«No quiero que nadie se quede sin saber lo que es un golfista adaptado»

0
14

José Félix Bilbao (izda.), junto a Chemi (c) y Juan, los más jóvenes jugadores del equipo español de Golf Adaptado, presentes durante la Copa de Naciones celebrada en el campo de La Torre. :: Mª. J. PEÑAS

laverdad.es – Junto a la aparente dureza de un rostro austero, que se acompaña de un timbre de voz serio en cada frase, hay un hombre poco dado a las florituras, metódico y reservado. Así que es una cuestión de tiempo, que uno llegue a apreciar su enorme sensibilidad, sobre todo hacia los otros. Porque como él dice, «por esta vida se puede pasar de tres maneras: huyendo, siendo un mero espectador o comprometiéndose». Indudablemente su caso es el tercero.

-José Félix Bilbao… ¿no?, pero del mismo, mismo Bilbao…

-Del mismo, mismo ¡San Sebastián! replica al vuelo. (Parece ser que buen humor tampoco le falta).

Bilbao es para muchos, incluso del mundo del golf, un presidente de comité de ‘la Real’ un tanto desconocido. Su labor está completamente ligada al Golf Adaptado (GA). Una parcela más y relativamente reciente de la federación nacional, a la que atender entre tanto golf por acometer, trabajar y promocionar a nivel nacional e internacional.

La inquietud por el Golf Adaptado dentro de la Real Federación Española de Golf (RFEG) no se hace tangible hasta el 2007 y de la mano de la expresidenta de la federación Enma Villacieros. A día de hoy, el comité creado con tal fin cuenta con el absoluto respaldo de quien es el máximo responsable de la institución, Gonzaga Escauriaza.

« No he podido gozar de mejor apoyo en estos años, claro que no se yo… ahora que tengo que presentarle a Gonzaga los presupuestos de este cuarto año… ¡quizás decida desprenderse de mi!», dice divertido Bilbao, el padre del comité desde sus inicios, mientras sigue un día más las evoluciones del equipo español de GA en la competición que le ha traído a Murcia. La ‘Copa de Naciones’ (del 11 al 13 de noviembre); un encuentro en el que siete naciones han jugado por el preciado trofeo de ser el mejor país europeo en Golf Adaptado. ¿Expectativas de triunfo? Las justas. Porque España se estrena en competición internacional con un equipo de reciente creación, que aún tiene mucho que rodar.

-Si en el mundo del golf nuestro país lleva solo 5 minutos, ¿en el golf adaptado llevamos?
-Házte a la idea de que ¡minuto y medio!, responde rápido Bilbao.

Aún así, los resultados cosecharon refrendaron que las cosas en este país se están haciendo bien. Segundos y cuartos puestos -la primera plaza se la llevó Gran Bretaña en las dos modalidades- para los componentes de la española, aunque el mensaje que reitera Bilbao es claro: «Este encuentro de naciones es positivo en sí mismo por lo importante, no del resultado, sino de la experiencia que nuestros jugadores van a atesorar. Ya saben lo que es jugar contra otros países y lo mucho que tenemos que aprender de ellos». En su mente, que terminen jugando en Europa, de tú a tú.

El trabajo de un comité

Intervenciones en competiciones como la ‘Copa de Naciones’ o la de posicionar a jugadores con minusvalías en Europa no se fraguan de la noche a la mañana. Años de trabajo del Comité han ido soldando un entramado, sustentado en la organización de torneos y campeonatos para jugadores con discapacidades físicas, mientras que se incentivaba la formación de profesores. Y con ellos, avanzar en otro trabajo, el que llevan a cabo con discapacitados psíquicos; una apuesta que ha contado con la inestimable ayuda de la ‘Fundación Sergio García’. De igual manera, Seguros Reale y la Fundación ‘Deporte Joven’, del Consejo Superior de Deportes, han apoyado la puesta en marcha del programa de Escuelas de Golf Adaptado en todo el país. Otro de los puntos fuertes del Comité.Centros en los que se ha utilizado este deporte -tildado (aún) de clasista-, con múltiples asociaciones e individuos de diferentes estractos sociales, con el único fin de conseguir una mayor integración y la mejora de sus capacidades individuales y sociales. Bilbao no se olvida de esa niña autista, de cuatro años y alumna de una de las escuelas, que nunca se había dirigido a su padre. «Aquella tarde, me contó el progenitor que la pequeña le dijo: ‘Papa, siéntate porque tengo que contarte que me han puesto una bola, he cogido un palo…’. Se quedó pasmado». José Felix también tira de memoria para recordar a un alumno de Sevilla que hasta ese momento solo pintaba cosas en negro; tras conocer el golf, sus lapiceros cambiaron al verde y al rojo de una bandera.

Bilbao ha sabido s iempre rodearse de un buen equipo de trabajo. «Cuando empezamos no sabíamos nada y nos fijamos en el Comité de GA de la madrileña, porque ellos iban en este tema por delante», nos dice. Lo demás ha sido un trabajo del día a día. Aprendiendo sobre la marcha, hasta llegar en 2011 a contabilizar a 50 jugadores con discapacidades físicas -en su mayoría por ausencia completa o de alguna parte de sus extremidades superiores o inferiores- y a más de 700 alumnos en las escuelas de Golf Adaptado, que se han ido abriendo a lo largo de toda España. «Aunque aún nos queda la Rioja y Navarra».
Dos mundos, el de la discapacidad física y la psíquica, que se tratan en un mismo comité, pero con necesidades muy diferentes.

Juan y Chemi

Según Bilbao «Francisco Centeno, es el animador del grupo; Javier Rubio, la experiencia en Europa y Sebastián Lorente, la del golf; Carlos Álvarez, la madurez y Miguel Ferrandis, la sensatez; Alvaro Luengo el futuro y Chemi y Juan, la juventud». Son el equipo de Golf Adaptado de España. El que se ha formado a partir de «los mejores resultados obtenidos en los Campeonatos de España 2010 y 2111 y de la evolución de ‘handicaps’», resume Bilbao. Yo no puedo dejar de fijarme en los ‘benjamines’. Dos cadetes de 1er grado. Ambos tiene quince años. Diferentes minusvalías, aunque en los dos casos de nacimiento y un mismo coraje a la hora de enfrentarse a la vida. Pueden que se sientan diferentes al resto. Y lo son. Sus ‘handicaps’ son de ¡un sólo dígito! No muchos ‘amateurs’ pueden decir lo mismo. Por lo demás no son muy distintos. Sufren, se cabrean y se exigen en el campo como cualquiera. Chemi practica golf desde los 4 años. Para sus padres toda una escuela de preparación mental que le servirá en el futuro. A él le ha ayudado a ser «más diciplinado», dice, de momento, en el estudio.

No sería hasta los 13 cuando Juan comienza en serio a practicar con los palos; aunque siempre le ha acompañado un 7 que usaba de vez en cuando para tirar bolas. Después, este santanderino se hizo con un buen ‘driver’ Cobra que compró a un jugador. no sin regatearle el precio. No hubo vuelta a trás.

Los dos juegan sus correspondientes mensuales y sociales en sus clubes de origen, como cualquier chico de su edad, pero no dejan de ser un ejemplo de tesón y de madurez para el resto. Sara, la madre de Juan, no le puede estar más agradecida a este deporte. «Con él mi hijo sabe lo que es ser independiente. Es el mayor logro». Por realidades como ésta, no es de extrañar que Bilbao no deje pasar la oportunidad «de que la gente sepa y conozca que es el golf adaptado».

El presidente del Comité de GA sigue ruta. En diciembre viajará a Holanda. Allí quieren saber cómo poner en marcha escuelas de GA y España… es su ejemplo en ello.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here