Interrogamos a… Ismael García

0
8
Ismael García, jugador del Fundosa. Prensa CD Fundosa Once
  • Cerebral, a la par que expresivo, irradia lucidez en sus razonamientos, pero también expresividad campechana, con la que expande energía positiva al entorno que le rodea.
  • Es capaz de echarse a sus espaldas a todo un equipo en momentos resolutivos para ganar una Copa del Rey a los 26 años y también de acabar desconsolado ante una dolorosa derrota.

Prensa CD Fundosa ONCE – Natural de La Laguna (Santa Cruz de Tenerife), en poco más de un mes cumplirá 37 años, los últimos 18 de ellos con el sello adictivo del baloncesto en silla de ruedas, un deporte que le apasiona y que le puede llevar este año a estar tres semanas en Londres para vivir sin quizá poder contarlo, porque a veces no puede explicarse, la mejor experiencia para un deportista con discapacidad: los Juegos Paralímpicos.

García debe su sobrenombre de “Maki” al personaje de “Makinavaja: el último choriso”, el popular personaje que Ivá dibujó en forma de historieta para la revista “El Jueves” entre 1986 y 1994, y no porque sea un delincuente común a caballo entre justiciero y filósofo, sino porque un día fue a entrenar con sus compañeros del Ademi Tenerife, allá por septiembre de 1994, cuando comenzaba en esto del baloncesto en silla de ruedas, y uno de sus compañeros, Manuel Pimienta, le dijo: “Tú no eres Ismael, a partir de ahora eres Maki”. Las patillas y el tupé acercaban que gastaba entonces le acercaban al protagonista del cómic.

Ismael García nació con neurofibromatosis, de manera que tiene una amputación femoral en la pierna derecha y una amputación tibial en la extremidad inferior izquierda. Esta circunstancia le obligó a volar desde Tenerife hasta Madrid en su infancia y parte de la adolescencia, para ser intervenido y tratado con revisiones ortopédicas en el Hospital Gómez Ulla, hasta que se alzó a unas prótesis a sus 18 años.

Hasta entonces, “Maki” jugaba al fútbol de portero, en la calle con los amigos, mientras repetía algún que otro curso por sus estancias hospitalarias ocasionalmente prolongadas. Al cumplir la mayoría de edad, su madre llamó a la ONCE de Tenerife, que le facilitó el teléfono del club Ademi Tenerife.

El presidente del club tinerfeño, Rosendo Alonso, animó a “Maki” a presenciar el último partido de la temporada 1993-94 y poco después, el ala-pívot ahora del Fundosa ONCE se puso a entrenar, entonces con una clase 3,0 (4,0 a la temporada 1995-96, y hasta ahora).

Ismael García militó en el Ademi Tenerife cuatro temporadas, entre la 1994-95 y la 1997-98, las tres últimas en la División de Honor. En la 1995-96, los isleños lograron el quinto puesto en la liga, el mejor de toda su historia.

Después, “Maki” emigró a Zaragoza para jugar en el CAI Deporte Adaptado en las campañas 1998-99 y 1999-2000, bienio en el que consiguió un cuarto puesto liguero y copero y la segunda plaza en la Copa Willi Brinkmann disputada en Sant Feliú de Llobregat (Barcelona) en 2000, ganada por el Mideba Extremadura.

En la 2000-01, “Maki” vuelve a Canarias, pero esta vez para fichar por el Sandra Gran Canaria (ahora llamado BSR Las Palmas de Gran Canaria), con el que ha permanecido diez temporadas, salvo el paréntesis de la 2002-03, donde volvió al CAI Zaragoza.

De esta década isleña, destaca principalmente la Copa del Rey que el Sandra ganó en Alcalá de Henares en 2001. El Fundosa ONCE, dueño de todas las ligas y copas hasta el momento, partía como favorito para otro título, pero, en una final tensa, igualada y en ocasiones bronca, García anotó un triple decisivo que colocó a los canarios por delante en el marcador a falta de dos minutos y medio para el final del choque. Desde entonces, “Maki” asumió las riendas en los momentos decisivos, con una actuación que le valió su elección como mejor jugador del torneo. Tenía 26 años.

Además, logró otro título con el Sandra Gran Canaria, la Copa Willi Brinkmann disputada en Adana (Turquía) y con el Estambul Engelli de rival en la final, en 2007, en una temporada en la que los isleños se alzaron con un digno segundo puesto en la final de la Copa del Rey disputada en Olivenza y La Albuera (Badajoz), con apenas cinco jugadores.

De aquella época aún se recuerda la liga perdida por el club canarión en el último partido contra el ONCE Andalucía en Sevilla (2003-04). Los isleños, quizá en el momento más dulce de su historia, podían perder de hasta 14 puntos y cayeron de 16.

Respecto de la selección española, “Maki” García pudo haberse estrenado en el Mundial celebrado en Sidney en 1998, pero sólo pudo estar preseleccionado. Debutó en el Europeo de Roerdmond’99 (10º puesto) y siguió con el Europeo de Amsterdam 2002 (6º). Después de un paréntesis sin estar convocado, regresó para el Europeo de Adana 2009 (7º) y prosiguió con el Europeo de Nazaret 2011 (medalla de bronce).

Comenzaste tu andadura con el Fundosa ONCE ante su exequipo, el BSR Las Palmas de Gran Canaria. ¿Cómo te sentiste en aquel partido?

Bastante nervioso, aunque quería aparentar que no, pero, desde el punto de vista del equipo, era un partido muy importante porque era el primer partido de liga y en Las Palmas, una cancha muy complicada y ante un equipo totalmente renovado, como el nuestro. Desde el punto de vista personal, fue un partido muy emocionante y muy diferente a todos los que había jugado en los últimos años por todas las temporadas que estuve allí, estaba mi novia, por ver a mucha gente que conozco desde hace muchos años… Fue un partido especial.

¿Qué diferencias has notado en el Fundosa ONCE respecto de los anteriores clubes en los que has militado: Ademi Tenerife, CAI Deporte Adaptado y BSR Las Palmas de Gran Canaria?

Primero, la vida que llevo ahora a diferencia de los últimos años, en los que tenía que compaginar el tema laboral durante ocho horas al día con entrenar, como prácticamente todos los jugadores. Ahora estoy dedicado prácticamente a entrenar. Y el nivel de entrenamientos, con más horas, y las instalaciones disponibles, prácticamente todos los días a cualquier hora de la mañana para poder ir al gimnasio, a tirar o a rodar. Y luego por el nivel técnico de jugadores, es el equipo con más nivel de los que he estado. A su vez, el nivel de exigencia es mucho mayor. En líneas generales, hay un nivel mucho más alto en todos los aspectos. Todo no es que sea mejor ni peor, pero hay diferencias en el tiempo que tengo disponible para poder trabajar en esto y la logística que tiene el equipo de pabellones y horarios para que puedas aprovechar esas horas libres.

¿Cómo ves tu evolución en el equipo a medida que avanza la temporada?

Bastante bien. Cuando llegué estaba bien porque vine de Israel (donde jugó el Campeonato de Europa). Tuve unos cuantos días para descansar mucho, con lo cual llegué aquí casi para empezar la temporada y los jugadores que no fueron a Israel ya estaban más rodados unos cuantos días en pretemporada. Al principio, desde el punto de vista físico me costó bastante por el nivel de exigencia de entrenamiento físico, más dos horas de entrenamiento en una cancha de goma. Pero he ido de menos a más y estoy muy contento. Y en lo que queda de temporada, espero que salga todo perfecto para mí y para mi equipo también.

¿En qué momento te has encontrado mejor?

Desde el punto de vista físico, me empecé a encontrar bastante bien acabando el año pasado, mediados de noviembre y final de diciembre. En estos momentos, físicamente me encuentro bastante bien, he perdido algo de peso, lo que también se nota a la hora de poder rendir en los entrenamientos y en los partidos. Tengo que sumar para el equipo.

Tuviste una gran responsabilidad en la Copa del Rey que el Sandra Gran Canaria ganó en 2001 en Alcalá, la primera que no logró el Fundosa ONCE. ¿Cómo recuerdas aquel partido?

Fue increíble. Todavía ahora sigue siendo uno de los mejores momentos de mi carrera deportiva. Evidentemente, fue un partido muy complicado porque el Fundosa ONCE, tenga los jugadores que tenga, siempre tiene que aspirar a ganar todo. Tuve una muy buena actuación, Rafa Muiño jugó increíble, Lolín Afonso jugó increíble ese torneo también y la final, Juan Rodríguez, que estaba como punto 1, estuvo espectacular y Manolo Rodríguez dedicándose a dar asistencias, como siempre. Todos los partidos del Sandra para el torneo se plantearon muy bien y tuvimos ese puntito de suerte, de plasmar lo que el equipo quería. Fue espectacular ganar una Copa del Rey no porque fue al Fundosa ONCE, que lo ganaba todo, sino porque para el Sandra fue el primer título de Copa del Rey. Para el equipo fue increíble, el principio de unos cuantos años muy buenos.

¿Consideras que la liga española de baloncesto en silla de ruedas es la mejor de Europa?

No lo sé. En mi humilde opinión, el nivel ha descendido esta temporada. Primero, porque hay menos equipos y menos meses de competición. En segundo lugar, porque se han quedado sólo dos equipos que aspiran por el título, el CID Casa Murcia Getafe y nosotros. Podría estar también el Fundación Grupo Norte, todo el mundo contaba con ellos, pero el BSR Las Palmas puede acabar incluso tercero en la liga. Otros años sí que podría decir que la liga española estaba como la de Italia o de Alemania. Yo no diría que es la mejor, pero Italia, Alemania y España tienen las más fuertes, aunque insisto, este año creo que el nivel ha descendido en la liga.

¿Qué crees que le falta y qué le sobra a la liga española?

Lo que le falta a la liga española es hacer play offs, como hubo en su momento, y tener una competición bastante más larga; normalmente, la competición siempre ha sido de octubre a junio y ahora va a acabar a finales de abril, es poco tiempo. El resto es un tema de los equipos, que puedan conseguir más patrocinadores para poder tener un nivel competitivo más alto porque ahora mismo hay dos o tres equipos que acaparan todos los mejores jugadores y hay otros equipos bastante buenos, pero su nivel económico es mucho menor y no pueden tener acceso a poder fichar a jugadores para tener una liga de diez equipos muy fuertes. Los play offs estarían bien para el periodismo deportivo, de cara a tu localidad y para vender y conseguir patrocinadores privados o públicos, pero no se me da bien hacer de político y no podría decir qué más podría venir mejor a la liga. Lo demás creo que está bien. Y sobrar, no sé qué le podría sobrar. Hombre, el tema arbitral sigue siendo muy lamentable y este año lo veo peor que nunca. También es verdad que algunos árbitros que tenían muy buen nivel no están arbitrando, pero ahora el nivel arbitral es muy deficiente, en mi opinión. Eso podrían arreglarlo de alguna manera.

¿Hasta cuándo te ves compitiendo en baloncesto en silla de ruedas?

Pregunta complicada. No lo sé. Evidentemente, este deporte me gusta mucho y si el cuerpo aguanta puedo seguir jugando a un buen nivel. También es cierto que si consigo estar convocado para Londres 2012 me puedo plantear las cosas de otra manera en un futuro. Esto no quita que vaya a abandonar el barco radicalmente, ahora mismo no me planteo eso porque estamos inmersos en muchas competiciones, pero para la temporada que viene o futuras temporadas, en principio, hasta que el cuerpo aguante. También el “coco” influye mucho, puedes estar muy bien físicamente pero verdaderamente no estar tan motivado. No sé, no tengo ninguna fecha para retirarme definitivamente, pero sí que es cierto que con la edad que tengo uno se plantea muchas cosas, no sólo el retirarse, sino el futuro de uno mismo.

¿De qué depende?

Independientemente de acudir a Londres 2012 o no, depende de muchas cosas. Tengo mi novia en Las Palmas, llevo muchos años con ella, pero también jugando a baloncesto y nos hemos perdido muchísimas cosas, también con mi familia, que está en Cádiz, y de poder acudir con mis amigos en Tenerife… Esas cosas ya me llaman mucho más a la puerta que antes. En principio, el deporte lo seguiré haciendo de una manera u otra, no depende de nada en concreto, sino de de mí mismo y pienso que quizá pueda seguir jugando o un año sólo, pero no lo sé.

¿Te ves entrenando a algún equipo?

Siempre he dicho que no, que no quiero entrenar porque es una labor muy complicada no sólo por el tema táctico, sino por llevar un grupo. Sí se me ha pasado por la cabeza estudiar cuando deje el baloncesto de alta competición y plantearme ser entrenador. ¿Por qué no?

EL CUESTIONARIO

Un sueño: ir a los Juegos Paralímpicos de Londres 2012 y traer una medalla para España.

Comida favorita: la pasta.

Color favorito: el negro.

Un libro: “Rebelde con causa”, de Robert M. Lidner (1944).

Una película: “Seven”, de David Fincher (1995).

Un grupo musical: Crazy Cavan.

Una serie de televisión: “The walking dead”.

La última película que ha visto: “Infierno blanco”, de Joe Carnaham y protagonizada por Liam Neeson (2012).

Actriz favorita: Salma Hayek.

Actor favorito: Morgan Freeman.

Un instrumento musical: el contrabajo.

Una prenda de ropa: pantalón vaquero azul.

Las vacaciones favoritas: a Tenerife.

Un ídolo deportivo, en general: Michael Jordan.

Un ídolo en el baloncesto en silla de ruedas: Manolo Rodríguez.

Un momento de tu carrera deportiva: cuando en Israel nos clasificamos para los Juegos Paralímpicos.

Qué opinas de la política: que los políticos no hacen nada porque lo que manejan esto son corporaciones.

Un momento del día: el desayuno.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here