El patio de casa, la improvisada pista de tenis de Martín de la Puente

0
10

El jugador vigués, número 13 del ranking mundial, se las ingenia con la ayuda de sus hermanos para mantener el contacto con la raqueta durante el confinamiento.

Jesús Ortiz / dxtadaptado.com

La clausura del CAR de San Cugat y la amenaza de Quim Torra de cerrar las fronteras de Cataluña ante la crisis sanitaria del coronavirus obligó a Martín de la Puente a dejar Barcelona con celeridad, de noche y por carretera. Se reclutó en su domicilio en Vigo y en estas casi cuatro semanas de confinamiento no ha parado de ingeniárselas para continuar con su preparación. En el patio de casa ha improvisado una pista de tenis que le permite mantener el contacto con la raqueta y entrenar la muñeca.

“Tenemos una pequeña red y unos conos que delimitan la cancha. El aburrimiento empieza a notarse y la imaginación aflora. Sigo mis entrenamientos diarios de cardio y los ejercicios físicos, pero necesitaba moverme con la silla y golpear la bola. Aunque la gente se lo pueda tomar a broma, me sirve para entrenar, busco alternativas posibles para hacer mis rutinas, cuando estás más de un mes sin tocar la raqueta se nota un montón. Los deportistas no estaremos en condiciones perfectas para practicar nuestras disciplinas cuando volvamos, pero hay que adaptarse de la mejor forma posible”, ha explicado.

Antes de que el Gobierno decretara el estado de alarma, el tenista vigués había ganado su primer torneo del año tras imponerse en la prueba de dobles junto al sueco Stefan Olsson en Bolton (Gran Bretaña). Venía de firmar un gran 2019, siendo campeón en cinco internacionales (Biel-Bienne, Be’er Sheba, San Petersburgo, Varsovia y Sion), subcampeón en otros cinco, además de conquistar su cuarto campeonato de España y su cuarto Master Nacional. “Estaba en un buen momento de forma, venía jugando bien, con confianza y ritmo. Mi idea era quedarme interno en el CAR durante la cuarentena, pero no pudo ser”, ha comentado.

Con los recursos que dispone, De la Puente cumple a rajatabla los ejercicios que le manda su entrenador, Fernando San Martín y su preparador físico, Walter Navarro. Y cada día sube al patio para disputar partidos junto a sus hermanos Antón y Helena, también tenistas. “Tengo la suerte de que toda mi familia juega, incluso mis padres -Javier y Marta- suben de vez en cuando. Tengo sparrings muy buenos, juegan muy bien al tenis, me dan caña y se nota en los entrenamientos que hago”, ha asegurado.

Juegos de mesa y tiempo en familia

El deportista gallego, que suele estar todo el año viajando por el mundo para disputar torneos, aprovecha este confinamiento para pasar más tiempo con la familia. “Además de preocuparnos por la situación que estamos viviendo, tratamos de centrarnos en los estudios, en ayudar en casa y en compartir juegos de mesa. Vivimos en una vivienda familiar, tenemos a nuestros primos en el piso de arriba y nos juntamos todos para jugar a las cartas, al Monopoly, al Scrabble o a la videoconsola. También hacemos sesiones de cine. Diversificamos para que los días no sean aburridos ni repetitivos”, ha relatado.

Martín de la Puente durante un torneo.

Para De la Puente, la pandemia del Covid-19 que azota al mundo ha hecho que el deporte “pase a un tercer o cuarto plano. Lo importante ahora es la salud de la gente, de los sanitarios, de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado, de los sectores de servicios, de todos los que están contribuyendo a frenar este problema. Ellos son los que necesitan ayuda para hacerle frente al virus. Los deportistas ya volveremos a entrenar cuando podamos, no somos una prioridad, el partido más importante ahora es que todos colaboremos para darle la vuelta a la situación”, ha recalcado.

El vigués, de 20 años, sabe lo que es superar obstáculos en su camino. A los siete años le diagnosticaron síndrome de Proteus, una enfermedad rara que provoca un descontrolado crecimiento de los huesos. La única solución era pasar por el quirófano y tras 16 operaciones le amputaron la pierna izquierda. “Puede que la temporada quede en blanco, no habrá torneos hasta agosto, pero no me preocupa. Si hay que empezar el año que viene desde cero y volver a remar para conseguir una posición en el ranking o ganar un partido, pues habrá que trabajar duro de nuevo, estoy mentalizado para ello. No lo veo como un año perdido, todas las experiencias suman, es un aprendizaje más en la vida”, ha subrayado.

Pese a que todo está paralizado y no sabe cuándo regresará a la pista, continúa pensando en su gran objetivo, los Juegos Paralímpicos de Tokio, aplazados a 2021. “La ilusión sigue desde el primer día que empecé en esto, cuando venía desde abajo y no era nadie. Las ganas de competir y de representar a España en Tokio son aún mayores. Voy a trabajar duro para ello, haré lo que está en mis manos para llegar allí, lo daré todo por conseguir un buen resultado en la gran fiesta del deporte”, ha finalizado De la Puente.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here