Test Tokio 2020. Conociendo a Enrique Floriano

0
35

Enrique Floriano Millán (Lorca, 1982). Remo. Dos oros, una plata y un bronce en Sídney 2000, dos platas y un bronce en Atenas 2004, una plata en Pekín 2008 y una plata en Londres 2012 como nadador. Competirá en sus quintos Juegos Paralímpicos, los primeros como remero.

¿Cuál es el primer recuerdo que tiene de unos Juegos?

La medalla de oro que ganó Martín López-Zubero en Barcelona’92.

¿Qué cosas no pueden faltar en su maleta cuando viaja para competir?

Mi almohada, mi ‘bartola’ la llamo -ríe-.

Completa la frase. Si gana una medalla en Tokio…

Considero que ya he ganado la medalla con ir a Tokio porque en tan poco tiempo que llevamos en remo, clasificarnos es todo un éxito.

¿Qué apuesta estaría dispuesto a hacer por ganar una medalla?

Me tiraría en paracaídas con mi compañera Verónica Rodríguez.

¿Un momento imborrable en unos Juegos?

El abrazo que le di a mis padres cuando gané la plata en los 400 metros libres en Pekín 2008. Había sufrido un aneurisma cerebral pocos meses antes y saqué en la piscina ese valor de la superación.

¿Alguna manía antes de salir a competir?

Tengo que ir al baño antes de competir -ríe-.

Un defecto y una virtud.

Mi orgullo y la ilusión que le pongo a todo lo que hago.

Una frase o lema.

Si crees en tus sueños, pon todos los ingredientes para cocinarlos.

De no haber practicado remo, ¿qué deporte le habría gustado hacer?

Ciclismo.

¿A qué personaje retaría en su deporte?

A mi jefe, Nacho -ríe-.

¿Qué fotos decoraban su habitación cuando era pequeño?

Tenía un póster de Miguel Induráin cuando ganó el oro olímpico de Atlanta’96 en la contrarreloj.

Cuando era niño, ¿con qué soñaba ser de adulto?

Con ser piloto de avión.

Algo que aún no haya hecho y que le gustaría hacer.

Ser padre.

Si fuese presidente del Gobierno, ¿qué cosas haría o cambiaría?

Dejar que el pueblo votara y tuviese la última palabra en las decisiones o cambios en temas que les afecte.

Si pudiera cenar con cualquier personaje, ¿a quién elegiría?

A mi abuela materna, Pilar, ella me inculcó la pasión por las cosas que hago.

¿Cuál es su forma de desconectar?

Con la música y desde que soy remero, perderme con el bote y pararlo en algún lugar en el que no se escuche nada.

¿Qué alimento nunca falta en su nevera o despensa?

Leche.

¿En qué tarea doméstica podría aspirar a medalla?

Planchando y cocinando.

¿Qué suele ver en televisión?

Los informativos.

Una canción que le motive.

‘Ça plane pour moi’, de Plastic Bertrand.

Reportaje. La reinvención con el remo de Enrique Floriano, un deportista nato

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here