‘La Roja’ de fútbol para ciegos consuma su descenso al Europeo B

La selección española pierde frente a Inglaterra (0-1), queda última de su grupo y baja por primera vez en su historia a la segunda división del campeonato continental, empujada por las decisiones de la federación, que vetó a una serie de jugadores.

0
317

Se consumó el trágico final de la selección española de fútbol para ciegos en el Europeo. Es lo que tiene vivir al borde del precipicio y sin arnés, un día te caes. En Pescara (Italia) se ha escrito la página más cruel de su historia. España no solo se ha quedado sin billete para el Mundial por primera vez, por lo que se esfuman las opciones de ir a los Juegos Paralímpicos de París 2024, lo más doloroso es que ha descendido a la categoría B del campeonato. La reina del Viejo Continente -ocho títulos- pasa del cielo al infierno por la desidia de los que dirigen este deporte, que han dilapidado 35 años del trabajo de varias generaciones.

Inglaterra dio la última estocada (0-1), pero ya era una muerte anunciada tras el empate con Polonia y las derrotas frente a Rumanía y Alemania. El conjunto inglés no dejó oportunidad de proeza a ‘La Roja’, que mostró cierta mejoría y plantó cara, sobre todo, al comienzo de la segunda parte cuando Julio Sánchez con un par de ocasiones claras pudo cambiar el rumbo del partido. Fuerte y agresiva en defensa con Andrés García, Pablo Cantero e Iván López, España aguantó las embestidas del rival en los primeros 15 minutos.

Tras el descanso, Sánchez rozó el gol en la ocasión más peligrosa para los españoles, pero su disparo se estrelló en el cuerpo del guardameta. El que no perdonó fue Inglaterra mediado el segundo tiempo cuando Dan English agarró la pelota en banda izquierda y tras internarse en el área la puso en la escuadra. El tanto fue el mazazo definitivo para una España deprimida que ya cargaba con una losa muy pesada en la mochila. El descenso, que no estaba en ninguna quiniela, es una realidad. Aún queda una remota posibilidad de ir al Mundial si gana el Grand Prix de México, pero viendo lo de este Europeo se antoja una quimera.

¿Cómo puede descomponerse una selección consolidada en la élite, ocho veces campeona continental y medallista en mundiales y en tres Juegos Paralímpicos? En el fútbol se cobran caro los fallos sobre el césped, pero en este caso han pesado mucho más las decisiones que se han tomado en los despachos. Los jugadores, la mayoría jóvenes y sin experiencia internacional, se han entregado al máximo, han puesto corazón y ganas, aunque el nivel ha sido insuficiente para pelear de tú a tú con sus rivales.

La vigente campeona del torneo ha terminado incrustada en la última plaza del grupo B después de ser incapaz de ganar en cuatro partidos y con un empate ante Polonia como único botín y un solo gol a favor. El triunfo redentor nunca llegó y la tensión lo fue nublando todo, hasta confirmarse un hecho que no entraba en los planes ni del más pesimista. De momento, el proyecto de reestructuración que impulsó la Federación Española de Deportes para Ciegos ha fracasado. Necesita tiempo para que las nuevas piezas encajen y puedan funcionar, pero para ello, la ayuda de los veteranos es fundamental.

Lo que es obvio es que determinadas acciones han provocado que el fútbol español no pueda disputar campeonatos internacionales importantes hasta después de París 2024, salvo sorpresa. Los cimientos de esta modalidad empezaron a tambalearse tras los Juegos Paralímpicos de Tokio, cuando los ocho jugadores de campo redactaron una carta con una serie de quejas mostrando su disconformidad con el cuerpo técnico, tanto en el plano deportivo como en el trato humano, y pedían el cese de Jesús Bargueiras y de sus ayudantes.

La FEDC respaldó al seleccionador, que en la primera convocatoria del año no llamó a ninguno de los futbolistas que firmaban la misiva, alegando lesiones, comportamientos extradeportivos y la edad de algunos. Sin embargo, Bargueiras acabó siendo cesado y la labor de reconstrucción se le encomendó a Antonio Ruiz y a Julián Martín, quienes pusieron empeño y trabajo para confeccionar un equipo competitivo, pero tenían las manos atadas y poco dónde elegir. En la federación solo les permitieron convocar a Iván López, Pablo Cantero y Miki Sánchez, quien no acudió por motivos personales.

Vetados siguen Sergio Alamar, Adolfo Acosta y Youssef el Haddaoui -además de Javi Muñoz y Antonio Martín ‘Niño’, aunque en su caso está lesionado-, tres de los máximos goleadores de la selección. El relevo generacional en ‘La Roja’ es necesario, pero no de un plumazo como se ha hecho, cargándose a deportistas que aún tienen la calidad y el nivel suficiente para aportar. El fútbol para ciegos español se desangra mientras algunos engordan su ego y despotismo.

España (0): Dani Barrenechea (PT), Pablo Cantero, Andrés García, Iván López, Julio Sánchez, Moisés González, Juan José Pancho, Javier Álvaro, Robert Echeverría y Ceferino Sánchez (PT).

Inglaterra (1): Dylan Malpas (PT), Owen Bainbridge, Dan English, Brandon Coleman, Roy Turnham, Rainbow Mbuangi y Amir.

Alemania le da un baño de realidad a ‘La Roja’ de fútbol para ciegos

Rumanía sorprende a una España que se queda al borde del abismo en el Europeo

España se estrella con el muro de Polonia en su debut en el Europeo

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí