La competición, desde el otro lado

0
33

Tiempos Paralímpicos acerca desde hace dos años el deporte adaptado a alumnos de Castilla y León

Los alumnos de Castilla y León pudieron saber lo que siente un deportista paralímpico por un día.elnortedecastilla.es – Muchos analistas coinciden en que la interminable crisis económica en la que seguimos inmersos lleva consigo implícita una crisis de valores. La sociedad ha evolucionado de tal forma que ahora tiene sus miras puestas en fomentar el acopio de bienes materiales. Hace tiempo que las personas han pasado a un segundo plano. Estas afirmaciones pueden estar repletas de razón, pero no por ello dejan de aparecer ejemplos que las contradicen. En enero de 2013 se inició Tiempos Paralímpicos, una campaña de sensibilización que pretende romper barreras y acercar el deporte adaptado a los alumnos de los centros educativos de Castilla y León.

Esta iniciativa nació después de que, en septiembre de 2012, la Junta se pusiera en contacto con la Fecledmi (Federación Polideportiva de Discapacitados de Castilla y León), que intentaba desde hace tiempo poner en marcha un proyecto de estas características. Tiempos Paralímpicos toma su modelo del ‘Paralympic School Day’, una jornada formativa en la que los alumnos reciben un tríptico informativo y una charla por parte de monitores especializados y deportistas paralímpicos. Además, los niños tienen la posibilidad de probar de primera mano modalidades específicas del deporte paralímpico, como el baloncesto en silla de ruedas, el ‘goalball’, la boccia, el ‘sitting voley’, o el hockey adaptado.

Historias personales

El proyecto ha contado con la colaboración de deportistas paralímpicos castellanos y leoneses como Ester Rodríguez, Pablo Martín o Alejandro Sánchez, un aspecto fundamental para que el mensaje cale más hondo. Martín, miembro del equipo nacional de baloncesto en silla de ruedas que participó en Atlanta 1996, afirma que la implicación de los chicos ha sido altísima durante este tiempo: «Los chavales son como esponjas, y acaban asimilando todo lo que les expones». A su vez, Martín destaca la actitud de los jóvenes ante la discapacidad, en contraposición a muchas personas de mayor edad: «Los chavales ven el deporte adaptado dentro de la normalidad. No se sorprenden cuando, por ejemplo, les dices que Teresa Perales tiene las mismas medallas olímpicas que Michael Phelps. Hay mucha gente mayor que nos ve como paralíticos que no podemos hacer nada, pero los chavales en cambio asumen con naturalidad que una persona discapacitada pueda llegar a disputar un Mundial o una Olimpiada», afirma Martín, quien explica que el contenido de sus disertaciones suele variar en función de las inquietudes de los alumnos: «Nosotros les damos unas pautas, pero en definitiva las charlas se acaban haciendo en función de lo que vayan preguntando». Esas cuestiones normalmente abordan temas que trascienden el ámbito deportivo, lo cual no hace sino reforzar aún más la idea de superación vital que se quiere transmitir: «A los chicos les interesa conocer apectos del día a día, no solo el tema teórico. Al final, estas charlas se convierten en una lección de vida. Para mí es muy bonito poder contar mi historia y que eso sirva para que se conciencien sobre la discapacidad. Es de lo mejorcito que me ha pasado», afirma Martín.

Ester Rodríguez es otra de las deportistas que ha colaborado con Tiempos Paralímpicos. La nadadora palentina fue octava en los 100 braza de su categoría en los Juegos de Pekín 2008, y se muestra satisfecha con el trabajo realizado en los dos años de desarrollo del proyecto: «En todos los institutos hay niños con dispacidad, y esto les ayuda a que los demás los integren con facilidad. Además, al practicar diferentes modalidades aprenden mucho sobre el deporte adaptado. Está siendo muy positivo». Al igual que Martín, Rodríguez expresa su alegría por la buena predisposición que ha observado en los jóvenes, pero también en los profesores: «Han estado todos muy implicados. Los chicos se han divertido mucho y los profesores han estado en todo momento con ellos, preguntando e informándose sobre nuestras actividades», explica Rodríguez, quien cree que su colaboración y la de otros deportistas paralímpicos resulta clave para llegar a los chicos: «Los niños prefieren las historias personales. Durante la charla es habitual que les pongamos vídeos acerca de nuestros logros y les contemos anécdotas. Hace que el proyecto sea más real».

Tiempos Paralímpicos también ha constituido una buena experiencia para los monitores. Uno de ellos ha sido Ander Lesaka, que califica como «una gozada» haber trabajado en el proyecto, debido, en gran parte, a la buena predisposición del alumnado: «A nivel personal ha sido fantástico ver cómo respondían los chavales. Por supuesto que ha habido de todo, pero en general han estado muy activos». Según Lesaka, el hecho de contar con la colaboración de deportistas paralímpicos internacionales ha supuesto un apoyo fundamental para Tiempos Paralímpicos: «No es lo mismo que hable un monitor a que hable una persona que sufre discapacidad. A los chicos les llega mucho más escuchar a un deportista profesional».

Más allá de mostrar a los alumnos lo que es el deporte adaptado, Tiempos Paralímpicos tiene objetivos menos tangibles, pero quizá más valiosos. Según afirma Ester Rodríguez, la finalidad fundamental del proyecto no es otra que la de «difundir valores», y hacerlo en un tiempo en el que se dice que esos valores están en entredicho, tiene todavía más mérito.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here