Deporte y diversión para sensibilizar sobre la discapacidad visual

0
29
Deporte y diversión para sensibilizar sobre la discapacidad visual elcorreo.com – Lo primero que llama la atención al entrar al pabellón es el silencio sepulcral que se rompe sólo cuando el balón entra en la portería. En ese momento, el silbato del árbitro y la algarabía del público certifican que se ha marcado un gol. Los jugadores, en este caso 6 niños de 12 años, llevan los ojos tapados con un antifaz. Uno de los participantes lanza el balón con el brazo a ras de suelo.
Los cascabeles que tiene el esférico marcan su trayectoria para que los oponentes traten de detenerlo o desviarlo. No es tarea fácil, y de hecho el alboroto de los goles se oye con cierta frecuencia.
De esta forma, a través del juego y de la divulgación del goalball, la asociación Itxaropena sensibiliza a los escolares vitorianos sobre el problema de la discapacidad visual. El primer colegio que acogió esta experiencia fue ayer el de San Martín. Pero esta organización ya tiene en su agenda varios centros más para el próximo curso, uno de ellos es Mercedarias. «Es un deporte que tiene encanto en sí mismo y que nos sirve para sensibilizar a la población, explica Pedro González de Viñaspre, secretario de la asociación Itxaropena y miembro del equipo de goalball que en septiembre iniciará su andadura deportiva en la liga vasca y probablemente en la liga nacional, que cuenta con 24 escuadras.
Aguzar los sentidos

«Estamos encantados con la experiencia y parece que los niños también», reconocía González de Viñaspre mientras los chavales afinaban sus oídos para tratar de detener la pelota. «Jugar a oscuras agudiza ciertos sentidos como el oído y el tacto que los tenemos un poco perdidos y cuando te encuentras en estas situaciones te das cuenta de que son muy importantes», comenta el secretario de Itxaropena. Antes del partido, unos ejercicios de orientación con antifaz hicieron sentir «hasta miedo» a los chavales que se enfrentaron a la «sensación del vacío, de no saber qué te va a pasar, del choque, que es la realidad de la vida cotidiana de muchas personas en nuestra ciudad que se encuentran por las calles con barreras arquitectónicasi o andamios».

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here