Llovera-Haro siguen con buenas vibraciones en un Dakar muy difícil

Imagen de la etapa. FotoEsport
Imagen de la etapa. FotoEsport

FotoEsport. Una jornada más y Albert Llovera-Àlex Haro (Buggy MD Rally) han superado los problemas que se han ido presentando, sobre todo en la parte inicial de la jornada, y han conseguido llegar a la asistencia de Iquique justo al lado del Océano Pacífico.

La 6ª etapa, Antofagasta-Iquique, la han completado con un tiempo de 4h35’29”, en la 49ª posición de la clasificación. La especial, disputada en paralelo con la costa chilena, estuvo dividida en dos sectores, 69 km y 180 de velocidad, separados por una neutralización de 26 km.

El triunfo fue para el piloto qatarí Nasser Al-Attiyah que se sigue postulando como gran favorito al triunfo final en Buenos Aires. Cruzó la línea de llegada con un crono de 2h37’18”.

La especial de la jornada no empezó con buenos augurios para Llovera-Haro: «En  el enlace tuvimos un pinchazo, o sea que nos quedaba una rueda de recambio para completar la etapa. Después en una subida estrecha con mucho fesh-fesh nos encontramos un coche parado y después nos enganchamos nosotros. Nos han adelantado los primeros camiones, por lo que hemos tenido que aguantar la polvareda que levantan hasta la neutralización. En fin un inicio de jornada muy complicado».

FotoEsport
FotoEsport

La situación ha mejorado de manera clara con el cambio de escenario: «Las pistas eran más tipo rally y hemos conseguido adelantar a los camiones. El ritmo fue bueno y sobre todo muy regular. Esto nos permitió recuperar posiciones. En las dunas solo tuvimos una pequeña enganchada que pudimos solventar muy rápido. Era importante no cometer errores y lo hemos conseguido, a pesar de salir en posiciones retrasadas».

En las dos jornadas que preceden a la jornada de descanso del próximo lunes (día 11) Llovera-Haro afrontarán una dificultad añadida de la prueba: «Dependerá de como lleguemos a la asistencia de Uyuni. Es la etapa maratón, no tendremos asistencia al final y entre nosotros y algún competidor que nos eche una mano tendremos que dejar el buggy en condiciones para volver a salir a la etapa siguiente. Así pues, el objetivo inmediato es estar en Iquique el lunes (dia 11) para disfrutar de la jornada de descanso».

La 7ª etapa representará otro reto muy duro para los equipos que siguen vivos en la presente edición del Dakar. Después de la salida de Iquique (Chile) los equipos iniciarán un largo enlace, unos 400 km, que les llevará desde el nivel del mar a una altitud de 3700 metros ya en territorio boliviano. Los 321 km cronometrados se disputarán entre la altitud mencionada y casi los 4000 metros, hasta llegar a la asistencia de Uyuni (Bolivia) por las temidas pistas de un pais que recibe por primera vez a los coches del Dakar. Como queda dicho, en esta ocasión, no les estarán esperando los técnicos de los equipos para recomponer las mecánicas, solamente los pilotos y copilotos podrán manipular los vehículos.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here