Más de 20.000 voluntarios fueron reclutados para ayudar en los Juegos Panamericanos y Parapanamericanos

0
16
Voluntarios Toronto
Voluntarios Toronto

Paralympic. El italiano Sidney Lukee Oketayot viaja por el mundo haciendo voluntariados en diferentes grandes eventos sociales y deportivos. Además, cree que “Toronto 2015 es uno de los mejores a los que asistió”.

Oketayot, de 22 años, es uno de los 20.000 voluntarios reclutados por el Comité Organizador de Toronto 2015 para los Juegos Panamericanos, celebrados el mes pasado, y los Juegos Parapanamericanos, a comenzar el viernes 7 de agosto.

Habiendo sido voluntario previamente en los Juegos Paralímpicos de Invierno Sochi 2014, la Expo Milano y otros grandes eventos, Oketayot está ahora en Toronto listo para los Juegos Parapanamericanos, de los que participarán 1.600 atletas provenientes de 28 países. Y está disfrutando cada minuto.

“Toronto es una famosa y Hermosa ciudad, pero no hubiera pensado en venir en realidad, si no fuera por mi amor por el voluntariado, por viajar, por hacer nuevos amigos y por ser parte de este gran éxito que son los Juegos Pan Am / Parapan Am”, dijo con una gran sonrisa.

El martes 4 de agosto, junto con otros cientos, asistió a un evento de gratitud hacia los voluntarios, recibidos por el Alcalde de Toronto, John Terry, y el CEO de Toronto 2015, Saad Rafi, en el icónico Nathan Philips Square.

“Amo hacer voluntariados en eventos internacionales, sea en festivales de cine, Juegos Olímpicos y Paralímpicos, o en exposiciones internacionales”, dijo Oketayot, un nativo de Como, Italia, que está actualmente estudiando ingeniería eléctrica en una Universidad en Milán.

Desde su voluntariado en los Juegos Paralímpicos de Invierno Sochi 2014, Oketayot ha intentado viajar a otros grandes eventos sociales y deportivos alrededor del mundo.

“Cuando les dije a mis padres que quería hacer voluntariados, no estaban muy convencidos de ellos dado que no querían que dejara los estudios. Les dije que no los dejaría, y que realmente quería hacer esto”, afirmó.

“Entonces, me preguntaron a dónde quería ir. Cuando respondí Sochi, Rusia, estaban preocupados por el clima muy frío. Pero entendieron que el voluntariado es lo que amo hacer y me dejaron ir. Si estoy feliz, ellos lo están, tal como mis tres hermanos mayores: Emmanuel, Agnes y Michael”.

“Haber estado en Sochi fue una experiencia muy excitante. Luego, viajé a Rumania, Inglaterra, Suiza y Alemania. También fui voluntario en la Exposición Universal, en Milán,” añadió.

“El voluntariado me hace feliz porque hago nuevos amigos de alrededor del mundo. Me hospedo en sus casas cuando viajo a sus países o ellos se hospedan en la mía cuando vienen a Italia. ¡Creo que es muy divertido!”

Él asegura que, después de tantos viajes, aprendió un poco del idioma ruso y el rumano. “Es genial poder aprender más de diferentes culturas y lenguajes. El mundo es nuestro para descubrir”.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here