La ilusión que mueve a Cristián Valenzuela en Toronto

0
10
Cristian Valenzuela
Cristian Valenzuela

Carta Abierta. Durante el último tiempo, Cristián Valenzuela prácticamente desapareció del mapa, lo que era extraño considerando que el atleta es abanderado nacional en los Parapanamericanos de Toronto, que comienzan este viernes, y una de las más fuertes cartas de medalla en la delegación de 58 deportistas.

Pero todo tenía una razón. “Estuve en Cuba durante dos semanas entrenando junto a mi equipo. Decidimos hacerlo allá, lejos de Chile, porque queríamos estar tranquilos”, detalla el medallista olímpico y bicampeón mundial. Había motivos. “Estoy tratando de sacar dos negocios, tengo mi fundación y la idea era un poco alejarme de Santiago y de todo eso para llegar mejor a Toronto”, reconoce desde Canadá, donde llegó en la madrugada del lunes.

Y dándose cuenta de cómo está la ciudad, Valenzuela admite que fue un acierto. “Está muy caluroso Toronto y entrenar en La Habana fue igual. Buscamos entrenar con más calor para volver a un ambiente de menor temperatura”, detalla.

También, el retiro caribeño de dos semanas sirvió para compenetrarse con su nuevo guía, Mauricio Valdivia: “La idea era afiatarnos como equipo”. Valdivia y Raúl Peña serán los dos que Valenzuela usará en las dos pruebas en donde tomará parte en los Parapanamericanos, los 1.500 y los 5.000 metros. “No hemos decidido cuál estará en qué prueba, eso es decisión de mi técnico Ricardo Opazo. Pero cualquiera está en condiciones, aunque con Raúl nos conocemos más”, explica.

A propósito de guías, uno de ellos hizo noticia en Toronto hace días, pero no de las buenas: el dopaje de uno que estuvo con él hace tiempo, Cristopher Guajardo. “Como estuve desconectado en Cuba, sin llamar ni a mi mamá, no supe lo que pasó con él”, confiesa.

Cuando supimos fue una lástima. Cristopher fue parte importante de mi carrera y no me es ajeno lo que le suceda. Sentí pena por él”, dice. La separación entre ambos, explica Valenzuela, se dio en buenos términos pero hoy no se hablan. “No tengo ninguna relación con él, siguió su carrera y yo la mía. No tengo ningún problema con él y le agradezco por ser parte de una de las medallas más importantes de mi carrera”, refiriéndose al oro paralímpico de Londres 2012.

Banderas y promesas

A Valenzuela no le molesta ser la principal figura del paralimpismo nacional y que sea la gran carta de medalla para esta cita. Lo asume con normalidad, aunque en el caso de las preseas aterriza la expectativas. “Un podio sería muy bueno. Ahora, mientras más claro sea el color de la medalla, mejor”, dice entre risas. En los cinco mil cree tener más opciones de triunfo, explica.

Lo que asume con más felicidad es la bandera con la que encabezará a la delegación en la ceremonia de apertura de los juegos. “Es una tremenda bendición llevarla. Fui abanderado en los Odesur de Santiago y fue hermoso. ¿Me sentía seguro de ser abanderado? No puedes. Tengo a grandes compañeros a mi lado, como Cristián Dettoni, Francisca Mardones, Juan Carlos Garrido… Imposible hacerlo”.

Con esa bandera y con lo que haga el equipo, Valenzuela espera seguir generando ruido con el movimiento paralímpico, del cual se siente un pionero. “Me he dado cuenta, por ejemplo, de que cuando estuvimos en Río 2007 había pocos medios siguiéndonos y ahora están mucho más pendientes de nosotros. Hemos ido ganando espacio con el tiempo y esperamos que esta vitrina se siga ampliando”, asegura.

Igualmente se extrañan cosas, explica: “Nos falta todavía. La presidenta dijo que nos iba a construir un Centro de Alto Rendimiento para deportistas paralímpicos y ese espacio se hace necesario. Pero no existen plazos ni montos, nada. Tampoco quiero que ese CAR se haga lejos, donde nadie pueda llegar. El anuncio es importante, pero necesitamos que las cosas sean más claras, con números, plazos. El deporte se desarrolla con cosas concretas”.

La fe, de todas maneras, está en Valenzuela. “Debemos ser positivos, hay que agradecer todo el apoyo. Me da esperanzas”. Las mismas que él tiene de colgar un nuevo oro en su ilustre palmarés.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here