MEXICO: Lección de vida

0
23

Foto: Archivo.

oem.com.mx – Luego de que la segunda mitad del mes de octubre llenó a la ciudad de Guadalajara de deportes, logros, hazañas, visitantes, alegrías, tristezas, frustraciones y muchas cosas más, con los Juegos Panamericanos Guadalajara 2011, una vez que el fuego panamericano se apagó, tuvimos un pequeño periodo de descanso, pues aún faltaba algo más, algo igualmente importante, emocionante y muy emotivo, los IV Juegos Parapanamericanos Guadalajara 2011.
Quizá no con tantos atletas, ni con tantas disciplinas, e incluso, quizá sin la misma difusión que tuvieron los juegos disputados en la segunda quincena de octubre, pero los Juegos Parapanamericanos reunieron a los mejores atletas con discapacidad de América, quienes llegaron a Guadalajara para competir por las medallas, pero también para demostrar que las discapacidades son mentales, no físicas, ofreciendo lecciones de vida a todas y cada una de las personas que se dieron cita tanto en los estadios como quienes siguieron los eventos por televisión.

Y así, el sábado 12 de noviembre por la noche, el Estadio Panamericano de Atletismo se vistió de gala para dar la bienvenida a América, ofreciendo una ceremonia de inauguración simple pero emotiva, llena de luz, color y emociones, que serían el presagio de una justa que puso a Guadalajara, a Jalisco, a México y a América, a vibrar durante los ocho días de competencias.

LOS JUEGOS

Para la edición 2011 de los Juegos Parapanamericanos, el número de disciplinas a disputarse aumentó en comparación con Río de Janeiro 2007. Así, la Perla Tapatía vio acción en 13 disciplinas, a saber, atletismo, baloncesto en silla de ruedas, boccia, ciclismo de ruta, ciclismo de pista, futbol 5, golbol, judo, levantamiento de pesas, natación, tenis de mesa, tenis en silla de ruedas, tiro con arco y voleibol sentado.

Y así, el equipo de Brasil dejó muy en claro a qué llegó a Guadalajara, y prácticamente dominó en todos los deportes que se disputaron durante los ocho días de competencia, terminando de manera muy holgada en la cabeza del medallero, seguido de Estados Unidos, que se quedó a mucha distancia de los amazónicos.

Un aspecto digno de destacar, fue la participación de la sociedad tapatía en los Juegos Parapanamericanos, demostrando respeto y admiración por todos los atletas y acudiendo a presenciar las competencias.

Y así, quedarán en la memoria el dominio brasileño en las competencias de natación y futbol, el podio completamente mexicano en el maratón, los choques en el baloncesto en silla de ruedas, y más que las caídas, son las ganas de levantarse lo que convirtieron a los mil 500 atletas parapanamericanos en algo más, en auténticos héroes y ejemplos de vida.

La marcha inevitable del tiempo siguió su paso, y de pronto, nos encontramos con que la cuarta edición de la justa continental llegó a su fin. El domingo 20 de noviembre, a las 19:00 horas, el Estadio de Atletismo vio con una mezcla de nostalgia y alegría, de satisfacción y de esperanza, cómo el fuego parapanamericano poco a poco se apagó, dejando paso libre para la fiesta de clausura de unos Juegos que unieron a la gente, mostraron el potencial del ser humano a todo el continente, y legaron a la sociedad americana, mexicana y tapatía, la cultura de la inclusión, de que todos somos iguales y que las discapacidades y limitaciones no están en el cuerpo, sino en la mente y el corazón de cada individuo.

Ahora, una vez apagado el fuego de Guadalajara, comienza un nuevo periplo, un largo viaje de cuatro años que terminará en el verano de 2015 en la ciudad de Toronto, Canadá, cuando el fuego parapanamericano vuelva a ser encendido y tengamos la oportunidad de presenciar en acción, a toda una generación de modernos héroes, que son un homenaje para la vida y la humanidad.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here