Alberto Suárez y Yassine Ouhdadi, dos fondistas a por el podio en Dubai

El asturiano disputará su quinto Mundial de atletismo en pista y el catalán se estrenará con la selección española en una competición internacional.

Jesús Ortiz / dxtadaptado.com

A orillas del Golfo Pérsico, bajo el calor y la humedad del desierto, Alberto Suárez y Yassine Ouhdadi (categoría T12-13 para deportistas con deficiencia visual) serán dos de los fondistas de la selección española de atletismo que disputarán del 7 al 15 de noviembre el Mundial paralímpico en Dubai. Un veterano con un currículo impecable que afronta su quinto campeonato del mundo en pista y un debutante ambicioso que tratarán de pelear por las medallas en terreno inhóspito.

Suárez, oro en maratón en los Juegos de Londres 2012 y plata en Río 2016, ha dejado aparcada la prueba de los 42 kilómetros para centrarse en los 5.000 metros. «Son distancias muy diferentes, en los últimos meses he pasado de hacer rodajes largos a volúmenes más cortos, pero de más intensidad. Me viene bien de vez en cuando hacer algo más explosivo porque me permite tocar otros ritmos, intento compaginarlo de la mejor forma posible, pero sin descuidar el maratón, la modalidad en la que me siento más competitivo», aclara.

Alberto Suárez durante una competición. Fuente: CPE

Al asturiano no le preocupa demasiado las condiciones climatológicas de Dubai durante la celebración del campeonato. «Será parecido a lo que vivimos en 2015 en Doha, donde hizo bastante calor. En mi prueba, en la que quedé plata, algún deportista tuvo que acudir al hospital por desfallecimiento. Esperemos que no sean tan altas las temperaturas porque el estadio no está aclimatado como hemos visto recientemente en Catar con el Mundial de la IAAF. Estoy acostumbrado a correr en maratón, así que para mí un 5.000 es un visto y no visto», explica.

El fondista ovetense, que tiene una lesión degenerativa en la mácula que reduce su resto de visión a un 10% en cada ojo, ya sabe lo que es subir al podio en mundiales desde que debutó en 2011 en Nueva Zelanda con un oro y un bronce. En 2015 se llevó dos platas, mientras que en 2017 fue oro y este año ha sido subcampeón en maratón en Londres. En los Emiratos Árabes confía en ampliar su palmarés con una nueva presea.

«El australiano Jary Clifford es el candidato más firme al oro. El canadiense Guillaume Oullet, los marroquíes Hicham Hanyn y El Amin Chentouf y algunos de los japoneses son otros de los rivales más fuertes. También habrá que tener en cuenta a mi compañero Yassine, que se estrena en un Mundial y que lo dará todo por hacer un buen resultado», recalca.

Para Suárez, la estrategia de carrera a seguir es la de «no salir tan fuerte, moverme en ritmos progresivos y tratar de alcanzar a los de arriba en las dos últimas vueltas. Pero dependerá de cómo salgan los favoritos, si van a rodar en sus marcas me plantearé ir en un segundo grupo hasta que mi cuerpo esté preparado para hacer un cambio fuerte. Y si se mantiene un ritmo constante, puedo tener un último kilómetro competitivo para poder dar guerra», añade.

Junto a él en la línea de salida estará Yassine Ouhdadi, de origen marroquí y afincado en Tortosa (Tarragona) desde los seis años. «Estoy muy contento con poder representar a España en un Mundial. Apenas llevo unos meses corriendo en la pista, vengo del asfalto y de hacer carreras por la montaña. Pero cuando me dijeron que tenía posibilidades de ir con la selección, empecé a prepararme duro para llegar en las mejores condiciones», dice el atleta, afectado por cataratas y con apenas visión en el ojo derecho.

Aunque este verano tuvo que parar unos días por una lesión en el sóleo, acude a Dubai «con buenas sensaciones. Los entrenamientos han ido muy bien, quizás llego algo justo, aunque estoy con ganas y confianza para hacer un buen campeonato». Disputará las pruebas de 1.500 y 5.000 metros: «El objetivo es coger medalla en ambas, sé que puedo mejorar mis tiempos y pelear con los mejores. Soy ambicioso y quiero estar en el podio en mi debut»-

Todo está yendo muy rápido para el deportista catalán de 24 años, que también piensa en los Juegos Paralímpicos de Tokio 2020. «Lo tengo en mente desde el día que me seleccionaron para el Mundial. Quiero estar entre los tres primeros y lograr plaza directa, eso me daría mucha tranquilidad y me ahorraría tener que hacer después la mínima, ya que apenas tendremos margen porque hay que conseguirla antes de abril. Estar en Tokio sería el mejor regalo», asegura.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here