MEXICO: Superar los retos es forma de vida

AGILIDAD. A Floralia Estrada le encanta la rudeza del basquetbol (Foto: RAMÓN ROMERO EL UNIVERSAL )

eluniversal.com.mx – Desde los seis años, la tapatía convive con una discapacidad y ha hecho de encarar las adversidades una forma de vida.

“Me atropelló un camión y debido a la gravedad de los golpes me tuvieron que amputar ambas piernas. Fue difícil enfrentar un cambio así siendo tan pequeña. Sin embargo, he aprendido a entender que si estoy en este camino es para sobresalir, es porque tengo un objetivo grande”, dijo la capitana del equipo mexicano de basquetbol.

Un coqueto moño tricolor adorna su cabello, un leve toque de máscara de pestañas acentúa su femineidad. Desde niña le gustó lucir bien y no ha pedido esa característica.

“Sólo tenemos una vida y hay que disfrutarla. En mi caso encontré en el deporte una motivación extraordinaria para vivir. Es como enamorarte, porque sientes mucha pasión, adrenalina y ganas de lograrlo todo”, dijo.

Tras una larga rehabilitación y acostumbrarse a sus nuevas condiciones, Floralia asistió al Code Jalisco. Fue ahí donde practicó la natación y el atletismo hasta que la rudeza del basquetbol la convenció.

“Un día tuve la oportunidad de ver un partido y me asombró que sin piernas puedas moverte tan ágil. A partir de entonces me plantee ser de las mejores en mi país”.

En la duela, Floralia se transforma. Deja atrás el lado tierno para dar paso a su lado fuerte. La jugadora, quien se desempeña como poste, esquiva, golpea y tira a la canasta desplazándose con destreza. Es además, una chica independiente pues desde los 16 años vive lejos de sus padres.

“Se debe tener mucho control de la silla, no importa si es la mejor del mundo si no la sabes manejar. Como atleta discapacitada aprovechas tus cualidades y minimizas tus defectos. El deporte te hace madurar mucho más rápido, yo dejé las muñecas a los 13 años. Cuando te conviertes en atleta ya no tienes tiempo de andar jugando”.

Sin temor promete una medalla en los Parapanamericanos. No se aventura a pronosticar el color del metal, pero sí a subir al podio.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here