Begoña Garrido y Álex Prior, en el Top 16 de la Copa del Mundo

La bilbaína queda 13ª en sable y 14ª en espada. El donostiarra empieza el camino hacia París 2024 con buenas sensaciones tras ser 16º y 17º en ambas armas, respectivamente, en la prueba disputada en Pisa (Italia).

0
42
Álex Prior y Begoña Garrido junto al maestro Igor Otaegui en la Copa del Mundo de Pisa.

Después de dos Juegos Paralímpicos consecutivos sin representación en esgrima en silla de ruedas, París 2024 se convierte casi en una obsesión para los tiradores españoles. Los ‘mosqueteros’ pelearán por lograr el billete para la cita francesa y para ello ya han empezado a puntuar en el ranking clasificatorio. Lo han hecho en la Copa del Mundo de Pisa (Italia), en la que Begoña Garrido y Álex Prior han sido los más destacados tras firmar un Top 16.

La bilbaína, que se quedó a un solo puesto de sellar su pasaporte para Tokio, no ha podido romper la barrera para colarse entre las ocho mejores en una competición internacional. A punto de cumplir 61 años, la deportista del Club Cid Campeador de Burgos ha arrancado el nuevo ciclo con un 13º puesto en sable, arma con la que apenas tiene experiencia, pero en la que ha demostrado una mejoría. En la poule ganó por 5-1 a la italiana Elisa Molteni.

Perdió el resto de asaltos ante la indonesia Neelam Rani, la georgiana Nino Tibilashvili, la italiana Loredana Trigilia y la hongkonesa Chi Yee Yu, rival con la que también cayó en el tablón de 16 (15-7). En la espada, su arma principal, solo cosechó un triunfo por 5-1 frente a la británica Abigail Marshall. Cedió ante la georgiana Gvantsa Zadishvili, la asiática Yu, que a la postre se llevó el oro, y las italianas Sofia Della Vedova y Verónica Martini. En la eliminatoria directa fue derrotada por la húngara Zsuzsanna Krajnya (15-5).

“Me ha ido bastante bien, todavía no profundizo todas las acciones que estoy aprendiendo, he hecho acciones muy buenas, pero he tenido también algún fallo. Estoy en el buen camino, con el poco tiempo que llevo entrenando con Roberto Codón han salido cosas positivas”, ha recalcado Garrido.

Una destacada actuación ha tenido Álex Prior en Pisa en su vuelta a la competición. El donostiarra sorprendió con una poule casi perfecta en espada, que no es su especialidad. Venció al francés Robert Citerne (5-3), al húngaro Daniel Goettlinger (5-2), al indio Rajiv Bidlan (5-1) y al italiano Elio Iozzi (5-0), y solo perdió con el turco Hakan Akkaya (2-5), quien después se hizo con la plata. En el tablón de 32 se quedó muy cerca de superar al indio Ramesh Venkateshwar.

“La poule me salió genial, eso me sirvió para clasificarse con el número 10. Pero en la directa se notó que la espada no es el arma que domino y tras un asalto muy emocionante contra Venkateshwar, que se decidió tras siete minutos de intenso combate, perdí 15-13”, ha explicado el tirador del CD Fortuna, que acabó 17º. En sable, el torneo no le salió tan bien como le hubiese gustado.

En la poule solo ganó al indio Harihar Rajput (5-0) y al húngaro Goettlinger (5-3), y perdió con el francés Moez El Assine, el alemán Maurice Schmidt y el polaco Michal Siatkowski. En las eliminatorias superó al indio Sethy Rakhal Kumar por 15-7, pero en el tablón de 16 le no pudo con el hueso más duro del campeonato, el italiano Edoardo Giordan, bronce en el último Mundial y sexto en los Juegos Paralímpicos, que acabaría por llevarse la presea dorada en Pisa.

“En sable pasé a la siguiente ronda tras ganar dos de los cinco asaltos. Eso me sirvió para pasar a la directa con el número 16, donde me enfrenté a otro indio. Esta vez sí se notó que era mi arma y pude vencerle con un 15-7. En la siguiente ronda me tocó el número uno y se notó el nivel de mi rival. Pese a que hice unas acciones técnicas interesantes y felicitadas por mi rival, no fue suficiente y finalmente perdí por 15-6. Las sensaciones en general han sido buenas. Todavía hay cosas que trabajar de cara a París 2024, pero estamos en el buen camino”, ha añadido Prior.

En esta primera prueba de la temporada también compitieron otros tres españoles. El joven coruñés Iago Fernández fue 23º tanto en florete como en espada, ganando dos asaltos en cada una de las armas. El guipuzcoano Manu Quesada, que debutó en la Copa del Mundo de Varsovia en julio, quedó 23º en sable y 38º en espada en su segunda incursión internacional. Mientras que su compañero en el CD Fortuna, Ayem Oskoz, finalizó 20º en sable y 32º en espada, con un triunfo.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here