Test Tokio 2020. Conociendo a David Sánchez

0
34

David Sánchez Sierra (Huelva, 2001). Natación. Debuta en unos Juegos Paralímpicos.

¿Cuál es el primer recuerdo que tiene de unos Juegos?

Los Juegos de Londres 2012. Alquilamos una casa en la playa ese verano y me pasaba las horas viendo las competiciones. Aunque los que más vi fueron los Juegos Paralímpicos de Río 2016. Me grababa las pruebas de natación y cuando por la noche llegaba a casa me pasaba hasta 12 horas delante de la televisión.

¿Qué cosas no pueden faltar en su maleta cuando viaja para competir?

Suelo llevar una maleta súper grande, pero con lo justo y necesario. Aunque siempre echo los cascos para escuchar música.

Completa la frase. Si gana una medalla en Tokio…

Sería un sueño hecho realidad, el mayor premio de mi carrera deportiva.

¿Qué apuesta estaría dispuesto a hacer por ganar una medalla?

Soy un tío muy loco, a mí que no me digan dos veces algo que lo hago sin pensar. Si gano medalla me haría algo raro en la cabeza, desde rapármelo hasta teñírmelo de rosa si hace falta.

¿Un momento imborrable en su carrera?

El Campeonato de Europa de Dublín 2018, en especial cuando gané el oro en 50 mariposa S6.

¿Alguna manía antes de salir a competir?

Siempre desayuno lo mismo: tostadas, huevos revueltos, cereales, zumo naranja y café. Intento llegar siempre el primero a la cámara de llamadas y allí estoy andando, pegando saltos y escuchando música. También me pongo el gorro justo antes de que nos digan que vayamos para el poyete.

Un defecto y una virtud.

Soy muy exigente y eso es un arma de doble filo. No me conformo con lo que hago porque sé que puedo dar más, pero hay días en los entrenamientos en los que el cuerpo no responde igual.

Una frase o lema.

Inténtalo. Si no intentas ir a por lo máximo, no alcanzas tú objetivo.

De no haber practicado natación, ¿qué deporte le habría gustado hacer?

He practicado muchos, pero en ninguno encontré mi lugar. Sí me gustaría entrenar a un equipo de fútbol.

¿A qué personaje retaría en su deporte?

A gente de la selección española de natación paralímpica, como Luis Huerta. Y también diría que a Michael Phelps, aunque sea llevándome enganchado de un pie suyo -ríe-.

¿Qué fotos decoraban su habitación cuando era pequeño?

Como compartía habitación con mi hermano Javier, teníamos un tablón dividido en dos, con fotos mías en natación y suyas jugando al fútbol.

Cuando era niño, ¿con qué soñaba ser de adulto?

De niño no lo tenía claro, pero cuando empecé a estudiar bachiller sabía que quería dedicarme al deporte.

Algo que aún no haya hecho y que le gustaría hacer.

No puedo morirme sin haber ido a Tomorrowland, el festival de música dance más grande del mundo.

Si fuese presidente del Gobierno, ¿qué cosas haría o cambiaría?

De política sé cero -ríe-, no sabría qué responder.

Si pudiera cenar con cualquier personaje, ¿a quién elegiría?

A Michael Phelps, es un loco de la piscina, me gustaría hablar con él aunque mi inglés sea muy pobre -ríe-.

¿Cuál es su forma de desconectar?

Escuchando música, ya sea reguetón, flamenco o rock duro, todos los estilos me gustan. Siempre voy con dos cascos por si se acaba la batería de uno, coger el otro.

¿Qué alimento nunca falta en su nevera o despensa?

Pasta, frutas y verduras.

¿En qué tarea doméstica podría aspirar a medalla?

La cocina no se me da mal, me suelo poner con mi padre a cocinar y nos gusta experimentar.

¿Qué suele ver en televisión?

A través de Netflix o HBO veo series y películas de todo tipo, sobre todo, de acción, de zombis y de terror.

Una canción que le motive.

Tengo una lista de canciones de tres horas, pero cuando estoy en la cámara de llamadas antes de competir nunca falla ‘In The End’, de Linkin Park.

Reportaje. David Sánchez, el ‘tiburón’ colombino que muerde en la piscina

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here