Cuatro metales para el triatlón español en las Series Mundiales

0
134

Oro de Susana Rodríguez con Sara Loehr, platas de Eva Moral y Héctor Catalá con su guía Gustavo Rodríguez y bronce de Jairo Ruiz en Leeds.

Jesús Ortiz / dxtadaptado.com

El triatlón español vuelve a exhibir músculo en una prueba internacional tras cosechar cuatro medallas en las Series Mundiales de Leeds, una de las últimas citas que servirán de preparación para los Juegos Paralímpicos de Tokio. La ‘ParaTriArmada’ continúa demostrando el gran nivel que atesora y en territorio británico sacó una buena tajada con el oro de Susana Rodríguez y su guía Sara Loehr, las platas de Eva Moral y de Héctor Catalá junto a Gustavo Rodríguez, así como el bronce de Jairo Ruiz.

Semana redonda la que ha completado Susana Rodríguez, una deportista versátil y ‘todoterreno’ que espera hacer historia en Tokio compitiendo en dos deportes distintos. El martes, guiada por Celso Comesaña, se colgó la presea de plata en los 1.500 metros T11 en el Europeo de atletismo en Bydgoszcz (Polonia). Pese al derroche físico desplegado sobre el tartán, cuatro días después se presentaba con la catalana Loehr en Leeds para conquistar el oro en PTVI (ciegos o con deficiencia visual).

La gallega, triple campeona mundial y número uno del ranking, manda un nuevo aviso a sus rivales de cara a los Juegos, donde peleará por subir a lo más alto. Las españolas salieron del agua en cuarta posición, pero recuperaron en el tándem y fueron las más rápidas en los cinco kilómetros a pie para lograr la victoria con un tiempo de 1:10.02. La plata fue para la italiana Anna Barbaro (1:12.31) y el bronce para la británica Alison Peasgood.

Héctor Catalá y Gustavo Rodríguez en Leeds.

Hace menos de un mes Eva Moral conseguía un bronce en las Series Mundiales de Yokohama y ahora en la ciudad inglesa ha sumado una plata en PTWC (deportistas que van en handbike y en silla de atletismo). La madrileña atraviesa por un buen momento de forma y añadió otro metal a su palmarés tras quedar en segunda posición con 1:25.32, solo superada por la estadounidense Kendall Gretsch.

Otra plata firmó Héctor Catalá con su guía Gustavo Rodríguez en PTVI. Los vigentes campeones del mundo recorrieron los 750 metros a nado en el Lago Waterloo en 10.46 minutos, después hicieron un buen sector de bici y en la carrera a pie amarraron el segundo puesto con 1:03.04, superando por 14 segundos al francés Thibaut Rigaudeau. El oro fue para el líder mundial de la categoría, el británico Dave Ellis.

“El nivel es brutal, ha subido una salvajada, pero eso nos viene bien y nos hace estar alerta porque el más mínimo error o diferencia hace que quedes segundo o quinto. Estamos contentos y satisfechos, ha sido una buena competición en general. Me gusta que haya nivel, eso nos motiva. Ahora a seguir trabajando y a limar detalles de cara a los Juegos”, ha comentado el valenciano.

Y un bronce consiguió Jairo Ruiz en PTS5 (discapacidades leves) pese a las vicisitudes que tuvo durante el tramo final de la competición. “La carrera ha sido bastante buena, estoy contento porque he conseguido los objetivos que tenía al venir aquí, que era hacer una buena natación. El problema es que cuando iba en cabeza en la carrera a pie en el primer kilómetro me dio flato y no pude correr casi nada. Pero salvo eso, todo lo demás muy bien, la preparación para los Juegos va bien encaminada”, ha explicado el almeriense, que cruzó la meta en 1:02.19, por detrás del francés Yannick Bourseaux (plata con 1:01.53) y del estadounidense Chris Hammer (oro con 1:01.44).

La cruz de la moneda les tocó a Álex Sánchez Palomero y a Dani Molina. El salmantino quedó séptimo en PTS4 (discapacidades moderadas) con 1:08.08 y a un minuto del bronce, siendo la primera vez desde su debut en 2014 que se baja del podio. “El agua fue muy dura y cuando salí se me enredó el neopreno, tardé 30 segundos y me pasó mucha gente. En bici salí envenenado para recortar lo máximo posible y les pude coger a todos, pero había un par de curvas rápidas y con giros de 180 grados hacia mi lado malo y mis rivales, que son amputados de piernas, iban muy agarrados y eso se nota. Y cuando empecé a correr me di cuenta de que los cartuchos me los había dejado en la bici. Sigo pensando que puedo luchar en Tokio por el podio, pero queda camino por recorrer”, ha asegurado.

Por su parte, Dani Molina, tres veces campeón del mundo en PTS3 (discapacidades significativas), no pudo acabar la prueba. “Tuve un problema mecánico con la bici en el kilómetro cuatro, se me salió un pedal y paré para ponerlo. A los dos kilómetros se volvió a salir, perdí tiempo porque tenía que pararme, e incluso en marcha iba apretando el pedal con la mano. Cuando llegué a la transición mi prótesis de correr no estaba, la habían perdido y pasaron 25 minutos, así que no pude seguir. Todo ha salido mal”, ha lamentado el alcarreño.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here