El Amfiv se queda en cuadro al perder a Moncho Pombo y Samuel Rodríguez

0
9

El equipo revelación de la temporada pierde a dos jugadores fundamentales 

Samuel Rodríguez en un partido de la pasada temporada. CD Amfiv.
Samuel Rodríguez en un partido de la pasada temporada. CD Amfiv.

CD Amfiv. El conjunto vigués cerró el pasado sábado en el Pabellón de Bouzas, gracias a un salvador triple casi desde mediocampo de David Mouriz, un impecable inicio de temporada 2012-2013. Porque el Amfiv, tras esa canasta imposible de Mouriz, cierra el año 2012 sin haber conocido todavía la derrota. Seis partidos y otras tantas victorias dejan al conjunto de Julio Bernárdez muy cerca de lograr el objetivo marcado para esta campaña, la permanencia en la máxima categoría nacional de baloncesto en silla de ruedas, y suponen que los vigueses tengan también al alcance de la mano algo impensable al comienzo de la campaña, su clasificación para la Copa del Rey.

Sin embargo, la buena marcha deportiva del Amfiv se ve ensombrecida por otros aspectos. La pasada semana, la entidad presidida por Pablo Beiro se encontraba con un grave contratiempo para su economía al conocer la sanción que le imponía la IWBF-Europa por la renuncia a organizar la pasada Fase Final de la Copa André Vergauwen. La multa supone un duro palo a la maltrecha economía de un club que no dispone de patrocinador puesto que todavía negocia con Aldasa su renovación y que, además, por tercer año consecutivo se ha visto obligado a reducir en un cuarenta por ciento su presupuesto. Por si esto no fuera suficiente, ahora empiezan a llegar también malas noticias a la parcela deportiva.

Hace escasos días, el director deportivo del Amfiv, José Antonio Beiro, conocía la decisión de abandonar el equipo de uno de los jugadores que más temporadas ha vestido la camiseta viguesa, Moncho Pombo. El jugador clase 1 de Corme, después de ocho campañas en el Amfiv, comunicó su intención irrevocable de dejar el club de forma inmediata por motivos laborales ante la sorpresa generalizada de compañeros, técnicos y demás miembros del Amfiv.

No se acabaron ahí los contratiempos porque José Antonio Beiro se ha encontrado en los últimos días con otra desagradable novedad en lo que a su plantilla se refiere. En este caso se trata de un problema médico del joven Samuel Rodríguez, quien más que presumiblemente tendrá que pasar por el quirófano el próximo mes de febrero con lo que casi con total seguridad se perderá lo que resta de temporada.

Estas dos bajas dejan al Amfiv muy tocado puesto que  la plantilla ya era corta debido a las limitaciones presupuestarias pero se vuelven especialmente preocupantes al tratarse de dos jugadores con una puntuación baja (Moncho Pombo es un clase 1 y Samuel Rodríguez un 0,5). “Es cierto que el equipo queda colgado por un hilo. La posibilidad de disponer de una rotación pasa por el único jugador clase 1 con el que contamos actualmente, Santi Comesaña. Si Santi se lesiona, enferma o se carga de faltas en un partido, nos quedamos sin opciones. Sólo tendríamos una combinación posible de jugadores. No debemos olvidarnos de que en el baloncesto en silla cada jugador tiene una puntuación en función de su lesión y movilidad y entre los cinco que están en la pista no pueden sumar más de 14,5 puntos. Ahora sólo tendríamos un jugador clase 1 en la plantilla y eso supone una tremenda limitación”, explica Beiro.

La solución podría pasar por intentar buscar alguna opción en el mercado, tal y como demanda el cuerpo técnico y estudia la directiva. “Soy plenamente consciente de que esta situación es difícil pero no sólo a la hora de afrontar los partidos sino también para entrenar cada día. Afortunadamente, contamos con chicos de las escuelas como Luismi o Brais que nos están echando una mano para completar los entrenamientos de la primera plantilla. Lo normal en cualquier otro equipo sería fichar a un nuevo jugador clase 1 pero nosotros contamos con una limitación enorme en ese sentido: nuestro presupuesto. En el momento actual, sin patrocinador y teniendo que hacer frente al pago de la multa impuesta por la IWBF-Europa, no estamos en condiciones de presentar una oferta digna a ningún jugador”, resalta el director deportivo del conjunto vigués.

Pese a todo, Beiro no cierra completamente las puertas. “Es muy difícil pero vamos a agotar todas las posibilidades, todas las vías, para intentar conseguir la financiación que nos permita buscar a otro jugador clase 1 que cubra las bajas de Moncho y Samuel. Sólo si conseguimos ese dinero y encontramos a un jugador que acepte venir por el poco dinero que podemos ofrecer, ficharíamos. Lo que está claro es que no vamos a hipotecar el club pero nos daría muchísima pena que la increíble marcha del equipo esta campaña se vea truncada por algo así. Los jugadores y el cuerpo técnico han hecho un trabajo excelente para cerrar el año invictos y nosotros trataremos de poner todo lo posible de nuestra parte para que ellos puedan seguir trabajando en las mejores condiciones posibles”, concluye José Antonio Beiro.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here