Llovera-Haro no tienen dudas, seguirán al límite hasta Buenos Aires

Fotografía de la etapa
Fotografía de la etapa

FotoEsport. Una vez en Salta (final de la 10ª etapa) después de superar un final de enlace en unas condiciones caóticas, lluvia, viento, pistas muy embarradas y atascos continuos, Albert Llovera-Àlex Haro y su equipo, MD Rally Team, tuvieron serios problemas para encontrar un lugar con las mínimas condiciones para reponerse del esfuerzo realizado. El campamento estaba totalmente inundado y los equipos tuvieron que buscar soluciones de urgencia para poder realizar su trabajo con un mínimo de normalidad.

A pesar de todos los inconvenientes, el Buggy MD Rally con el dorsal 367 pudo empezar la antepenúltima (11ª) etapa de Dakar 2015 sin problemas, Llovera-Haro se dispusieron a coger la conocida Ruta 40, para afrontar una jornada con un trazado de 520 km, entre Salta-Termas de Rio Hondo, de los que 194 km eran de velocidad.

Llovera-Haro repitieron un inicio de etapa en la línea de las etapas anteriores. En el WP2, más o menos km 80, se situaban en la 23ª posición pero en esta ocasión el ritmo no pudo tener continuidad. Entre el WP2 y WP3 perdieron más de 50’ (problemas en el sensor de la presión de aceite) problema que se repitió más tarde y que les dejó sin opciones a hacer un buen resultado parcial. Al final tuvo que conformarse con la 66ª posición (clasificación provisional), con un tiempo de 3h40’49, un puesto que corta la progresión de los últimos días pero, que es válida para mantener intactas las opciones de estar en el podio final de Buenos Aires.

Sigue el dominio de Mini a pesar del abandono de Nani Roma. Nasser Al-Attiyah, Orlando Terranova y  Giniel de Villiers, tuvieron otra lucha espectacular. Cruzaron la meta de Termas del Rio Hondo separados por pocos segundos. Por quinta vez en este Dakar,  Al-Attiyah fue el vencedor (1h53’10”). Terranova a 27” y de Villiers a 39”, completaron el podio de ganadores, entre los coches, de esta 11ª etapa.

11º Etapa Dakar2015La dureza de las pistas de la etapa, muy rotas por las lluvias, han pasado al buggy, Albert contaba así lo sucedido: «Un problema con el sensor de presión de aceite nos ha amargado la etapa. Al pasar los rios el coche se paraba, nos ha pasado 3 veces. En esta tercera ocasión el coche no ha querido arrancar».

Han improvisado una solución de emergencia que en el primer momento ha funcionado: «Hemos secado con el compresor la zona de los sensores y hemos intentado aislar los sensores de presión de aceite, el buggy ha arrancado. Pero a poco del final nos hemos encontrado con un río inmenso. En esta ocasión no ha habido manera de arrancar el coche y hemos esperado a la asistencia rápida. Los últimos 18 km los hemos hecho remolcados».

El hecho de ir remolcado no supone ninguna penalización pero: «Si ha sido muy importante el tiempo que hemos perdido, 1h30’ aproximadamente, según los cronos que hemos comprobado. De todas maneras en el enlace el coche ha vuelto a arrancar y llegaremos al campamento. Mañana más».

Para la jornada de mañana viernes (día 16), 12ª y penúltima etapa que llevará a los participantes que siguen en competición (aproximadamente la mitad de los que iniciaron la prueba) desde Termas de Rio Hondo a la localidad de Rosario. Sin lugar a dudas, el último gran escollo que deberán superar los equipos para llegar al podio final de Buenos Aires. En total serán 1024 km, con una cronometrada de 298 km, y largos enlaces al iniciarse la etapa y en la parte final hasta llegar a Rosario.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here