Test Tokio 2020. Conociendo a Teresa Perales

0
45

María Teresa Perales Fernández (Zaragoza, 1975). Natación. Una plata y cuatro bronces en Sídney 2000; dos oros, una plata y tres bronces en Atenas 2004; tres oros, una plata y un bronce en Pekín 2008; un oro, tres platas y dos bronces en Londres 2012; un oro y tres platas en Río de Janeiro 2016.

¿Cuál es el primer recuerdo que tiene de unos Juegos?

Los Juegos Olímpicos de Barcelona’92. Los disfruté mucho viéndolos en casa.

¿Qué cosas no pueden faltar en su maleta cuando viaja para competir?

No puede faltarme un cubo de Rubik, se me da muy bien. Tengo una veintena.

Completa la frase. Si gana una medalla en Tokio…

Supondría muchísima felicidad y otro tesoro que regalarle a mi hijo.

¿Qué apuesta estaría dispuesta a hacer por ganar una medalla?

En esto soy muy atrevida. En mi primer Mundial, en 1998, aposté que si ganaba una medalla me rapaba al cero la cabeza y lo cumplí. Así que prefiero no apostar cosas porque luego las hago -ríe-.

¿Un momento imborrable en unos Juegos?

La primera plata que le regalé a mi hijo en Londres 2012, pese a que también gané un oro, él prefería la plata -ríe-.

¿Alguna manía antes de competir?

Tengo que revisar la mochila muchas veces, aunque sepa que está todo en orden, pero por si acaso. Y me llevo varios bañadores, gorros y gafas por si se rompen.

Un defecto y una virtud.

Soy muy cabezota para lo bueno y para lo malo.

Una frase que le defina.

Si quieres que las cosas cambien, tienes que provocar tú mismo el cambio.

De no haber practicado natación, ¿qué otro deporte le habría gustado hacer?

Atletismo y kárate.

¿A qué personaje retaría en su deporte?

Con Michael Phelps me molaría bastante.

¿Qué fotos decoraban su habitación cuando era pequeña?

Tenía un póster de ‘Hombres G’ y mis carpetas estaban forradas de fotos de cantantes o actores de las revistas juveniles.

Cuando era niña, ¿con qué soñaba ser de adulta?

De niña quería ser médico y recorrer el mundo como misionera. Luego tuve una época en la que intenté ser piloto militar, pero no me dejaron por bajita, me faltó un centímetro -ríe-.

Algo que aún no haya hecho y que le gustaría hacer.

Tirarme en paracaídas, lo tengo pendiente.

Si fuese presidenta del Gobierno, ¿qué sería lo primero que haría?

Cambiar las reglas, romper la dinámica con la que se ha estado gobernando hasta ahora. Hacer las cosas con la gente para quién haces las cosas.

Si pudiera cenar con cualquier personaje, ¿a quién elegiría?

A Mahatma Gandhi.

¿Cuál es su forma de desconectar?

Con música y leyendo libros.

¿Qué alimento nunca falta en su nevera o despensa?

Quinoa, brócoli, leche y cítricos.

¿En qué tarea doméstica podría aspirar a medalla?

En la cocina, se me da bastante bien, me gusta imaginar platos.

¿Qué suele ver en televisión?

Lo que más veo son series y los informativos.

Una canción que le motive.

‘Heroes live forever’, de Vanessa Amorosi, la cantó en la inauguración de los Juegos de Sídney 2000 y desde entonces nunca me falla.

Reportaje. La eterna Teresa Perales, unos Juegos por orgullo y amor propio

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here