El Europeo de boccia aterriza de nuevo en Sevilla

Más de 130 jugadores se darán cita en el campeonato continental, primera prueba puntuable de la temporada para el ranking internacional de cara a París 2024. España acude con diez deportistas.

0
64

Sevilla se engalana para acoger dos años después un nuevo Campeonato de Europa de boccia, organizado por la Federación Española de Deportes de Personas con Parálisis Cerebral y Daño Cerebral Adquirido (FEDPC), en colaboración con la Federación Internacional de Boccia (BisFed) y la Federación Andaluza de Deportes de Personas con Parálisis Cerebral (FADPC). Un total de 134 jugadores de 23 países, muchos de los cuáles han estado presentes en los Juegos Paralímpicos de Tokio, se darán cita en la capital andaluza del 22 al 30 de noviembre.

El Palacio de Deportes de San Pablo se convertirá en el epicentro continental de esta disciplina con un evento que otorgará los primeros puntos de la temporada para el ranking internacional de cara a París 2024. España acudirá con una representación de diez deportistas. La lista de seleccionados de la FEDPC la componen Amagoia Arrieta y Serafín Rodríguez en BC1, Sonia Sánchez y Raúl Martí en BC2, y Wafid Boucherit, Verónica Pamiés y Alejandro Morillas en BC3. Junto a ellos se encuentra la seleccionadora nacional, María Valdés, así como los técnicos y auxiliares Ana Fajardo, Félix López, Nagore Morales, Laura Sánchez, Marina Poyatos, Ignacio Tormo, Javier Camacho y Diego Capilla.

Por su parte, la Federación Española de Deportes de Personas con Discapacidad Física ha convocado a tres jugadores de la clase BC4: Vasile Agache, Ramón Prat y Sara Aller, que contarán con la ayuda de los asistentes Raúl González, Álvaro Gómez y Noemí Núñez, además del seleccionador Francisco Javier Padilla. Durante los días 25, 26 y 27 se celebrarán las pruebas individuales de las clases BC1, BC2, BC3 y BC4, mientras que el 28 y el 29 se disputarán las competiciones de equipos BC1/BC2 y parejas BC3 y BC4.

El campeonato europeo, que se podrá seguir en directo a través del canal de youtube de la FEDPC, contará con 210 técnicos, 16 miembros del staff de organización, 60 voluntarios, 30 árbitros y 6 clasificadores internacionales. El evento tiene el apoyo del Consejo Superior de Deportes, la Junta de Andalucía, la Diputación de Sevilla, el Instituto Municipal de Deportes del Ayuntamiento de Sevilla, la Fundación ONCE y el Comité Paralímpico Español.

“Es el evento de segundo mayor rango tras los Juegos Paralímpicos y el Mundial, una gran oportunidad para que los jugadores europeos vengan a puntuar para el ranking. Venimos organizando campeonatos internacionales de boccia desde 2017 cuando se celebró el World Open en Sevilla, en 2018 el Regional Europeo de Pinto (Madrid) y en 2019 también en Sevilla el Europeo. Ahora volvemos a repetir y pensamos que será un antes y un después en España. Intentamos dar un reflejo de lo que es la boccia, para que a nivel nacional puedan ver más de cerca este deporte y consigamos más adeptos”, ha comentado el presidente de la FEDPC, Julián Rebollo.

“San Pablo es un gran complejo, una instalación que reúne unas condiciones logísticas muy importantes e inmejorables. Estamos muy agradecidos a la Junta de Andalucía y al Ayuntamiento de Sevilla, que desde 2017 nos abrieron las puertas. También nos ayudan la Diputación Provincial e instituciones como el CSD, el CPE o Fundación ONCE. Estamos muy contentos y orgullosos de que World Boccia confíe en nosotros para la organización”, ha añadido.

El deporte de la boccia, que requiere una gran precisión y estrategia, lo practican personas en silla de ruedas que tienen parálisis cerebral, lesión cerebral o discapacidad física severa, y que se colocan en uno de los extremos del campo, desde donde lanzan las bolas (azules o rojas) lo más cerca posible de la blanca, que sirve de objetivo, a la vez que intentan alejar las de sus rivales.

La competición paralímpica se estructura en cuatro clases: BC1 para aquellos jugadores que lanzan la bola con la mano o con el pie y pueden necesitar la ayuda de un asistente situado fuera de la zona de juego para estabilizar o ajustar la silla o pasar la bola al deportista cuando sea preciso; BC2 para aquellos que tiran con la mano y no necesitan ayuda; BC3 para deportistas con limitaciones de movimiento muy severas en las cuatro extremidades que no tienen fuerza suficiente para lanzar la bola y se sirven de una rampa o canaleta, y también requieren la ayuda de un asistente; y BC4 para personas con limitaciones de movimiento muy severas en las cuatro extremidades y en el tronco, pero que sí pueden lanzar la bola sin ayudas y que no precisan asistente.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here