Martín de la Puente sube peldaños en la élite del tenis en silla

El vigués ya está entre los nueve mejores jugadores del ranking internacional. Diploma paralímpico en Tokio y subcampeón de la Copa del Mundo por equipos, ahora será el primer español en disputar el Masters Singles.

0
121

El 2021 será un año difícil de olvidar para Martín de la Puente. No ha sido la temporada en la que más títulos ha cosechado, pero sí el curso en el que su nivel ha dado un gran salto para romper barreras y alcanzar cotas elevadas. El vigués, un diamante sin techo del tenis en silla de ruedas, lleva varias semanas encadenando logros importantes: diploma en los Juegos Paralímpicos de Tokio, subcampeón del mundo por equipos, único tenista español en la historia que ha entrado en el Top 9 del ranking internacional y ahora se convertirá en el primero en disputar la Copa de Maestros en individuales.

Tras siete años abriéndose camino en la élite de este deporte, ya otea más de cerca a ese selecto grupo de ocho jugadores que se reparten las competiciones más prestigiosas y de mayor repercusión. “Para estar ahí hay que hacer buenos torneos en Súper Series, ITF1 e ITF2 y ganarles a los grandes. Tengo por delante al francés Nicolas Peifer, que tendrá que defender sus puntos y estaré preparado para cuando él baje un poco la guardia quitarle ese puesto y así optar a los Grand Slams. Es complicado porque solo lo disputan ocho, pero vamos a pelear por esa posición. Me haría una ilusión tremenda jugar Roland Garrós”, confiesa.

A sus 22 años el gallego se encuentra en plena evolución, aún le queda tiempo de cocción y una larga trayectoria, pero sus pasos son firmes, al igual que sus ideas y determinación. Para crecer tenísticamente decidió en 2018 abandonar Vigo, su anclaje, la ciudad en la que están sus raíces, familia y amigos. Y ha mejorado su rendimiento bajo las órdenes de Fernando San Martín y con Walter Navarro como preparador físico en las instalaciones del Centro de Alto Rendimiento de San Cugat (Barcelona), donde compartió habitación con el velocista Bruno Hortelano y ahora lo hace con el campeón olímpico en escalada, Alberto Ginés. “Aposté fuerte por el tenis, quería dedicar mi vida al deporte y también centrarme en los estudios -cursa Administración y Dirección de Empresas-”, asegura.

En septiembre ganó un doblete en el Spring Open de Sudáfrica y unos días después aportó su talento, osadía, garra, pasión y múltiples recursos en la pista para ayudar a la selección española a firmar la mayor gesta de su historia, una plata en la World Team Cup, equivalente a la Copa Davis. El mejor resultado de España hasta entonces había sido un séptimo puesto, pero el combinado formado por De la Puente, Dani Caverzaschi, Kike Siscar y Cisco García dio la sorpresa metiéndose en la final tras vencer en la fase de grupos a Chile, Estados Unidos e Israel y luego a Argentina en semifinales. Solo cedió frente a Holanda, la favorita.

“Ahora ya somos conscientes de lo que hemos logrado en el Mundial. Es cierto que nos costó verlo unos días, porque en la final tanto Dani como yo tuvimos partidos muy apretados y con bastantes oportunidades de ganar, así que en los primeros días la plata no nos sabía a nada. Todo el equipo hizo un gran trabajo, el tenis español está gozando de una buena salud, tenemos un gran grupo y somos una familia”, recalca el gallego, un chico humilde y sencillo que sabe que lo mejor está por llegar.

Su ambición empuja más que lo que resta su bisoñez. Ahora mismo es el jugador más joven entre los 12 mejores del ranking ITF. Y, por primera vez, se ha aupado a la novena posición. “Me viene a la cabeza un mix de sensaciones, todo el trabajo realizado, la familia, los amigos o aquellos que han depositado su confianza en mí, esas horas malas en la pista o cuando estás jodido y no te salen las cosas. Es un gran avance y estoy feliz, pero espero que no sea una excepción, quiero seguir subiendo y llegar a lo más alto. No me obsesiona el ranking ni poder ser algún día número uno, no hay prisas, es cuestión de tiempo y entrenamiento”, expresa.

La mejoría experimentada en estos años se debe “a que estoy sabiendo jugar los momentos claves en los torneos, ahora manejo la presión y las emociones, antes era más impulsivo y si hacía un punto mal me costaba regenerar. El trabajo de estos años en el CAR, con un entrenador que me machaca y que busca la forma para subir el nivel, es lo que ha hecho que esté progresando. Sigo aprendiendo cada día, aun debo mejorar el saque y la movilidad”.

Del 31 de octubre al 7 de noviembre en Orlando (EE.UU.) hará historia al ser el primer español en disputar el Masters Singles, una competición en la que también estará en dobles junto a Dani Caverzaschi por cuarta vez.  “He entrado el último, pero soy el que más ganas tiene de jugarlo. El objetivo es aprender de cada partido que será una final y disfrutar de la experiencia, lo afronto con una ilusión tremenda. Y en dobles con Dani, que lo estamos haciendo muy bien y somos una de las mejores parejas del mundo, aspiramos a llegar a semifinales, poder dar la sorpresa”, explica.

Aunque quedan menos de tres años para los próximos Juegos Paralímpicos, De la Puente ya mira de reojo a la cita de París 2024. “Fue una semana muy intensa y estoy contento con el papel que hice. Llegué hasta octavos de final y en dobles logramos un diploma tras perder en cuartos con los medallistas de oro en Río 2016 y también en Tokio –los franceses Stephane Houdet y Nicolas Peifer-, así que muy contento. Mis Juegos serán los de París, allí quiero conseguir una medalla, ya tengo la cabeza un poco pensando en ello”, apostilla.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here