Silva: «El deporte es vitamina para el alma del discapacitado»

0
6

Teresa Silva, ayer, junto a Pilar Fernández Pardo montada en una bici adaptada.lne.es – «Practicar deporte para una persona con discapacidad es como una inyección de energía positiva, recuperar su autoestima. Le hace olvidarse de sus limitaciones y darse cuenta de las muchas capacidades que tiene. Es vitamina para el alma y una forma de superación personal inigualable». Así describe Teresa Silva el espíritu infundido por la entidad sin ánimo de lucro que dirige: la Fundación También, que desde su creación, en 2001, ha buscada la integración social de personas discapacitadas a través del deporte. Fruto de sus labores recibieron ayer el X Premio Igualdad y Tolerancia del Área de la Mujer del PP de Gijón.

Pilar Fernández Pardo, presidenta del PP local, destacó el «espíritu idealista, innovador y solidario» de la fundación dirigida por Teresa Silva. «Este premio es un estímulo para seguir trabajando y luchando con la misión que tenemos: mejorar la calidad de vida de las personas con discapacidad. Además, éste en particular nos hace una ilusión especial por nuestra vinculación a Asturias. En la fundación organizamos rutas en bicicletas por este paisaje maravilloso, el descenso del Sella una vez al año…», responde Teresa Silva.

La directora de la fundación explica la utilidad del deporte para los discapacitados. «Les ayuda a afrontar los retos de la vida diaria y a dar la cara hacia otros proyectos importantes como formarse, competir en el mercado laboral y tener una vida completamente normalizada, que es de lo que se trata. No queremos que la sociedad nos trate de forma caritativas», explica.

En este sentido, la Fundación También opta por disciplinas deportivas en contacto con la naturaleza como ciclismo, esquí, buceo o senderismo. «Por la falta de movilidad que tenemos nos resultaría un poco hostil llegar a la montaña, a los ríos, a los bosques, al agua, a la nieve… El practicar vela piragüismo, esquí, senderismo o ciclismo en pleno contacto con la naturaleza nos da una sensación de libertad necesaria», argumenta Teresa Silva, que describe cómo «cuando bajas una pista esquiando con material adaptado no piensas si estás sentado o de pie; sólo sabes que estás esquiando y es una sensación de plenitud absoluta».

A pesar de que dependen lo mínimo posible de las ayudas públicas y optan por una financiación privada, no viven al margen de los recortes. «Las empresas tienen ánimo de no abandonar las ayudas, pero indudablemente la crisis nos está afectando por ajustes que nos aplican. No obstante, somos espíritu de lucha pura y tenemos que reinventarnos y llamar a más puertas. No podemos lamentarnos y quedarnos parados», asegura Silva.

Aunque en «España nos queda mucho por andar y aprender», Silva celebra que «hay alguna inquietud» en las administraciones públicas para facilitar el deporte adaptado. Vacío que intentan cubrir ellos en todo lo posible para que «los niños con discapacidades que quieran hacer deporte no renuncien a nada». Por ello, aunque «con respeto a la diversidad de opiniones», se opone frontalmente al aborto por malformación o discapacidad en el feto en base a lo que ve en su trabajo con niños. «Lo que veo cada día con niños con cualquier tipo de discapacidad, ya sea síndrome de Down, espina bífida o un retraso intelectual, es que son las alegrías de la familia y la felicidad de la fundación. Pueden llevar una vida tan plena en su infancia o de mayores con sus responsabilidades, que nadie tenemos derecho a quitarle la vida a nadie», opina Silva.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here