Test Tokio 2020. Conociendo a Gustavo Rodríguez

0
33

Gustavo Rodríguez Iglesias (Pontevedra, 1979). Triatlón. Guía de Héctor Catalá, campeón del mundo en categoría PTVI, debuta en unos Juegos Paralímpicos.

¿Cuál es el primer recuerdo que tiene de unos Juegos?

Las mascotas Cobi y Petra de Barcelona’92. Además de los Juegos Olímpicos, ahí fue la primera vez que vi unos Juegos Paralímpicos y me llamó mucho la atención. 29 años después voy a estar yo en ellos, algo impensable.

¿Qué cosas no pueden faltar en su maleta cuando viaja para competir?

Llevo cosas que me hagan sentir como en casa, la música y el móvil para estar en contacto con mi gente. En mi cabeza siempre llevo a la familia.

Completa la frase. Si gana una medalla en Tokio…

Supondría un sueño realizado y una guinda a mi carrera profesional, una bolsa de aire para seguir y aguantar un poco más en el deporte. Ya me acerco a una edad y tengo que pensar en la vida después del deporte de alto nivel.

¿Qué apuesta estaría dispuesto a hacer por ganar una medalla?

No creo que haya una apuesta o locura más fuerte que la que ya hemos hecho en estos años de preparación, con tantos días fuera de casa, dejando de lado a la familia y cualquier proyecto personal por perseguir el objetivo de la medalla.

¿Un momento imborrable en su carrera?

El Mundial que conseguimos en 2019 en Suiza. Tras el último paso por meta, a Héctor no le dije cómo iba la carrera, no sabía que íbamos primero. Tras una vuelta sufrida y disfrutada, le comenté que íbamos a ser campeones del mundo, se me pone la piel de gallina cuando lo recuerdo. Lo tengo grabado a fuego en mi cabeza.

¿Alguna manía antes de salir a competir?

Era muy maniático, como correr con la misma gorra o calcetines de la suerte, pero con el tiempo lo vas perdiendo. Me gusta mantener una rutina de desayuno, el día de competición tiene que ser clavado al día previo, lo que como, la hora, el descanso.

Un defecto y una virtud.

El desorden en mi día a día y que soy muy cabezón, cuando se me mete algo entre ceja y ceja voy a por ello se ponga lo que sea por delante.

Una frase o lema.

Aprovecha y exprime cada etapa de tu vida porque cuando se vaya no volverá. Es lo que me pasa con el deporte, soy un afortunado por poder dedicarme a lo que me apasiona, por hacer del triatlón mi trabajo.

De no haber practicado triatlón, ¿qué deporte le habría gustado hacer?

Hasta los 30 años fui ciclista profesional, pero cualquier deporte en contacto con la naturaleza me llenaría, como correr por la montaña o la escalada.

¿A qué personaje retaría en su deporte?

He compartido carreras con bastantes corredores referentes, como Javier Gómez Noya. No sabría decir uno.

¿Qué fotos decoraban su habitación cuando era pequeño?

Tenía un poster del skater Tom Knox y otro poster de John Tomac, uno de los grandes en mountain bike, eran mis ídolos.

Cuando era niño, ¿con qué soñaba ser de adulto?

Quería dedicarme a la mountain bike, con expectativas más bajas, competir a nivel autonómico.

Algo que aún no haya hecho y que le gustaría hacer.

Lograr una medalla en los Juegos Paralímpicos. Y el día de mañana, devolver al deporte todo lo que me ha dado, montar alguna escuela de triatlón para transmitir a las nuevas generaciones lo que he aprendido, dejar un legado.

Si fuese presidente del Gobierno, ¿qué cosas haría o cambiaría?

Saltaba del barco, no me gusta nada la política -ríe-. Haría políticas de justicia social para fomentar la igualdad de oportunidades y condiciones. Intentar lograr una sociedad más justa, que los grandes no sean tan ricos ni los pobres tan pobres.

Si pudiera cenar con cualquier personaje, ¿a quién elegiría?

Con algún expresidente de una potencia mundial o alguien que haya sido realmente influyente y conozca la gran maquinaria que nos dirige desde dentro, que sepa cómo realmente funciona y ya no tenga la presión de formar parte de todo ese entramado para poder hablar con un poco más de perspectiva.

¿Cuál es su forma de desconectar?

Estando con la familia, cada vez lo valoro más después de tantos viajes y días fuera de casa. Y también la escalada me ayuda a desconectar.

¿Qué alimento nunca falta en su nevera o despensa?

Leche y café no falta.

¿En qué tarea doméstica podría aspirar a medalla?

En recoger la cocina -ríe-.

¿Qué suele ver en televisión?

La tele la tengo bastante aparcada, pero a veces de noche veo alguna serie en Netflix o en HBO.

Una canción que le motive.

‘Ace of spades’, de Motörhead.

Reportaje. Héctor Catalá, el triatleta metódico que persigue la medalla en Tokio

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here