Test Tokio 2020. Conociendo a Judith Núñez

0
38

Judith Núñez Milán (Burgos, 1981). Baloncesto. Debuta en unos Juegos Paralímpicos.

¿Cuál es el primer recuerdo que tiene de unos Juegos?

Los Juegos Paralímpicos de Barcelona’92 viendo por televisión a mi padre -Ricardo Núñez- recorrer el estadio de Montjuic en la ceremonia de inauguración, lo tengo grabado.

¿Qué cosas no pueden faltar en su maleta cuando viaja para competir?

Llevo siempre la camiseta blanca de la selección española con la que debuté en el Europeo de 2003 en Hamburgo y con la que me caí y me rompí la pelvis.

Completa la frase. Si gana una medalla en Tokio…

Sería una forma de demostrar la calidad y la capacidad que tenemos como grupo, pese a que existen dudas externas por comentarios de comparación con la selección masculina. Verme con una medalla en el podio sería lo máximo, me podría retirar tranquila.

¿Qué apuesta estaría dispuesta a hacer por ganar una medalla?

Mi mayor locura ya es estar en unos Juegos pese a mi enfermedad, peleando y dando el 200%. A veces me retengo porque son muchas lesiones, tengo que parar y volver a empezar. En Tokio será lo que tenga que ser, y si vengo con fracturas de hueso o despiezada ya me montará alguien -ríe-.

¿Un momento imborrable en su carrera?

Mi partido contra Holanda en el Europeo de 2003. Me rompí la pelvis, pero no lo vi como un trauma, al contrario, fue un regalo porque me quedé con ganas de más. Aquello fue un punto de inflexión para demostrarme que quería jugar y dedicarme al baloncesto.

¿Alguna manía antes de salir a competir?

Tengo en mi silla una muñequera de mi padre y otra de Aster Latorre, que jugó también en la selección, dos personas que a lo largo de mi carrera me han obligado a no rendirme. También tengo un collar que nunca me quito, un llamador de ángeles, lo llevo dentro del top o en las zapatillas, no juego nunca sin él.

Un defecto y una virtud.

Tengo muchos defectos, pero el más grande y el que me pone a prueba cada día es mi enfermedad. También la autoexigencia, se me olvida aplaudirme según en qué ocasiones, siempre quiero la perfección. Mi virtud es que no me rindo nunca, pese a volver a empezar de cero tantas veces.

Una frase o lema.

‘Yo te vi primero’. La llevo tatuada en el hombro y es una frase en homenaje a mi madre, la que me ha enseñado a pelear en la vida. Ella me tuvo por cesárea y cuando nací estaba dormida, así que la vi primero -ríe-.

De no haber practicado baloncesto, ¿qué deporte le habría gustado hacer?

Pádel por parejas.

¿A qué personaje retaría en su deporte?

Ya lo hice con Pau Gasol y me gustó mucho, una persona muy cercana a la que tuvimos problemas para sentarlo en alguna silla -ríe-.

¿Qué fotos decoraban su habitación cuando era pequeña?

De familiares, sobre todo, de mis abuelos, que me han enseñado mucho en la vida.

Cuando era niña, ¿con qué soñaba ser de adulta?

Cuando estaba en el hospital quería ser médico, pero sabía que costaría. Luego veterinaria y psicóloga, pero era imposible porque empatizo demasiado y soy muy sufridora.

Algo que aún no haya hecho y que le gustaría hacer.

Me voy a retirar ya mismo, así que quiero llenar el espacio que le dedico al baloncesto en ayudar, me gustaría colaborar con alguna ONG para demostrar que los que vamos en silla de ruedas también podemos aportar nuestro granito.

Si fuese presidenta del Gobierno, ¿qué cosas haría o cambiaría?

¿Se puede cambiar todo? -ríe-. No me gusta la política, pero hay que cambiar muchas cosas, el mundo no puede circular de esta manera, mientras unos pocos tienen tanto, otras muchas personas apenas tienen nada, tendría que haber equilibrio e igualdad.

Si pudiera cenar con cualquier personaje, ¿a quién elegiría?

A Kobe Bryant.

¿Cuál es su forma de desconectar?

Paseando con mi perra y con mi pareja por una montaña o por un río, me da paz y tranquilidad.

¿Qué alimento nunca falta en su nevera o despensa?

La pasta.

¿En qué tarea doméstica podría aspirar a medalla?

Cocinando, se me da bien todo, y si no, pongo YouTube e intento copiar la receta de alguna mujer mayor.

¿Qué suele ver en televisión?

Veo series y películas en plataformas, así como partidos de baloncesto.

Una canción que le motive.

‘Hips Don’t Lie’, de Shakira y Wyclef Jean.

Reportaje. Judith Núñez, huesos de cristal, pasión y mentalidad de hierro

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here