´Competir para Baleares es tan raro como ver a Messi con la camisa del Madrid´

El tetracampeón paralímpico de 24 años Enhamed Enhamed, durante una competición de esta temporada. El grancanario, del Club Illes Baleares, logró en el Europeo de 2011 tres oros. i LP / DLP

laprovincia.es – Descarta que los 4 oros de Pekín le aporten presión. «Solo cumplo retos», valora. Agradece el apoyo del empresario Anil Partap, presidente de Valsons.

– ¿Qué balance hace del 2011 y con qué expectativas afronta el 2012, año paralímpico con la cita de Londres?

– El balance del 2011 es bastante positivo, porque se trata de un año de transición preolímpico y el resultado del Europeo me eleva las perspectivas de cara a los Juegos. Por otra parte, hay resultados del Europeo de los cuales no estamos muy convencidos; habrá que corregir y mejorar pero estamos en condiciones de hacer un gran 2012.

– Los cuatro oros conquistados en los Juegos Paralímpicos de Pekín (2008) le elevaron al pedestal de la fama. ¿Conforman una losa para Londres?

– Antes sí que digamos que llevaba ese peso de lo que fue Pekín. En cuanto a lo que significó, en cuanto a resultados de subir las apuestas de cara a Londres, decidí en septiembre empezar de cero con todo lo aprendido. Porque sino arrastras los mismos patrones y haces las mismas cosas para obtener idénticos resultados en tiempos. Y eso no tiene por qué traducirse en las mismas medallas.

– ¿Sería injusto tildar de fracaso si no logra cuatro preseas en la gran cita paralímpica?

– Cualquier visión externa, acaba siendo una visión desfavorable. Es difícil el proceso y mucho más complejo que llegar y competir todo el año es aguantar. Estamos entrenando todos los días, descansaremos los domingos de aquí a marzo y luego ni eso. El proceso es tan largo y difícil que una valoración externa deja muchas cosas en el aire. Sinceramente, conseguir cuatro oros, menos o los mismos, en este momento no es tan relevante cómo sí hacer lo mejor posible. Cumplir con las expectativas y los objetivos que me he marcado. Si las metas se convierten en medallas, perfecto, y si no; estaré igual de satisfecho.

– ¿Tras sellar su pase en el próximo campeonato de España, a qué aspira en Londres?

– Los desafíos están claros como son el 100 mariposa y las pruebas de velocidad. Son tres retos y mis pruebas favoritas. La quinta, 200 estilos, aspiro a conseguir una medalla, incluso un bronce; es algo nuevo. Quiero arriesgarme.

– ¿Cómo es Maschenko, el hombre que le relegó a la plata en el Europeo de Berlín?

– Un nadador ucraniano que ya desde Atenas en 2004 ha estado en lo más alto hasta 2007. En ese año cuando yo empecé a subir en el ranking le quité los primeros puestos en 100 mariposa. Siempre ha estado detrás y se ha propuesto batirme y fue una de las cosas que se planteó en el Europeo; me lo comentó. Le respondí que nos veríamos las caras en Londres. Ha perfeccionado su técnica.

– ¿Es difícil asimilar que se ha convertido en el rival a batir en el marco internacional?

– Siempre cuando hay un deportista arriba, el resto va detrás. Soy el objetivo del ucraniano, de otro ucraniano, del chino, del japonés, del americano …Será una situación curiosa, estaremos siete ‘tíos’ en la cámara [zona para los instantes previos de la competición en la piscina] para intentar batir mis marcas.

– Uno de los momentos más agrios del pasado 2011 fue su marcha al ‘Illes Baleares’ tras su enfrentamiento con la Dirección General de Deportes ante la falta de patrocinio…

– Fiché por un club para poder competir. La valoración es que cuando llega un punto debes tomar una decisión o dejas de entrenar y competir. Si lo haces es para estar en igualdad en todos los sentidos con el resto de rivales tanto técnicamente, como en gastos para viajes. Quedaba un año y medio para Londres, fue una decisión acertada y veremos su impacto.

– ¿Qué opina del vacío de poder que existe en la Dirección General de Deportes?

– Supongo que habrá sido una decisión que la habrán meditado antes de tomarla. El deporte es una de las cosas más importantes para la sociedad. La gente cuando ve lo que logran los deportistas, siente que su ciudad o sus islas mejoran en algo, nunca hay que dejarlo de lado. Sobre todo por el resto de ciudadanos que no se imaginan un fin de semana sin fútbol (…) Cuando vienes con una medalla, es algo que a la gente apasiona. Yo recibo ese cariño; al final les hace partícipes de tus logros.

– ¿Qué importe económico aporta el club balear que se le niega en un equipo canario?

– Más que cifras, la clave reside en los viajes para el campeonato de España. O si necesitas material, desde bañadores a otra cosa. Lo que ocurrió en los primeros meses del 2011 no fue del todo negativo porque también encontré el apoyo de empresas.

– Y también apareció, como una sombra macabra, hace unos meses, el fantasma de su retirada -Enhamed solo tiene 24 años-. ¿Fue duro compaginar entrenamientos con un posible adiós a la piscina?

– Es duro porque te das cuenta de que ha pasado la mitad del tiempo y no puedes estar pendiente de otra cosa. No rindes igual. Nunca me ha gustado rendirme pero había que valorar todas las perspectivas.

– ¿Y cuándo competirá para un club grancanario?

– Me gustaría volver de Londres con las medallas para un club grancanario. Es el sueño que tengo y espero cumplir.

– Nadar para Baleares será como ver Messi jugando con la camisa del Real Madrid…

– Sí -sonríe- y es un poco raro. El Illes Baleares me ha apoyado muchísimo pero siempre se te hace extraño. Es un gran club.

– ¿Qué significó para usted recibir el Premio Roosevelt junto a Vicente del Bosque?

– Pasamos un buen momento. Es una persona tan humilde, tan clara. Fue un encuentro curioso porque habían cientos de niños pero él dedicó el tiempo preciso a cada persona. Fue especial.

– La mejor fotografía del pasado año. Un instante inolvidable en el plano deportivo.

– Volver del Europeo con las medallas y encontrar a la prensa en Las Canteras gracias al acto que compartimos con la firma que me patrocina del Grupo Valsons. Sentí mucho cariño.

– ¿Y a nivel personal?

– Compartir un acto con el periodista Iñaki Gabilondo y el cantante Víctor Manuel en Madrid. Estar con estas personalidades fue el mejor capítulo desde hace años.

– ¿Y el más crítico?

– La plata del Europeo.

– ¿Cuándo le batió Maschenko en el agua?

– No fue por eso. Fue porque no llegué a lo que esperaba y no sucedía desde hace cinco o cuatro años. Me marqué un objetivo y no lo conseguí.

– Mapa para llegar a Londres. ¿Cómo se prepara?

– Entrenamos todos los días de seis a siete horas diarias. De lunes a sábado; los domingos descansamos hasta marzo. En ese mes es el Campeonato de España y tendré que hacer la mínima para ir a los Juegos. Desde marzo entrenamos todos los días y estaremos 15 días en el sur de Tenerife. Hay otro campeonato nacional en junio. En julio y agosto tendremos concentraciones en Sierra Nevada y en Sant Cugat (Barcelona), como última fase previa a Londres [la cita paralímpica arranca el próximo 29 de agosto].

– Usted ha estado en los Juegos de Atenas (2004) y en Pekín (2008). ¿Qué tienes estas citas que las diferencian del resto de citas internacionales?

– La Villa Olímpica. Estás allí, comes y compartes minutos mágicos con gente que ha sufrido lo mismo que tú. Y tienen una repercusión mediática incomparable que definen su relevancia.

– Usted ofrece charlas de ‘coaching’ a directivos, empresarios y deportistas. ¿Qué le diría a una familia del barrio de Schamann que tiene a todos sus miembros en paro?

– Es difícil. Así en frío es complicado porque tienes que conocer a la gente. Les diría que apliquen el concepto de que mientras uno sigue vivo puede hacer cosas. Los problemas se nos acumulan pero la diferencia es que nos fijamos en los problemas y no en las soluciones. Hay que buscar habilidades y ver para qué pueden servir. Perseguir siempre las oportunidades con fe y esmero.

– ¿A quién envenenaría con el cianuro más potente? ¿A algún político que le haya decepcionado, al rival más temible?

– A nadie. Si alguien comete errores, tarde o temprano acaba con uno mismo.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here