Un pésimo inicio y dos parciales letales condenan al Aldasa a una rotunda derrota ante el líder invicto

4º jornada Liga Baloncesto en Silla de Ruedas. Partido aplazado
DIVISIÓN DE HONOR
CID Casa Murcia Getafe  76 – Aldasa Amfiv 49

Imagen de archivo. Prensa Aldasa Amfiv

Prensa Aldasa Amfiv – El Aldasa Amfiv ya está al corriente con el calendario. Después de un movido inicio de campaña, con cambios en varios encuentros por la disputa de los torneos preolímpicos, los vigueses ya han disputado las seis jornadas previstas hasta la fecha tras haberse enfrentado este sábado en Getafe al CID Casa Murcia.Precisamente, el conjunto de Julio Bernárdez sabía perfectamente que su compromiso ante los madrileños, correspondiente a la cuarta jornada aunque variando el orden de los enfrentamientos y disputando el primero en Madrid y el de la segunda vuelta en Bouzas, iba a ser complicado. Pero con lo que no contaba el técnico vigués era con no poder plantar cara al líder invicto de la División de Honor de baloncesto en silla de ruedas y disputar los diez últimos minutos como un mero trámite.

Julio Bernárdez era plenamente consciente de que las opciones de su equipo pasaban por salir enchufados y tener un buen día. Así intentó transmitirlo a lo largo de la semana a sus jugadores. Pero el mensaje no caló. El Aldasa salió dormido y cuando quiso darse cuenta el choque estaba ya muy cuesta arriba porque un rival de la calidad del CID Casa Murcia no perdona. El parcial de 14-0 con el que comenzó el choque fue demoledor. En sólo cuatro minutos, los locales habían encarrilado el partido aprovechando los problemas del equipo vigués con el balance de sus dos hombres altos –Omer Gurkan y Morteza Gharibloo-, circunstancia de la que sacaron un jugoso beneficio los jugadores interiores del Getafe para castigar sin piedad el aro visitante.

Tras esos cuatro minutos, el Amfiv pareció desperezarse y empezar a jugar, finalizando el cuarto inicial de una forma más o menos digna (26-10, min.10). La charla técnica entre periodos resultó fructífera. Los vigueses variaron su planteamiento, optando por una defensa en zona con unos buenos ajustes y mayor intensidad. Además, la recién adquirida solidez defensiva aportó tranquilidad para aclarar ideas en ataque, donde David Mouriz y Morteza Gharibloo cogieron las riendas en la faceta anotadora. Por eso, el parcial de este segundo periodo fue para los vigueses (16-17), que se marchaban al intermedio con una desventaja de quince puntos pero con la esperanza de continuar todavía vivos en el encuentro al haber encontrado la fórmula para parar el potente juego interior del CID Casa Murcia (42-27, min.20).

Además, la reanudación del partido tras el intermedio confirmaba en sus convicciones a los visitantes. El intercambio de canastas no permitía reducir la diferencia pero sí que mantenía abierta la puerta a la remontada. Hasta que los locales dieron un portazo y consiguieron un nuevo parcial de 11-2 en los últimos cuatro minutos de este tercer periodo, con Asier García y Bill Latham ganando con facilidad posiciones interiores para anotar con comodidad y convertir la remontada en una misión imposible (61-37, min.30).

Aún más si al parcial anterior se añade uno nuevo de 7-0 para iniciar los últimos diez minutos (68-37, min.33). Así, con el choque completamente decidido ya, el último cuarto se convirtió en un mero trámite, aprovechando ambos conjuntos para rotar a sus jugadores dejando pasar el tiempo a la espera del pitido final (76-49).

CID CASA MURCIA GETAFE – ALDASA AMFIV       76-49

CID CASA MURCIA GETAFE: Turek (18), Penney (8), Asier García (17), Sánchez (2), Latham (25) –cinco inicial-, Martyn (-), J.C. García (2), Sibela (-), Quevedo (-) y Berzal (-).

ALDASA AMFIV: Bernabé Costas (-), Moncho Pombo (-), Omer Gurkan (2), Morteza Gharibloo (17), David Mouriz (15) –cinco inicial-, Julio Vilas (5), Santi Comesaña (-), Rida Maataoui (-), Vicky Alonso (4) y Txema Avendaño (6).

PARCIALES: 26-10, 42-27 (descanso), 61-37 y 76-49 (final).

ÁRBITROS: Pérez y Sánchez-Mayoral. Sin eliminados.

INCIDENCIAS: Encuentro aplazado correspondiente a la cuarta jornada, disputado en Getafe al cambiarse el orden de los enfrentamientos entre vigueses y madrileños.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here