José Manuel Ruiz: «La clasificación para Tokio ha sido la más difícil de mi carrera»

0
29
Foto: Fermin Rodriguez

El granadino, uno de los mejores jugadores del mundo de tenis de mesa, disputará el próximo año sus séptimos Juegos Paralímpicos.

Jesús Ortiz / dxtadaptado.com

Solo dos deportistas españoles tienen el honor de haber disputado siete Juegos Paralímpicos: Purificación Santamarta y Kike Soriano. A esa selecta lista se les unirá el próximo año José Manuel Ruiz. El palista granadino ya tiene confirmada su plaza para Tokio, donde espera engordar un palmarés en el que ya cuenta con tres platas y dos bronces paralímpicos en tenis de mesa. Después de tres meses confinado en casa, el andaluz retoma hoy los entrenamientos y el camino hacia la cita en la capital japonesa.

Pregunta.- Segunda vez que descorcha el champán para brindar por su clasificación para los Juegos. #7enTokio ya es una realidad, ¿cómo se siente?

Respuesta.- Estoy muy feliz y emocionado, ha sido una segunda celebración. En marzo cuando se cerró el ranking mundial ya estaba clasificado, pero llegó la pandemia del coronavirus con el consiguiente aplazamiento de los Juegos y la cancelación de tres torneos, así que no sabíamos si la Federación Internacional de Tenis de Mesa iba a mantener los criterios de clasificación. Han sido semanas de incertidumbre, pero al fin nos han comunicado que respetan nuestra plaza para Tokio. Ahora ya es oficial, es un alivio, ya nadie me quita ese billete para los Juegos.

José Manuel Ruiz celebrando su clasificación para Tokio.

P.- En septiembre el escenario era sombrío después de ser eliminado en la fase de grupos del Europeo, ¿cuánto le ha costado?

R.- Muchísimo, la clasificación para Tokio ha sido sin duda la más complicada para unos Juegos que he vivido en mi carrera. Viví dos momentos muy difíciles que me afectaron anímica y personalmente, los problemas de salud de mi entrenador Vladimir Choubine, que se está recuperando poco a poco, y el mal resultado del Europeo de Suecia. Pero si algo tenemos los deportistas es la capacidad de levantarnos ante situaciones adversas.

P.- ¿Cuáles fueron la clave de esa remontada hasta colarse entre los cuatro mejores del ranking en clase 10?

R.- Hace dos años sentía que no estaba siendo competitivo ni obtenía los resultados que había cosechado anteriormente, así que decidimos dar un giro para volver a estar entre los mejores. Hicimos modificaciones en la planificación, la Federación Española me puso todos los medios disponibles, me dejaron entrenar en el CAR de Madrid de forma periódica con un grupo de la selección absoluta, también hice concentraciones en el CAR de Sierra Nevada o en el Centro de Tecnificación de Priego de Córdoba. Incluso disputé varios torneos internacionales ante personas sin discapacidad. Salir de mi zona de confort me ayudó a aumentar mi nivel. Los jóvenes del equipo español me dieron esa chispa y energía para seguir su dinámica, todo fue positivo. Otra de las claves fue trabajar con el preparador físico José Ángel Espejo, con la psicóloga Manuela Rodríguez y con el fisio Eduardo Pérez, de Clínica Edro.

P.- Recuperó el rédito perdido con medallas y un puñado de puntos en la gira por América y Egipto.

R.- Sabíamos que era importante la estrategia de cara a elegir los torneos a los que acudir porque tenemos un sistema de ranking complejo, depende del jugador al que ganes, sumas más o menos puntos. Si gano a un rival que está por delante de mí me llevo más puntos que si consigo la victoria ante un jugador que está por debajo. Fui en diciembre a Costa Rica y me llevé dos oros, en enero también me impuse en Chile en individual y por equipos, mientras que en febrero logré un bronce individual y un oro por equipos en el Open de Egipto. Y en marzo, una plata en el Open de España me dio los puntos necesarios para clasificarme.

P.- Será el tercer deportista español en alcanzar las siete participaciones en unos Juegos, ¿qué supone para usted?

R.- En estos cuatro últimos años pensaba que sería el primer deportista masculino en lograrlo. Hay mucha desinformación sobre la historia del deporte paralímpico. Pese a que haya sido un palo, tiene mucho mérito y también es histórico. El poder igualar ese récord que tienen Kike Soriano y Puri Santamarta es un orgullo, pone en valor lo complicado que es acudir a siete Juegos. Es un premio a la constancia, a la perseverancia y al trabajo diario. Cuando estás arriba durante tantos años demuestra que estás haciendo las cosas bien. Esto me da una dosis de motivación extra para afrontar el camino hacia Tokio, al que acudiré con ambición y sin renunciar a nada, como siempre he hecho. Y para París 2024 quedará menos distancia, así que podría luchar por alcanzar esa meta.

José Manuel Ruiz en los Juegos de Río 2016.

P.- ¿Qué queda de aquel joven que con 17 años fue a sus primeros Juegos en Atlanta 1996?

R.- Lo que perdura son las ganas de levantarme cada día para cumplir objetivos y seguir soñando. El querer superarme cada día, la motivación y la ambición. Sin eso es muy difícil dar la mejor versión en la competición. De ese joven quedan las ganas de levantarme cada día para cumplir objetivos y seguir soñando.

P.- En Sídney 2000 estrenó su palmarés en unos Juegos, ¿cómo los recuerda?

R.- Aunque era muy joven, fueron muy diferentes a los de Atlanta’96, que para mí era como estar en un parque de atracciones, todo me parecía maravilloso. Lo de Sídney fue un empujón a mi carrera, una muestra de que estaba trabajando bien. Me llevé una plata en individual y el bronce por equipos. Especiales fueron los de Atenas 2004, como amante del olimpismo, disputar unos Juegos en su lugar de origen fue espectacular a nivel personal, también porque vino mi familia a verme. Sin embargo, en lo deportivo no me fue bien, tuve dos momentos amargos tras perder el pase a la final y el partido por el bronce en el quinto set.

P.- En Pekín 2008, Londres 2012 y Río 2016 no falló a su cita con el podio, ¿qué destaca de cada uno?

R.- Los de Pekín fueron los mejores en cuanto a organización. Disputar una final ante China, con un pabellón de 8.000 personas en contra, fue único e irrepetible. 48 horas antes sufrí un palo difícil de gestionar tras caer en cuartos en individual cuando era uno de los favoritos, llegaba como número uno del mundo. Ganamos la plata por equipos. Londres 2012 estuvo marcado por las nuevas tecnologías, el seguimiento fue mayor. Me llevé otra medalla de chocolate, pero de nuevo me levanté para lograr por equipos un bronce de mucho valor por el alto nivel que había. Y en Río de Janeiro disfruté mucho en Maracaná siendo el abanderado español en la ceremonia de inauguración, un momento único, y luego conseguí la plata por equipos.

P.- ¿Tokio será un punto y final o piensa en estirar su carrera unos años más?

R.- El aplazamiento de Tokio ha provocado que el siguiente ciclo sea más corto, eso hace plantearme la posibilidad de pelear por ir a los siguientes Juegos. Mi carrera se ha definido siempre por marcarme objetivos a corto plazo, ahora solo pienso en 2021 y si la motivación sigue estando, las lesiones me respetan y la paciencia de mi mujer lo permite, intentaré llegar hasta París 2024. Después la competición me pondrá en mi lugar. Lo que sí tengo claro es que no iré a unos Juegos de forma testimonial, cuando vea que no soy competitivo será el momento de decir adiós.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here