La mirada de Enhamed Enhamed

0
10

Cronómetro de récords.

Enhamed Enhamed
Enhamed Enhamed

—Acabas de lograr el récord del mundo en 50 metros mariposa. ¿Cómo te sientes?

—Es algo que sabía que podía lograr hoy. Es una marca para la que estaba trabajando desde hacía mucho tiempo—respondió  Enhamed Enhamed (Las Palmas de Gran Canaria, 1987), en la terraza del Club Natació Barcelona, con las manos apoyadas en la hamaca.

Con su primera respuesta me relajó. Aparqué dudas absurdas como si tenía o no sentido que le mirase a los ojos si no me iba a ver. Lo primero que supe de Enhamed Enhamed fue que era ciego, pertenecía al CN Las Palmas, había aprendido a nadar con nueve años y tenía 20 medallas en competiciones internacionales, además de 13 récords de España, dos de Europa y cuatro del mundo. En la primera pregunta, tras su primera final del Campeonato de España de Natación Adaptada de 2008, había detallado su filosofía de vida.

La entrevista acabó siendo una conversación. Incluso puede que fuese su primera conferencia, pues varios socios del club se quedaron embobados escuchándole. Cuatro récords (tres de Europa y uno del mundo) en las cinco pruebas que disputó le convirtieron en la estrella de la competición.

Volví a casa convencido de que, pese a sus 20 años, Enhamed Enhamed era la persona más segura de sí misma que había conocido nunca. Nadie le ha desbancado del primer puesto. Fui siguiendo sus éxitos (cuatro oros meses después en los Juegos Paralímpicos de Pekín; dos platas y un bronce en los de Londres…), que me parecían lógicos. Sí que era sorprendente que nadie hubiese escrito un libro sobre el mejor nadador paralímpico de la historia. Incluso pensé en ponerme en contacto con él para proponerle una biografía autorizada.

Cuando vi que Enhamed Enhamed había publicado IRON MIND. El éxito está en tu mente (Arcopress), su primer libro, seguro, de varios, sonreí. Eso no era tener olfato. Esa puntería había sido tan fácil como multiplicar por el uno.

Lo que sí que no me esperaba era cómo se sentía un año y pico antes de la entrevista que le hice: “En enero y febrero del 2007 estuve inmerso en una profunda crisis personal. Perdí todo interés por la natación, me sentía triste, angustiado y casi depresivo. En febrero llegó la época de los exámenes, pero no me presenté a ninguno […] Me sentía poco más que un trozo de carne que habla”.

Ese Enhamed Enhamed carismático, tenaz y orador que competía para sus marcas y ganarse a sí mismo, y admiraba a Michael Phelps porque “no quiere que nada sea imposible” al que había conocido no había nacido así. Había estado a punto de abandonar la natación incluso antes, se había sentido muy solo, incomprendido por algunos compañeros de profesión y pupitre, pero también por profesores y entrenadores. El deporte le había servido como refugio y trampolín para superarse y contemplar retos y ambiciones, pero también había sido una tortura.

Ese chico seguro de sí mismo también ha tenido días grises, horribles incluso. Días en los que, como dice en el libro, se sentía como un trozo de carne sin rumbo e incapaz de hacer ciertas cosas por su ceguera. Como a todos, le sobran excusas propias y de terceros para aparcar sus sueños.

Solemos valorar al deportista, sobre todo, por su presente, y nos olvidamos de que también tiene problemas, miedos e inseguridades. Enhamed Enhamed no ha sido ni es una excepción: también duda. Aunque al contrario que muchos, ha sabido encontrarse a sí mismo, saber que su ceguera le ha abierto las puertas a competir y conocer mundo, a crecer.

“Se puede ser independiente a pesar de necesitar que te echen una mano. Creer otra cosa es una cuestión de interpretación”, defiende Enhamed Enhamed en Agua, el primero de los cuatro capítulos de IRON MIND. El éxito está en tu mente. Como en los dos siguientes, Fuego y Tierra, nos describe por qué se planteó ser el primer ciego en completar la Ironman de Lanzarote (3,86 km de natación, 180 km de ciclismo y 42,2 km de carrera). Conseguirlo le hizo más popular, le ayudó a compartir sofá con Risto Mejide enViajando con Chester o ser el protagonista de Acento Robinson, de Michael Robinson. En esa parte de la obra intercala la narración de la terrorífica prueba junto con su amigo Andreu con las experiencias vitales y deportivas que le llevaron hasta ahí.

Cada capítulo tiene muchos momentos, separados por títulos, que hacen más ágil la lectura. En el último, titulado Aire, su reto es subir el Kilimanjaro. Se nota que Enhamed ha leído muchos libros y tiene facilidad para explicarse, ordenar las ideas e ir al grano sin perderse los detalles imprescindibles ni las reflexiones de personajes célebres o anónimos. Por su tono, el libro podría ser una conferencia en la que Enhamed Enhamed va respondiendo las preguntas que se va haciendo internamente el público. Tiene tono de lo que es: un conferenciante y un coach que se estruja el cerebro para tratar de ayudar al máximo a la gente y que no para de sorprenderse y de sorprender al resto.

IRON MIND. El poder está en tu mente no es una obra de autoayuda, sino, simplemente, una excusa para darse más oportunidades, moverse y buscarse sin esperar al momento preciso. Un canto a la ilusión, la valentía y la vida. Un impulso a  cambiar nuestra actitud y ser positivos, a comprobar que somos más poderosos de lo que creemos, a que no nos marquen el camino, pero también a confiar en nosotros y en los otros. También a modificar el lenguaje, como hizo Enhamed Enhamed: fracasos por ejecuciones, a trabajarnos por dentro y por fuera.

El libro es ideal para quien esté pasando una época difícil en su vida o tenga dudas sobre si continuar o no luchando por un sueño que se le complica. Seguro que le ampliará la mirada. Aunque también es perfecto para quien esté viviendo una buena época, ya que le dará ideas para alagarla y no conformarse. Es una obra oportuna que siempre llegará en el momento justo. Siguiendo su consejo de “un poco más, un poco más”, alcancé el reto de metros buceando que me había propuesto en los últimos meses. ¿Cuándo dices que sale tu siguiente libro, Enhamed?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here