Test Tokio 2020. Conociendo a Ricardo Ten

0
39

Ricardo Ten Argiles (Valencia, 1975). Ciclismo. Plata y bronce en Atlanta’96, dos oros en Sídney 2000, un oro en Pekín 2008 y un bronce en Londres 2012 como nadador. En Tokio disputa sus sextos Juegos Paralímpicos, los primeros como ciclista.

¿Cuál es el primer recuerdo que tiene de unos Juegos?

Acababa de salir del hospital y al llegar a casa puse la televisión y vi la inauguración de Los Ángeles 1984 con aquel hombre volador con la mochila propulsora. Esa imagen se me quedó grabada.

¿Qué cosas no pueden faltar en su maleta cuando viaja para competir?

Un bañador y unas gafas. Siempre busco un lugar para nadar y disfrutar del agua.

Completa la frase. Si gana una medalla en Tokio…

Sería algo increíble, un objetivo cumplido como ciclista. Ya he ganado varias, pero esta sería distinta al ser con otro deporte. Estoy seguro de que rompería a llorar.

¿Qué apuesta estaría dispuesto a hacer por ganar una medalla?

No me he planteado ningún reto, pero sería capaz de hacer cualquier cosa, soy atrevido y por una medalla haría lo que fuese.

¿Un momento imborrable en unos Juegos?

El primer oro en Sídney 2000 y también diría que Pekín 2008 porque pude disputarlos al lado de mi entrenador de toda la vida, Joaquín Madera.

¿Alguna manía antes de competir?

Me gusta estar con tiempo de antelación en la cámara de salida o de aviso.

Un defecto y una virtud

Soy muy minucioso y puntual, es algo que puede ser una virtud y a la vez un defecto.

Una frase o lema.

El que no se prepara, se está preparando para el fracaso.

De no haber practicado ciclismo, ¿a qué otro deporte le habría gustado dedicarse?

Al tenis de mesa, que me encanta, y también al esquí alpino, en el que he participado en campeonatos de España.

¿A qué personaje retaría en su deporte?

Me gustaría hacer una salida con Luis Ángel Maté, tenemos buen rollo.

¿Qué fotos decoraban su habitación cuando era pequeño?

Soy un apasionado de las motos, siempre he estado muy cerca del motociclismo, mi hermano Antonio competía. Así que tenía fotos de pilotos como Wayne Gardner, Kevin Schwantz o Randy Mamola.

Cuando era niño, ¿con qué soñaba ser de adulto?

No tenía sueños especialmente grandes, solo pensaba en tener mi trabajo y en formar una familia.

Algo que aún no haya hecho y que le gustaría hacer

Pilotar una moto de gran cilindrada para disfrutar de la velocidad y la adrenalina.

Si fuese presidente del Gobierno, ¿qué sería lo primero que haría?

Haría muchas leyes nuevas en las que no hubiese tanta burocracia y se pensara más en el pueblo independientemente del signo político. Los ciudadanos nos merecemos una clase política de mayor envergadura y que no esté pensando solo en los intereses de su partido, sino en los del conjunto de la población.

Si pudiera cenar con cualquier personaje histórico, ¿a quién elegiría?

A Barack Obama y al Papa Francisco, aunque no soy religioso, es un hombre muy sensato, que más allá de la religión mira por el bienestar de las personas.

¿Cuál es su forma de desconectar?

Haciendo deporte, pero a nivel no competitivo, escuchando música, viajando y con una buena comida con mi familia.

¿Qué alimento nunca falta en su nevera o despensa?

La fruta, como el kiwi o el plátano, me ayudan mucho a corregir esa ansia que tenemos los deportistas cuando llegamos de entrenar.

¿En qué tarea doméstica podría aspirar a medalla?

Sacar medalla en ninguna, si me defiendo en lo que puedo, soy un buen gregario -ríe-.

¿Qué programa de televisión no se pierde jamás?

Informativos y documentales, que para la hora de la siesta vienen bien -ríe-. Lo que más consumo son series en plataformas o Internet.

Una canción que le motive.

‘Eye of the Tiger’, de Survivor.

Reportaje. Ricardo Ten, el inconformista abanderado español

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here