La pierna amputada que guía el destino del soldado Grant

0
4

Cada mañana al levantarse se enfrenta al caprichoso destino que le marca su tatuaje.

Grant-Afganistan.jpgelEconomista.es – Reacio a aceptar esa leyenda modificada por crueles gajes del oficio, Andy Grant cambió su mentalidad, sus planes y su vida. Dejó atrás la Marina británica y se dedicó a motivar, a mostrar sus vivencias y a enseñarle al mundo que la fatalidad puede convertirse en ayuda, que la desgracia puede darle un giro a tus planes, y sentirte útil. Aunque para ello hayas tenido que dejar un trozo de ti en el camino. Es la historia que hoy nos traen desde la revista Elite Sport.

‘You’ll never walk alone’ (nunca caminarás solo) rezaba el lema grabado en su pierna derecha, en claro homenaje a su club amado, el Liverpool. Como las múltiples leyendas que han pasado por el mítico club inglés, Grant ha conseguido brillar con luz propia, se ha convertido en un ganador a pesar de las circunstancias adversas.

Aquéllas que pusieron en su camino una bomba y provocaron la amputación por debajo de la rodilla. La mutilación acabó también con la integridad de su tatuaje, cercenando una palabra que daba sentido a la frase. A partir de ese momento, cuando el muchacho de Plymouth (condado británico de Devon) mira su pierna, sonríe ante el irónico mensaje que le muestra «You’ll never walk» (nunca caminarás).

El punto de inflexión que marcó su nueva vida sucedió en 2009, con 20 años de edad, mientras patrullaba con el Comando 45 del Ejército en Sangin (Afganistán). En su rutina, esa que difiere de la del resto en que se juega la vida en un simple paseo, se encontró con la adversidad disfrazada de bomba. La explosión quebró de pleno su tibia y peroné, perdiendo seis centímetros de hueso y afectando seriamente a la arteria femoral. Ese 3 de febrero quedó grabado en su memoria, al igual que el 25 de noviembre de 2010, el día que le amputaron la pierna.

Pasaron 18 meses desde que el infortunio se cruzó en su vida, en los que meditó qué hacer, postrado en una silla de ruedas, tras permanecer las dos primeras semanas en coma. Al final se decidió por la operación que acabaría por cortar su pierna a la vuelta de un viaje a Alemania con otros militares lisiados.

«Charlábamos mientras bebíamos algunas cervezas y aquí es cuando él comprendió que su pierna no estaba tan bien como la de otros y me lanzó la pregunta», dijo el Comandante Anthony Lambert, cirujano que le operó y al que considera más que un amigo.

«Le dije que la única persona que podría tomar aquella decisión era él. Había que ser cauteloso. Si todo salía bien nosotros seríamos sus amigos, pero si salía mal, ¿podríamos mantenernos en contacto?», añadió el médico, que respiró aliviado con el resultado de la operación y que mantiene una excelente amistad con Grant.

Tras la operación, el ‘marine’ estrenó su prótesis ortopédica y se preparó para mirar de frente a la vida, corriendo por encima de ella, al ritmo que marcan sus nuevos pasos, sin hacer caso a lo que el nuevo tatuaje le dicta.

«El hecho es que independientemente de lo que la frase diga, la operación me permitió caminar, correr y mucho más. Tienes que ver la cara divertida de todo esto. Es irónico que ponga que nunca podré caminar cuando he corrido 10 kilómetros en 40 minutos», señaló Grant, padre de dos hijos a sus 26 años.

Líder motivacional y deportista paralímpico
Andy Grant, cuya fama posterior le hizo aparecer incluso en la serie televisiva ‘Downton Abbey’, le dio la vuelta al destino que le trajo la vida en forma de tragedia y aprovechó para dedicar sus esfuerzos a ayudar a los demás, convirtiéndose en un líder motivacional, así como en un gran deportista.

Se sirvió de su incapacidad para conseguir dos medallas de oro (400 metros y 1.500 metros) en los ‘Invictus Games’ y se prepara para poder disputar los próximos Juegos Paralímpicos de Río de Janeiro 2016.

«Tengo que mirar hacia delante. No puedo deshacer lo que sucedió y no tengo excusas. Tengo que conseguir lo mejor de una mala situación», indicó el ex militar, que se ha marcado como nueva meta cruzar el Atlántico remando.

Comparte su nueva pasión deportiva con la de ‘coach’, dando charlas y participando en eventos por todo el mundo. Ha creado una regla mnemotécnica para poder compartir su historia y ayudar a gente que se haya enfrentado a adversidades parecidas.

Grant, que tuvo que afrontar la pérdida de su madre a los 12 años de edad tras una tremenda lucha contra la leucemia, enseña que la vida te pondrá en toda clase de situaciones comprometidas, pero éstas no deben determinar cómo es una persona, sino que lo hará la reacción de cada uno ante estas adversidades. Porque los héroes no sólo lo son cuando van armados, porque la fuerza mental de cada uno es capaz de superar cualquier problema físico.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here