Los ‘pistards’ de la selección española ya preparan el nuevo curso

El equipo de ciclismo en pista se pone en marcha en el velódromo de Anadia (Portugal) con la primera concentración de cara al campeonato del mundo, que aún no tiene fecha ni sede.

0
50

El oval de madera de Anadia (Portugal) abre la nueva temporada para la selección española de ciclismo en pista tras el buen rendimiento ofrecido en los Juegos de Tokio. Los ‘pistards’ dirigidos por Félix García Casas ya devoran kilómetros y calientan motores para llegar en buena forma al gran evento del curso, el campeonato del mundo, que aún no tiene sede ni fechas, pero apunta a que será en el mes de marzo. Nueve corredores forman parte de esta primera concentración en la que se busca realizar entrenos específicos y tomas de tiempo en pruebas individuales y en la velocidad por equipos.

Los elegidos en esta ocasión por el técnico madrileño han sido el tándem Christian Venge-Noel Martín, Maurice Eckhard (C2), Eduardo Santas (C3), Óscar Higuera (C4), Pablo Jaramillo (C5), Alfonso Cabello (C5), Markel Alonso (C2) y Juan Alberto Jiménez (C4). Estos dos últimos, integrantes del Equipo Cofidis de Promesas Paralímpicas, que se estrenan en esta modalidad tras la gran progresión mostrada este año en la carretera.

“No tenemos referencia de ellos en la pista, pero queremos trabajar con ellos, ver su evolución y qué opciones pueden tener para el futuro. Nuestra idea en la federación es ir dando entrada a gente joven”, ha comentado García-Casas. En territorio portugués no estará el valenciano Ricardo Ten por asuntos personales ni tampoco la pareja formada por Adolfo Bellido y Eloy Teruel, ya que el sevillano sufre una lesión de rodilla.

“La mayoría de los ciclistas vienen de un periodo de descanso, vamos a iniciar los entrenamientos más específicos en pista para saber en qué nivel se sitúan los corredores. No conocemos la fecha del Mundial, pero no podemos estar parados ni cruzados de brazos hasta que lo anuncien, así que hemos hecho una previsión de actividades en la que el nivel de intensidad irá a más y el control de tiempos será cada vez más exhaustivo para luego determinar quiénes irán al campeonato”, ha explicado el seleccionador.

De las 45 medallas que el ciclismo español ha logrado en los Juegos Paralímpicos, 20 de ellas llegaron desde el velódromo. Aunque en las ediciones de Río de Janeiro 2016 y de Tokio 2020 solo se consiguieron dos en cada una, la pista sigue siendo una apuesta segura de metales para España. En la ciudad de Izu los ciclistas desplegaron un gran nivel con el oro en el kilómetro contrarreloj de Alfonso Cabello, el bronce de la velocidad por equipos (Pablo Jaramillo, Cabello y Ricardo Ten) y los cuartos puestos en la persecución de Ten y de Eduardo Santas.

“Estoy más que satisfecho con lo que se hizo en Tokio, se cumplió el objetivo previsto. Tenemos que intentar seguir siendo competitivos, conscientes de que nuestro estandarte es Alfonso, del que espero que hasta París 2024 se mantenga en los niveles deportivos que tiene. A medida que vayan pasando las competiciones nos iremos situando. El nivel es cada vez más alto y es más difícil estar en las medallas, aparecen ciclistas muy potentes y trabajaremos para estar a la altura de los mejores”, ha añadido el preparador español.

El andaluz Cabello impuso su autoridad en el velódromo nipón con un metal dorado épico, aderezado con el récord del mundo (1:01.557) que él mismo ostentaba desde 2014, cuando lo hizo en Aguascalientes (México) a más de 2.000 metros de altura. En los últimos años no hay rival que cuestione su reinado en el kilómetro contrarreloj, prueba en la que acumula dos oros (Londres 2012 y Tokio 2020) y un bronce (Río 2016). Enfundarse su séptimo maillot arco iris de en categoría C5 es su próximo objetivo.

“Aún no tenemos comunicación sobre cuándo y dónde será el Mundial, pero esperamos que sea en el primer trimestre de 2022, mientras tanto sigo trabajando día a día, siendo constante y cuidándome para la temporada. He disfrutado de mis logros obtenidos, pero ya he puesto el contador a cero para continuar entrenando y sacrificándome para objetivos futuros”, ha indicado el ciclista de La Rambla (Córdoba).

Otro ciclista que atraviesa por un gran momento de forma es Christian Venge, a quien no le ha podido sentar mejor su regreso a la élite del ciclismo. Tras retirarse en 2015, el castellonense, a punto de cumplir 49 años, ha cuajado un año brillante. Con Noel Martín ha formado un tándem muy sólido y competitivo, y en solo unos meses pedaleando juntos conquistaron el oro en la ruta del Mundial de carretera en Portugal y un bronce paralímpico en la contrarreloj en Tokio, que supone su sexta medalla en cinco Juegos.

Ahora arranca con ganas la temporada en la pista. “Llevamos poco entrenando y no estamos para hacer maravillas, esta concentración será una primera toma de contacto. El velódromo no es nuestro fuerte, aunque tenemos margen de mejora. En los años que estuve parado no trabajé la pista, tampoco antes era algo en lo que incidía, pero en esta ocasión, Javier Sola nos está llevando los entrenamientos y esperamos que pueda sacar jugo de nosotros”, ha recalcado.

A finales de febrero tendrán una primera oportunidad en el Campeonato de España en Valencia y después en el Mundial. “Nos vamos a centrar en la persecución y nos olvidamos del kilómetro porque es una prueba para súper especialistas. El objetivo sería bajar nuestro tiempo, mejorar las marcas y que se vea una evolución del rendimiento. Nos gustaría estar cerca de las medallas en el Mundial, algo que no pasó en Tokio. Por trabajo no será, estamos ilusionados y vamos a tope”, ha añadido.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here