Un sólido Aldasa domina de principio a fin al CAI y casi asegura la permanencia

0
35

12º jornada Liga Baloncesto en Silla de Ruedas
División de Honor A
Aldasa Amfiv 66 – CAI Zaragoza 56

Imagen del partido. Prensa Aldasa Amfiv

Prensa Aldasa Amfiv – El Aldasa Amfiv ya casi puede respirar tranquilo. Todavía no matemáticamente pero sí en la práctica. Porque el partido ante el CAI Zaragoza de este sábado, que los vigueses tuvieron que jugar en el Pabellón Municipal de Tui por la huelga de trabajadores del IMD, era decisivo en la lucha por la permanencia en la máxima categoría. El conjunto de Julio Bernárdez lo sabía y así lo demostró sobre la pista de un Municipal de Tui en el que se sintió como en casa.

Con un partido serio en defensa y ordenado en ataque, en el que todos los jugadores aportaron su granito de arena a la victoria, el Aldasa tuvo la iniciativa en el marcador en casi todo momento, salvo un pequeño despiste mediado el primer cuarto, y hasta pudo vivir un final de partido sin excesiva tensión (66-56). Además, la victoria permite que los vigueses puedan dar prácticamente por conseguido el objetivo inicial para esta temporada, que no era otro que la continuidad una campaña más en la máxima categoría.

El choque presentaba una serie de condicionantes que invitaban a pensar que no iba a ser un compromiso para nada fácil. Primero estaba la incógnita de saber cómo se iba a adaptar el Aldasa al Pabellón Municipal de Tui. La duda estaba ya despejada casi desde la previa, puesto que desde la Concejalía de Deportes de Tui se pusieron todas las facilidades para que los vigueses se sintiesen incluso mejor que en casa. Además, los jugadores de Julio Bernárdez ya conocían la pista y los aros tudenses gracias al entrenamiento realizado en la instalación el viernes. Y pronto quedó claro que les gustaban, especialmente a Julio Vilas y al iraní Morteza Gharibloo, sensacionales en el primer cuarto con 6 y 8 puntos respectivamente.

Ese buen inicio ayudó a despejar otra incógnita. El enfrentamiento ante el CAI Zaragoza era prácticamente un partido a vida o muerte. Y al Aldasa no se le suelen dar bien ese tipo de choques, en el que los nervios pesan y la tensión desafina muñecas y desajusta defensas. De hecho, la duda parecía disipada con el 4-0 inicial y la salida arrolladora del Amfiv. Pero con el 7-10 del minuto cinco resurgía con fuerza. Afortunadamente, un tiempo muerto de Julio Bernárdez aclaró ideas y propició un parcial de 10-0 para llevar el marcador a 17-10, aliviando tensiones. Además, el internacional iraní Adel Torfi, la gran referencia ofensiva de los maños, estaba totalmente anulado y desquiciado por la buena defensa viguesa. Dos puntos y otras tantas faltas fueron su bagaje de los diez minutos iniciales.

Imagen del partido. Prensa Aldasa Amfiv

Eso sí, el compatriota de Morteza Gharibloo despertó en el segundo cuarto a pesar de cometer casi a su inicio la tercera personal. De su mano, el CAI logró devolver la igualdad al marcador (20-20, min.14) pero, de nuevo, el Aldasa no cayó en innecesarias precipitaciones y de la mano de un inspirado David Mouriz, que consiguió diez de sus diecinueve puntos en estos seis minutos, bien secundado por Txema Avendaño, que aportó otros cuatro puntos en este momento, los locales recuperaban su ventaja para afrontar el intermedio (34-27, min.20).

Torfi sabía que su equipo necesitaba sus puntos para optar a la victoria y quiso demostrarlo en la reanudación (34-31, min.22). Pero el Aldasa afinó en defensa y ahora fueron Berni Costas y Avendaño los encargados de asumir protagonismo en ataque para volver a dotar a los vigueses de un interesante colchón de puntos (40-31, min.23). Sin embargo, otros cuatro puntos de Torfi evitaban que el partido se abriese demasiado (42-37, min.25).

Parecía que a los últimos diez minutos se iba a llegar con el partido en el aire pero dos buenas acciones consecutivas, con una canasta de Berni, un robo y un triple casi sobre la bocina de Mouriz, daban alas al Amfiv antes del inicio del último periodo (52-39, min.30).

La posibilidad de vivir un final de partido relajado pasaba por no dejar que los maños se reenganchasen al partido. Casi sucede (52-43, min.33) pero entre Avendaño y Gharibloo, con cuatro puntos cada uno, abortaron de raíz esa opción, cerrando el choque con un parcial de 8-0 para llevar el marcador a 60-43 (min.36). Bernárdez aprovechó entonces para mover el banquillo y dar minutos a jugadores que no están gozando de demasiados como Alberto Abalde o el marroquí Rida Maataoui, que aprovechó para anotar 4 puntos. El choque estaba ya sentenciado y sólo faltaba saber el marcador final. La diferencia era lo de menos. Lo importante, un triunfo que salvo debacle absoluta deja al Aldasa Amfiv una temporada más en la máxima categoría nacional del baloncesto en silla de ruedas.

ALDASA AMFIV- CAI ZARAGOZA         66-56

ALDASA AMFIV: Julio Vilas (8), Berni Costas (7), Morteza Gharibloo (13), Vicky (6), David Mouriz (19) –cinco inicial-, Txema Avendaño (9), Moncho Pombo (-), Santi Comesaña (-), Rida Maataoui (4), Alberto Abalde (-), Samuel Rodríguez (-).

CAI ZARAGOZA: Tejada (11), Maldonado (1), Fuentes (2), Adel Torfi (18), Pedro Pérez (16) –cinco inicial-, Xavi Escuder (2), Saz (4), Rodríguez (2).

PARCIALES: 17-12, 34-27 (descanso), 52-40 y 66-56 (final).

ÁRBITROS: González y Marqués. Excluyeron por cinco faltas personales a Maldonado, del Cai Zaragoza (min.36).

INCIDENCIAS: Encuentro correspondiente a la décimo segunda jornada de la División de Honor de baloncesto en silla de ruedas disputado en el Pabellón Municipal de Tui ante la presencia de cerca de 300 aficionados.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here