Estas medallas no se regalan

0
10

Vicente Gil, David Casinos, Ricardo Ten y Ruth Aguilar, ayer en el aeropuerto de Manises. levante-emv.com – David Casinos Sierra (Moncada, 1972) llega de Londres satisfecho. Han sido, en su opinión, «los mejores Juegos Paralímpicos de la historia». Regresa con el oro en el lanzamiento de disco – disciplina que se le resistía-, y con la sensación de ir cumpliendo los retos marcados. Sólo un pero: «No haber podido repetir el oro en peso». Una modalidad en la que acumulaba tres medallas Sydney (2000), Atenas (2004) y Pekín (2008). «El nivel era muy alto, lo cual ha servido para demostrar que el deporte paralímpico está en pleno auge», explicaba, y aseguraba que esta cita paralímpica ha tenido «la mejor cobertura de todos los tiempos». «Nos hemos sentido muy bien y muy respaldados», confesaba el atleta invidente. «Hemos demostrado que tenemos mucho que aportar y que estas medallas no se regalan, que valen lo mismo que las olímpicas», lanzaba Casinos.

En el aeropuerto le aguardaban familiares, amigos, y Ximena, su perra-guía. Optó por dejarla en casa de unos amigos primero y después en casa de sus suegros. «Sé que allí, con tanta gente, se hubiera puesto muy nerviosa», justificaba. En Londres se movió «sin problemas» con su esposa, Celia, su otra «guía». Ayer, Ximena no dudó en avalanzarse sobre Casinos nada más aparecer por la puerta de Llegadas de Manises. «Supongo que me habrá echado de menos pero habrá estado tranquila, porque estos perros están adiestrados y preparados para eso», comentaba, aunque acto seguido reconocía: «algo rara se habrá sentido al no tener ordenes de trabajo que cumplir».

Ricardo Ten (Valencia, 1975) coincidía con Casinos al apuntar la gran competitividad de estos Juegos, en los que esperaba haber cosechado algo más que el bronce en natación. «Estoy un poquito decepcionado, pero viendo que el nivel ha subido mucho confieso que hacer podio es algo que hay que valorar», argumentaba un deportista con seis medallas olímpicas en su palmarés. De Londres vuelve con la sensación de sentirse valorado. «Se ha podido ver que el deporte discapacitado está muy vivo», recordaba. «En los canales de televisión había un gran seguimiento de la competición», relataba, para acto seguido incidir en la doble misión del paralímpico: la deportiva y la social. «Tenemos que ser un ejemplo de superación para la gente», expresaba Ten. «Hay que acabar con el estereotipo del cojito al que se le regala todo, nosotros tenemos que pelear por las cosas y demostrar que podemos conseguir lo que nos propongamos», según Casinos.

Ruth Aguilar (Valencia, 1975) y Vicente Gil (Carpesa, 1976) también fueron recibidos con todos los honores. Aguilar, finalista en lanzamiento de peso y jabalina en Londres 2012 y Gil, que también disputó la final de 50m braza, quedaron sorprendidos por la calurosa bienvenida. Aunque hoy tienen la agenda repleta de actos institucionales, una vez se apaguen los focos empieza su verdadero trabajo: el de concienciar al que quiera oirles «de que cualquier reto es posible».

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here