitis le dañó el nervio óptico y perdió la visión, mantiene la ilusión, el entusiasmo y la pasión por un deporte que se lo ha dado todo, éxitos, vivencias, amigos y también decepciones. Pasan las temporadas y el ariete conserva su olfato goleador y exprime cada minuto que el destino le regala. Más cerca del desenlace de su carrera que del punto de partida, absorbe cada momento que comparte con el balón de cascabeles que siempre parece imantarse a sus botas.

“Tengo una cosa clara, nadie me va a retirar, lo haré el día que no disfrute y no tenga ganas de seguir entrenando y compitiendo”, resalta. Después de un año en el dique seco por una lesión de rodilla, ha vuelto a los terrenos de juego con hambre y motivación. “Cuesta trabajo después de un año parado, se nota la falta de ritmo y de condición física, pero intentaré recuperarla poco a poco. La rodilla responde bien, por suerte me operó un gran profesional como es el doctor Tomás Fernández Jaén y luego hice una buena rehabilitación. He estado trabajando fuerte estos meses en el gimnasio y voy recuperando la confianza”, explica.

Este curso ha dejado el ONCE Málaga -con el que acumula 12 títulos de Liga y 10 campeonatos de España- para enrolarse por su segunda vez en las filas de Tarragona, con el que aspira a levantar algún trofeo. “Ganar una Liga es muy complicado y lo es todavía más cuando los jugadores no entrenamos juntos. Intentaremos ganar todos los partidos que se puedan, pero personalmente lo que quiero es disfrutar”, asegura.

Niño celebra uno de los cuatro goles que marcó en la primera jornada de la Liga Europea Foto Cecifoot Charleroi

La Liga española, que acaba de arrancar con siete equipos, ha perdido brillantez y participantes: “Los jugadores van cumpliendo años y hay poco relevo en nuestro fútbol. Eso unido a la debacle de la selección, hace que la gente pierda ilusión y cada vez haya menos competitividad”. Sus goles también traspasan fronteras, ya que ha llegado a jugar con clubes como el Apace el Brasileirao, la Roma, el AC Crema 1908 y el Liguria Calcio de Italia, y ahora en Bélgica con Charleroi.

“Me considero patrimonio del fútbol para ciegos, allá donde me han llamado, si he podido siempre he ido. Es un placer haber estado en estos países. Cuando voy a un campeonato extranjero vuelvo siendo mejor jugador y, sobre todo, mejor persona. Jugar con personas que no hablan mi idioma y con las que no entreno nunca hace que me tenga que esforzar todavía más en el campo, todo eso compensa por el trato y lo bien que lo pasamos fuera del mismo. Hacen grandes esfuerzos para que me sienta integrado”, comenta.

El pasado fin de semana se estrenó la Liga Europea, que se divide en cinco jornadas. La primera se celebró en la localidad italiana de Camporosso, y allí, ‘Niño’ regó las redes con goles. Marcó los dos de su equipo en la victoria (2-1) frente al Liguria y firmó otro doblete en el triunfo ante la Roma (4-0). “Es mi familia belga, empecé a jugar con ellos en 2017 y estoy encantado. Este es un proyecto muy bonito, encabezado y organizado por el capitán de Charleroi, Jean-Michel Bertinchamps, que es un loco enamorado del fútbol, siempre está pensando en cómo crecer y evolucionar con este deporte y se le ocurrió la idea de formar una Liga Europea, que tiene muy buena pinta y en un futuro tiene visos de poder crecer en cuanto al número de equipos participantes”, apunta.

Después de más de 20 años vistiendo la elástica de la selección española, el malagueño se perdió el último Europeo, en el que ‘La Roja’ escribió su página más triste al descender por primera vez a la segunda división. La Federación Española de Deportes para Ciegos le cerró las puertas a él y a algunos de los compañeros que tras los Juegos Paralímpicos de Tokio 2020 firmaron una carta pidiendo la dimisión del cuerpo técnico. Llegó un nuevo seleccionador, que, atado de pies y manos, no pudo contar con el grupo que tantos éxitos ha cosechado y que tenían a España en la élite de este deporte.

A sus 40 años y tras una reciente lesión de rodilla el futbolista español continúa a un gran nivel

“Todos lo pasamos mal con el descenso, aunque había gente que se creía que nos alegrábamos e incluso nos acusaba de ello. Después de tantos años de lucha con muchos jugadores de diferentes generaciones y entrenadores, es una pena que España desapareciera del primer escalón europeo. El resultado obtenido tiene muchas consecuencias a nivel deportivo, eso implica no ir al Mundial y, por consiguiente, no ir a los Juegos de París 2024, es jodido perder un ciclo entero.  Me dolió por el fútbol, por su historia y por muchos de los chicos que fueron a ese Europeo y lo estaban pasando mal, se comieron un marrón que no se merecían. Espero que en un futuro tengan otra opción y les vaya mucho mejor”, recalca.

El paleño, que ha ganado seis oros, dos platas y un bronce en europeos, dos platas y dos bronces mundiales, así como dos bronces paralímpicos en Atenas 2004 y Londres 2012, ya estuvo casi tres años sin vestir la elástica de España, aunque regresó en 2017. “Lo de ahora lo asumo de forma muy diferente, la primera vez me pilló en pleno apogeo de mi carrera y fue muy injusto, pero tuve una segunda oportunidad que aproveché con creces”, confiesa.

A comienzos de 2023 se llevará a cabo una concentración en Madrid y, de momento, no ha recibido ninguna llamada. Es consciente de que tanto él como varios de los futbolistas que alzaron la voz (Adolfo Acosta, Sergio Alamar, Youssef el Haddaoui o Javi Muñoz) pidiendo cambios, lo tienen complicado para estar en la lista. “Mentiría si digo que no me gustaría regresar, pero antes el no volver me quitaba el sueño, ahora no. Pienso que algo podría seguir aportando, pero primero se tiene que producir una llamada y en ese caso, tendría que ver en qué situación mental y física me encuentro. Soy el primero que no quiero estar en un sitio donde no puede aportar. Así que en un futuro se verá”, apostilla ‘Niño’, un goleador incombustible.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí