El simulador virtual para combatir la monotonía del rodillo

0
24

Los ciclistas Joan Reinoso, Ignacio Ávila, Adolfo Bellido, Eduardo Santas y Alfonso Cabello cuentan su experiencia con aplicaciones como Zwift o Bkool que recrean entrenamientos en la carretera.

Jesús Ortiz / dxtadaptado.com

Aún no saben cuándo volverán a disfrutar del pedaleo por carreteras, de sentir el viento en la cara, de realizar algún ataque o escapada. El confinamiento por la crisis sanitaria del Covid-19 ha obligado a los ciclistas paralímpicos españoles a cambiar los paisajes que animaban sus entrenos por las cuatro paredes de salones o garajes. Para combatir la monotonía del rodillo y mantener la motivación, utilizan simuladores virtuales que recrean, de forma realista, las condiciones de la ruta, desniveles, distancias, rebufos, potencia desarrollada o la meteorología.

El catalán Ignacio Ávila con el simulador Zwift.

Un rodillo inteligente, una bicicleta y un ordenador con conexión a Internet son las únicas herramientas necesarias para entrenar desde casa. Como un videojuego, pero con esfuerzo real. Ignacio Ávila, medallista de plata en los Juegos de Río 2016 y campeón del mundo en tándem junto a Joan Font, utiliza esta aplicación desde hace más de un año. “Mi entrenador, Manu Mateo, técnico del Movistar Team, adapta los entrenamientos que hacemos en la carretera a la forma virtual, con la tecnología que hay ahora, el realismo es espectacular”, ha asegurado.

Con la plataforma Zwift, el catalán puede mover vatios por cinco áreas diferentes: Nueva York, Watopia, Richmond, Yorkshire e Innsbruck. “Estos dos últimos tienen los recorridos de los mundiales de la UCI en los últimos años. Los entrenos ‘indoor’ se hacen súper amenos y atractivos porque puedes coger diferentes terrenos y opciones. Si estamos subiendo un puerto, el rodillo se pone duro al porcentaje de esa subida, y si estamos en llano o en una bajada se va suavizando. Tiene múltiples ventajas, da igual el tiempo que haga, si llueve o no, porque vas a poder entrenar. Así, evitamos el peligro de caídas y de atropellos”, ha explicado.

Ávila, que se prepara a diario en su cochera, recomienda controlar cada detalle, como la termorregulación: “En el rodillo, si el cuerpo coge demasiado calor, las pulsaciones suben más rápido. Por ello, hay que hidratarse bien con sales minerales y buscar un lugar fresco, necesitamos un ventilador para bajar la temperatura corporal”. Adolfo Bellido, que junto a Noel Martín forma otro tándem de referencia y es vigente subcampeón del mundo en fondo, también busca en este método lo más parecido a algo que le recuerde a la carretera.

El andaluz Alfonso Cabello en una sesión virtual con el rodillo.

“Intenta igualar la simulación del entrenamiento que haces fuera, te mide la potencia, los vatios… ayuda a optimizar el rendimiento del ciclista. Según la ruta o el terreno, el rodillo te pone la resistencia o la dureza. Está bien porque eliges a la carta, ves paisajes y puedes salir en grupo. Personalmente no me gusta entrenar en casa, pero esto es mejor que estar tres horas mirando la tele o la pared que tengo enfrente. Incluso te permite mantener un punto de competición, aunque no es lo mismo tener a un contrincante delante en un circuito a falta de dos vueltas y dejarte la vida para adelantarlo, que estar en la habitación y picarte con alguien que no tiene las mismas condiciones que tú”, ha apuntado el sevillano.

Piques y competiciones

Alfonso Cabello, que en enero conquistó en el velódromo de Milton (Canadá) su sexta corona mundial, también ha añadido este sistema virtual a su preparación: “El entrenamiento específico lo hago con una wattbike o con el rodillo de potencia, porque tengo series bastante cortas al ser velocista y no fondista. El simulador lo uso para tiradas largas, que no suelen ser de más de dos horas porque es una locura dada mi disciplina, soy especialista en un kilómetro contrarreloj”.

El balear Joan Reinoso con el simulador virtual.

Para el deportista de La Rambla (Córdoba), estas aplicaciones “hacen que los entrenamientos se pasen mucho más rápido e incluso hacen que apriete más, siempre hay alguien con quien picarse. Cuando hay alguna serie constante se hace más fácil el ir viendo a usuarios, enganchándote a algún grupo o pedalear con más gente. No busco lugares concretos, siempre le doy a la opción aleatoria porque me gusta el factor sorpresa”.

En la misma línea se expresa el balear Joan Reinoso, uno de los mejores del mundo en triciclo. “Estoy encantado de entrenar así, no es real al 100%, pero tiene una alta aceptación por mi parte, me sirve para estar en forma y como distracción. En función de lo que me programe mi entrenador, hago una sesión personalizada o una carrera si no tengo series, es una manera de mantenerme competitivo. Hay piques sanos, entrenas y das el máximo para ganar a un contrincante o a un compañero, aunque sin ir a full todos los días para que no conlleve a un sobreentrenamiento y a una lesión”, ha comentado.

A nivel psicológico estos simuladores les ayudan a encarar los días de confinamiento de otra forma. “Las ventajas que tienen, sobre todo, es la mental y el entretenimiento. En un rodillo y encerrado es una tarea complicada completar el mismo volumen o intensidad que en la carretera, sin embargo, esto te permite que se pase mucho más rápido el tiempo. El gran inconveniente es la deshidratación y el exceso de temperatura corporal que te hace mermar el rendimiento antes que en la carretera, pero es un problema del entrenamiento en un sitio cerrado”, ha recalcado Eduardo Santas.

El aragonés Eduardo Santas con la aplicación de Bkool.

El ‘todoterreno’ aragonés, que a principios de año logró cuatro bronces en el Mundial de pista, con la aplicación Bkool suele subir puertos míticos como Galibier, Alpe d’Huez, Mortirolo o Passo di Gavia, además de algunos españoles como Navacerrada, Somport o Portalet. “Me encanta la sensación de rememorar un sitio donde he estado, los vídeos son muy realistas y es como estar allí. También se puede programar carreras privadas con los amigos con los que sueles salir en ‘grupeta’ o competir en carreras generales con cualquier persona del mundo, algo que te hace mantener ese gusanillo de la competición y darte un buen calentón”, ha subrayado.

“Este simulador y el rodillo de potencia me están salvando de mantener un buen estado de forma y de motivación durante este periodo tan difícil que estamos pasando. El ser humano debe y sabe adaptarse a todas las circunstancias, puedes tardar más o menos, si aprendes a adaptarte rápido a los cambios, lo disfrutas más y llegas a ser feliz”, ha añadido Santas. Todos están con ganas de volver a entrenar al aire libre, pero coinciden en que hay que ser responsables, seguir las recomendaciones de las autoridades sanitarias y respetar la cuarentena para estar cuanto antes rodando y disfrutando de nuevo sobre el asfalto.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here