MÉXICO: Rodrigo Campos, el deportista queretano que representó a México en Juegos Panamericanos

0
8

El deportista queretano, Rodrigo Campos, comparte su experiencia de cómo la vida le otorgó el privilegio de representar a México en Juegos Panamericanos, a pesar de las adversidades que vivió en su juventud

Rodrigo Campos, el deportista queretano que representó a México en Juegos Panamericanosamqueretaro.com – Este martes se cumplen 20 años, del accidente que privó a Rodrigo Campos Sánchez de ser un posible jugador de Primera División para convertirlo en un atleta de alto rendimiento en la vida; perdió la pierna derecha el 25 de agosto de 1995, pero ganó la lección más importante.

Nacido en Hércules, en el municipio de El Márquez, Rodrigo Campos viene de una familia de futbolistas. Con tres años comenzó a patear un balón; la influencia viene de uno de su tío, José Luis Campos, quien jugó en Gallos Blancos, en la época en que Miguel Marín se hizo cargo del equipo queretano. De ahí nació su amor por el futbol.

“A los 16 años me convocan para hacerme pruebas con el equipo Estudiantes de Querétaro. Gracias a eso me convocan a la Preselección de Cadetes. Estuve peleando los puestos con los hermanos Flavio y Duilio Davino y ‘Rafa’ Márquez”, mencionó.

Con 22 años, llegó a jugar como defensa central en el equipo de reservas del Querétaro FC, en 1990, cuando el Atlante pisó tierras queretanas de la mano de Ricardo La Volpe y Miguel ‘El Piojo’ Herrera estaba en sus inicios. Rodrigo, quien se describió como un joven ‘muy acelerado’ y deslumbrado por el futbol profesional, relató el accidente que cambió su vida.

“Fuimos cerca de San Juan del Río, íbamos tres en el carro. Estuvimos en el rancho de un amigo. Nos venimos alrededor de las 9 de la noche. Ese día habíamos consumido bebidas, pero no veníamos total ente alcoholizados. Tomamos la carretera de regreso y a la altura de Pedro Escobedo, un auto se nos cerró y mi compañero que iba manejando frenó. Empezamos a dar giros, ahí es cuando mi pierna sale del carro y se fracturó totalmente”, mencionó.

En ese percance perdió la vida uno de sus amigos y se esfumó la oportunidad de volver a jugar futbol de forma profesional.

“Pensé que en tres meses iba a estar jugando. Después me dicen (los médicos) que tienen la certeza de que es gangrena. Querían seguir haciendo estudios, pero pensé que para entonces ya iba a estar en el panteón (sic). Dijeron que la gangrena estaba por debajo de la rodilla, entonces es cuando les exijo que me corten la pierna”, expresó.

Experiencia en Parapanamericanos

Luego de 13 años de estar alejado del deporte, Rodrigo Campos se encontró con Antonio Pacheco, también era seleccionado nacional de voleibol parapanamericano. Él fue quien acercó a Campos de nueva cuenta en el deporte y una nueva historia comenzó. Con apenas cuatro meses se convirtieron en campeones nacionales de la especialidad. Seis años después de esa hazaña viajó a sus primeros Juegos Parapanamericanos en Toronto 2015, pero como integrante de la Selección Mexicana de Voleibol, donde el equipo quedó en quinto lugar.

“Fue la primera vez que asisto (a los Parapanamericanos). Fue una experiencia inolvidable, aunque no tuvimos el logro que hubiésemos querido. Jugamos contra el primer lugar del mundo. Sin embargo, de las derrotas aprendemos mucho más, la competencia es de primer mundo, la tención para los discapacitados igual”, explicó.

Rodrigo se convirtió en capitán de la selección que asistió a estos juegos, lo cual representó orgullo y presión porque los resultados se dieran.

“Aprendí que me voy a tener que caer muchas veces, pero lo importante es cuántas me levante. Tuve la satisfacción y el orgullo de ser capitán de la Selección, en esa posición no podía doblar los brazos”, mencionó.

Durante este viaje de competencia, Rodrigo se lesionó por lo que espera apoyo de las autoridades.

“Salí lesionado de la rodilla y tuve que recurrir a los servicios del centro paralímpico. Me hicieron una resonancia magnética y me dijeron que tengo roto el menisco. Los médicos de la Conade (Comisión Nacional del Deporte) van a presentar al seguro que tenemos como deportistas. Ellos valorarán si entra en el presupuesto, pero la operación se tiene que realizar, porque ya no puedo hacer deporte así. De hecho, estando parado me canso mucho y hay veces que se me debilita (la pierna izquierda) y me he querido caer porque no tengo fuerza. No tenemos seguro social, lo que tenemos es seguro popular y si no veo apoyo de Conade o aquí, tendré que buscar algún otro medio”, comentó.

Antonio y Rodrigo son los únicos seleccionados de Querétaro en la disciplina de voleibol sentado. Debido a que pocas veces les prestan las instalaciones del Querétaro 2000, lugar que está acondicionado para el entrenamiento, los atletas deben prepararse por su cuenta.

Nacimiento de Coyotes

El 13 de enero de 2013, Rodrigo Campos inició un nuevo proyecto, el equipo de futbol para amputados Coyotes de Querétaro.

“Coyotes nace a raíz de un amigo que se dedicaba a las prótesis. Él viene de Guadalajara y me contó que tiene un amigo que quería hacer una Liga de futbol con jugadores amputados. Jamás pensé que volvería a tocar el balón, y cuando me contaron eso, me interesó, y empecé con cuatro jugadores; de ellos todavía continua uno jugando con nosotros, ahora somos 17” expresó.

A raíz de dicho proyecto, Rodrigo viajó a Brasil como seleccionado nacional, para representar a México en la Copa América de la especialidad. Orgullosamente, obtuvieron el subcampeonato ante el anfitrión y máximo exponente del futbol para amputados.

Su familia es pieza fundamental de este proyecto, el cual están buscando levantar de nueva cuenta, por lo que necesitan apoyo de gente que esté interesada en ayudar sin ninguna intención lucrativa.

“Mi familia está totalmente metida ahí (en Coyotes). Cuando estoy ausente, ellos se hacen cargo de todo. Vamos a buscar un técnico, necesitamos a alguien que le interese porque esto es de gusto, no hay dinero. Es un proyecto para ayudar a la gente con discapacidad. Se han dado varias prótesis por medio del equipo gracias al DIF, han y ha ayudado a los mismos jugadores a quitarse el tabú, los muchachos se sienten más seguros”, expresó.

En diciembre de este año, el objetivo es entrar y conseguirles la convocatoria a más jugadores de Coyotes para la Copa América de 2015. Aunque preocupado por la operación de su rodilla, Rodrigo está dispuesto a superar el reto.

“Antes pensaba que con el simple hecho de pararme en la cancha, de confiar en que mi edad me lo daba todo, pensé que con eso solucionaba el mundo. Este Rodrigo de ahora demuestra que las capacidades no están en el cuerpo, sino en las ganas que tú le eches. Este Rodrigo se va a acabar hasta que me muera”, mencionó.

DETRÁS DEL PODIO

Rodrigo es casado y es padre de tres niños: Viviana de 16 años, Mariana de 11 y Gerardo de cuatro. A los dos menores los lleva y recoge de sus actividades escolares. Tiene un negocio, junto con su esposa, Zoraida, donde renta sillas y mesas.

¿Cómo te describes fuera de las canchas?

“Soy una persona muy responsable, que ama a su familia, no me rindo ante nada. Trato de ser el mejor ejemplo para mis hijos y mi esposa. En general soy muy enojón y desesperado. Me gustaría componer un poco mi carácter, a pesar de que gracias a él he logrado esto. Me gustaría ser paciente, porque siempre quiero hacer las cosas al momento y hay cosas que se tienen que esperar”.

¿Qué anécdota tienes más presente dentro del futbol profesional?

“Son muy crueles los jugadores de Primera División con los que vamos subiendo. Yo llegué a tener una fricción con Miguel Herrera. Ellos (los futbolistas profesionales) cuando traen unos zapatos nuevos los quieren amoldar, pero no se quieren dañar sus pies. Entonces Miguel pidió que alguien se los amoldara, yo se los amoldé. Empezamos el interescuadras y en una de las jugadas, Herrera me dio un ‘patadón’ y el técnico, Ricardo La Volpe, no dijo nada, así que me desquite con sus zapatos y le di un levantón que no regresó a la cancha, me acuerdo de las palabras de Lavolpe (…) y me sacó del Corregidora. Esperaba un regaño del ‘Profe’ Garibay, encargado de los de reserva, y lo que hizo fue aplaudirme. Me dijo: no porque sean de Primera División te tienes que dejar”, expresó.

¿Qué te falta como deportista?

“Me gustaría ganar una medalla panamericana u olímpica. Para eso nos habíamos preparado esta vez, no se logró. Me dolió muchísimo, lloré bastante, es importante para mí”, comentó.

¿Has pensado en el retiro?

“No falta mucho, ya lo había pensado, quiero llegar a Perú, a los siguientes Panamericanos. Tenía pensado retirarme como en unos seis años, pero quiero seguir en el deporte y estudiar una carrera ad hoc al deporte adaptado”, expresó.

¿Qué tanto apoyo les brindan las autoridades?

“Tuve platicas con Alfredo Castillo (titular de la Conade).Platicó conmigo en uno de los juegos de voleibol y se quedó sorprendido porque me dijo que no conocía la disciplina. Entonces al no conocernos, tampoco nos llega el recurso. Dijo que iba a frenar el poder que tenían las asociaciones, porque era donde muchas veces se detenía el dinero. No creo que el problema esté arriba, yo creo que está a la mitad, entre el jugador y la dirección, necesitan apostarle más al deporte, hacerlo obligatorio. Le hice ver que necesitamos becas para que nos podamos meter al cien por ciento en el deporte”.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here