El paralímpico Santi Sanz denuncia las barreras en instalaciones deportivas

El atleta paralímpico Santiago Sanz, durante su intervención ante el Pleno de Albatera, ayer. :: F. A.

laverdad.es – La dura historia de Santiago Sanz fue el relato con el que ayer cerró el Pleno de la Corporación municipal de Albatera. Con voz quebrada, uno de los mejores atletas paralímpicos de España contó el esfuerzo que ha tenido que hacer durante el último mes para poder entrenar en el gimnasio de la piscina municipal climatizada. El joven corredor de fondo exigió al alcalde, Federico Berná, que tome medidas urgentes para que la sala de musculación y el edificio polivalente anexo dispongan de un acceso para personas con problemas de movilidad.

El atleta pidió esta medida, que es de obligado cumplimiento para todos los edificios públicos, y que se recoge en la Ley de Accesibilidad del 2004, si bien la construcción del centro deportivo se remonta al 2007, por lo que Sanz no solo culpo a los actuales dirigentes. El atleta profesional explicó que debe entrenar dos días a la semana en la piscina, y para ello «tengo que arrastrarme por una escalera, algo que la mayoría de personas no haría». Por este motivo preguntó al regidor, que también es concejal de Bienestar Social, cuáles son las soluciones a tomar.
Sanz matizó, por si había pocos obstáculos, que durante dos semanas el acceso provisional al pabellón de la piscina quedó cerrado por unas obras de adecuación del paseo que conecta las instalaciones con la Avenida del Calvario. Sanz denunció que «he tenido que esperar varios días a que alguien pasara por allí y me ayudara, porque no se pudo hacer una rampa provisional que hubiera costado 1.000 euros».
Por su parte, el primer edil dijo que el asunto «se estaba tratando» y que «un diputado provincial tenía el tema sobre su mesa para poder dotar de una subvención para el próximo año», aunque no pudo asegurar si la Diputación Provincial destinará una partida para una plataforma elevadora que cuesta entre los 16.000 y 20.000 euros. El atleta paralímpico dijo que «no lo pido únicamente para mí, cualquier persona que pase por un proceso de rehabilitación o que tenga una minusvalía lo necesita».
La dura historia de este albaterense, que está becado economicamente por el Ayuntamiento desde que es profesional, se agravó tras la vuelta de una competición que disputó en Japón. «El paso por los colegios estaba cerrado, en las obras no se había dejado un pasillo accesible que es obligatorio por Ley, y para colmo, en el área de Obras desconocían el problema», dijo el corredor.
Así las cosas, describió cómo tras varias reuniones con el concejal de Deportes, Juan Manuel Cánovas, se pactó construir una rampa de acceso desde las piscinas al aire libre, pero «mi sorpresa fue mayúscula cuando me respondieron que no se había hecho porque en esas semanas había llovido mucho». El alcalde dijo desconocer esta situación, y que compartía su opinión, argumentando que el edificio polivalente, donde se encuentra el psicólogo y la asociación Arca, está a la espera de otra subvención diferente de la Generalitat Valenciana. El edil recordó que en la rehabilitación ya se ha previsto porque «se ha preparado un hueco para el ascensor».
Santi Sanz deseó a toda la Corporación y a todos los familiares de sus miembros que no tuvieran que pasar por la empinada escalera hacia el gimnasio de la forma que lo hace él. El deportista advirtió que con una denuncia se podría cerrar el centro por incumplir la Ley de Accesibilidad, porque «no se deberían abrir espacios públicos a los que no pueda asistir todo el mundo», y agregó que «nunca me había imaginado que tendría que acudir al Pleno para exponer este problema». El atleta no entiende cómo con un presupuesto para 2012 de más de siete millones de euros «no se puede construir la plataforma».

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here