COLOMBIA: Delfo Arce, con el alma mira hacia Londres 2012

0
35
Delfo Arce usualmente entrena en el estadio Romelio Martínez y en la Universidad del Atlántico. Aún espera la prometida pista del Metropolitano.

elheraldo.co – Así prefiriere mantenerse despierto para disfrutar el vivir, en lugar de quedarse en pesadillas o lamentaciones.

“Mi meta en 2012 es llegar a Londres para ganarme una medalla en los Juegos Paralímpicos”, manifestó Delfo con seguridad, la misma que le ha permitido andar por doquier sin lazarillo, establecer récords nacionales en 100 y 200 metros planos, al igual que colgarse preseas en varios certámenes internacionales.

“Competí en Guadalajara (Juegos Parapanamericanos) el año anterior. Allá quedé de quinto. Un logro importante de la temporada fueron las marcas que impuse en Cali (11’25 en 100 metros y 24’80 en 200). Aparte avancé en mis estudios y recibo el apoyo de Indeportes”, expresó Delfo mientras acariciaba a Juan Sebastián, su hijo menor, sintiendo el viento en su casa, ubicada en la Ciudadela 20 de Julio.

Antes y después. Un tumor maligno que progresaba en su cabeza le fue extraído a Delfo hace 10 años. Después de aquella cirugía quedó ciego y en un principio esto pareció ser lapidario para su entusiasmo, pero el amor por su familia y la pasión por el deporte han mantenido el fuego de su interior. “Cuando tenía los cinco sentidos llevé una vida muy desordenada. Ahora hasta varias personas que no gustaban de mí me felicitan por lo que he hecho. Tengo el cariño de mi gente y hoy son más las cosas que puedo hacer, que las que no puedo hacer”, manifestó sonriendo.

El padre de familia que ya tiene 31 años, fue en su adolescencia jugador de fútbol. Pero la disciplina que lo ha hecho deportista de alto rendimiento comenzó a adquirirla en 2005, estando ciego.

Aunque dos medallas de oro ganadas en un Panamericano disputado en Colorado, Estados Unidos, durante 2009, podrían verse como su hazaña más grande, para él también es importante ser comerciante de calzado, estudiante de Gestión Comercial en el Sena y haber repartido panes para conseguir los de sus hijos.

“Juan Sebastián y Kenya (sus hijos) están orgullosos de mí. Eso me hace feliz y me deja vivir tranquilo”, sentenció Delfo, quien ya pone su alma en Londres, pero no deja de reír en las entrañas de su hogar.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here