José Manuel Quintero, un año extra para lograr el billete a Tokio

El atleta andaluz retoma los entrenamientos en las pistas del estadio municipal de Chiclana con el objetivo de prepararse para estar en los Juegos Paralímpicos de 2021.

Jesús Ortiz / dxtadaptado.com

Con la misma ilusión que un niño con zapatos nuevos ha regresado al tartán José Manuel Quintero, una de las promesas del atletismo paralímpico español. Vuelve a exudar pasión en cada brazada a los mandos de su silla. Tras 65 días confinado, el velocista vuelve a entrenarse en la pista, en solitario, tras abrirle el Ayuntamiento de Chiclana las puertas del estadio municipal sólo para él. Quiere aprovechar cada minuto del año extra tras el aplazamiento de los Juegos Paralímpicos para crecer y lograr el billete a Tokio 2021.

Pese a los dos meses que ha estado encerrado en su domicilio por la crisis sanitaria del coronavirus, el gaditano asegura que no ha sido tan duro. “No se me ha hecho eterno ni difícil porque ya había tenido una experiencia complicada cuando estuve un año en el Hospital Nacional de Parapléjicos de Toledo”, recalca. En 2012 su vida viró el rumbo por culpa de una negligencia médica. Haciendo abdominales se hizo daño en el coxis y en una resonancia descubrieron que tenía un tumor benigno en la espalda. En el Hospital Puerta del Mar de Cádiz, al extirparlo le dañaron la médula espinal y le dejaron sin movilidad en las piernas.

José Manuel Quintero con el rodillo en casa.

“Eso sí fue duro, un año entero en el que apenas salía de la habitación del hospital”, confiesa. Como en aquella ocasión, el aliento de sus padres y de su hermana ha sido importante para sobrellevar la cuarentena por el Covid-19. “Lo peor ha sido el que no me diese el sol en la cara, vivimos en un piso de 60 metros cuadrados, sin patio ni balcón y no llego a las ventanas que dan a la calle. Es tan pequeña la casa que tuve que desarmar el salón entero para acoplar un banco de pesas y un rodillo, del cual estoy hasta la coronilla”, dice entre risas.

En los primeros días de encierro doblaba sesiones hasta que comunicaron que los Juegos de Tokio se posponían para el próximo año. “Esa incertidumbre era lo que más me agobió porque no tengo aún la plaza y no sabía qué iba a ocurrir. Cuando se cancelaron todas las competiciones aflojé el ritmo de mi preparación”, explica. Esta semana por fin ha retomado sus entrenamientos en la pista: “Me siento afortunado, es un lujo, el ayuntamiento me ha dado todas las facilidades y los clubes del municipio estaban de acuerdo con que abrieran las instalaciones para mí”.

Las horas de rodillo y los ejercicios de musculación se han notado en su regreso al tartán. “Las sensaciones son muy buenas, apenas he perdido nada, he mantenido bien la forma física. Siento felicidad plena, lo mejor es que vuelve a darme el aire en la cara mientras corro. Mi entrenadora, Isabel Hurtado, me ha puesto una semana bastante light porque la idea es hacer rodaje y progresivos. Hay que empezar poco a poco, las ganas de querer entrenar más pueden producir lesiones”, asevera.

Quintero haciendo pesas en casa.

Quintero ha dejado aparcado el triatlón para centrarse en el atletismo, la disciplina con la que puede alcanzar el sueño de disputar los próximos Juegos Paralímpicos. “He acertado por el rendimiento que estoy ofreciendo en tan poco tiempo y estoy muy motivado con la nueva silla que he adquirido, espero bajar mis tiempos. Es un reto, pero veo factible clasificarme. Que se hayan aplazado los Juegos ha sido positivo para mí, tengo un año más para mejorar y lograr esa plaza”, subraya.

En la que más opciones tiene es en la prueba de los 100 metros T54, cuya marca personal está en 15,80 segundos y la mínima exigida por el Comité Paralímpico Internacional está en 14,70. “Se puede conseguir, aunque pelear por una medalla es súper difícil. Lo que más me ilusiona es la prueba del relevo universal, España tiene un equipo potente y en el Mundial de Dubai fuimos cuartos -junto a él estaban Sara Andrés, Lorenzo Albaladejo y Adi Iglesias-. Somos aspirantes a medalla”, apostilla.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here