El deporte te da aire

0
23

El Ibiomed demuestra que el ejercicio mejora la capacidad vital de los dependientes.

David Suárez Iglesias y Gerardo Villa hacen una prueba de capacidad pulmonar con un voluntario.Secundino Pérez
David Suárez Iglesias y Gerardo Villa hacen una prueba de capacidad pulmonar con un voluntario.
Secundino Pérez

Carmen Tapia/diariodeleon.es. La práctica de ejercicio y la actividad deportiva mejora la potencia de los pulmones, aumenta los niveles de fuerza y la movilidad articular de las personas cono una gran dependencia. La afirmación está respaldada por la investigación realizada por un equipo de profesionales de medicina deportiva del Instituto del Instituto de Biomedicina (Ibiomed), Universidad de León.

En la investigación participaron 40 personas institucionalizadas en el Centro de Referencia Estatal de San Andrés del Rabanedo durante los años 2009-2011, un trabajo subvencionado con 20.800 euros por el Imserso en el marco de Referencia Estatal de Discapacidad para la promoción del ejercicio físico para mejorar la salud de las personas.

El trabajo, dirigido por el catedrático de Educación Física, Gerardo Villa y la ex directora del CRE, Nuria Mendoza, forma parte del master del becario David Suárez y la colaboración de María Rudiera Hidalgo y Federico Caro Carlón, licenciados de Actividad Física del Deporte.

Durante la investigación se ha valorado la fuerza y la capacidad muscular y respiratoria de las personas grandes dependientes, con edades comprendidas entre los 24 y los 62 años. Los investigadores dividieron a los voluntarios participantes en el estudio en dos grupos: los que practicaban Boccia (deporte paralímpico similar a la petanca) y los que no participaban en ese entrenamiento. El objetivo era medir si la práctica deportiva resultaba útil para revertir o mejorar la degeneración causada por la discapacidad. «Una de las deficiencias de las personas en sillas de ruedas es que tienen menos capacidad respiratoria, lo que genera más fatiga y hace a los pacientes más reticentes a hacer ejercicio», explica Gerardo Villa. «Entre los pacientes estudiados había personas con discapacidades físicas, como parálisis cerebrales, y otros tenían enfermedades degenerativas. Las personas con discapacidad física pierden masa muscular, pero esa pérdida es mayor en las personas con enfermedades degenerativas».

Los resultados del estudio son alentadores. Todos los discapacitados que practicaron Boccia mejoraron su capacidad vital de fuerza y respiratoria en un año en un 13,3% y aumentaron la movilización del aire en un 17% en un segundo, a la vez que incrementaron el flujo respiratorio en un 18%. Todos los parámetros ergorespiratorio mejoraron entre un 13% y un 18%. «En nuestras conclusiones demostramos que los que más se machacaron haciendo deporte mejoraron un 28% más que el resto», explica Villa.

Los participantes en la investigación aumentaron en un 15% los niveles de fuerza isométrica —medidas con dinamómetros— y los niveles de movilidad articular. «Significa que todos los indicadores de manejo de situaciones cotidianas son más fáciles. Hemos demostrado que el deporte hace a las personas menos dependientes y afrontan mejor las enfermedades a las que están expuestas».

Las personas participantes en el estudio, tanto las que practicaban Boccia recreativa tres días a la semana como los que lo hacían para competición dos horas al día «mejoran su capacidad respiratoria, aunque a distintos niveles».

El equipo ha demostrado que los efectos del deporte es más notable en las personas más afectadas por su discapacidad. «También hemos descubierto que las personas discapacitadas físicas se benefician más que las que tienen enfermedades degenerativas, pero también mejorar porque el deporte revierte los síntomas que padecen».

Los investigadores temen que los recortes presupuestarios para la investigación pueda dejar en el aire la continuación de esta investigación, que ya está en diseño. «El de León es el único centro que tienen contratados a licenciados en Educación Física del Deporte para hacer trabajos por la salud», asegura Villa.

David Suárez agradece la disponibilidad de todos los pacientes del CRE de San Andrés «que hicieron un gran esfuerzo para participar».

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here